sábado 13 de agosto de 2022
UNIVERSIDADES Perfil Educación

Miguel Pichetto: "Las diferencias entre Cristina y Alberto están cada vez más expuestas"

El auditor general de la Nación participó del Ciclo de Entrevistas organizado por estudiantes de Periodismo de la Escuela de Comunicación. Críticas sobre la administración de los planes sociales y situación económica del país.

04-07-2022 16:08

Miguel Ángel Pichetto, actual Auditor General de la Nación, participó de una conferencia de prensa organizada por estudiantes de Periodismo de la Escuela de Comunicación del grupo Perfil, donde hizo hincapié en la importancia de terminar con los planes sociales: "puede servir de manera provisoria pero no puede ser el esquema permanente nuestro país. Se puede salir por el lado de la producción y del trabajo. Hay que sustituir los planes por trabajo genuino", señaló.

El presidente del partido Encuentro Republicano Federal reflexionó sobre la relación entre Cristina Kirchner y Alberto Fernández: "Se profundizan las diferencias de naturaleza política en el ejercicio del gobierno. Esto también aumenta la debilidad del gobierno, del presidente", declaró Pichetto en el Ciclo de Entrevistas a cargo de Rodrigo Lloret, director de Perfil Educación.

—¿Usted se considera un líder en Juntos por el Cambio?

Es una pregunta muy precisa. Tiene que ver con las declaraciones que hice en Parque Norte, donde convoque a más de 1.500 dirigentes de distintos lugares del país, donde pusimos en marcha el espacio Encuentro Republicano Federal, un partido político nacional que está dentro de la coalición Juntos por el Cambio. En ese momento, hablé de liderazgo de contenidos: hay liderazgos que se anuncian en la televisión y otros que están avalados por una encuesta. Mi propuesta es sobre un liderazgo de contenidos donde defino un conjunto de ejes que la Argentina necesita para la próxima etapa 2023. El nuevo gobierno tiene el desafío de poner en marcha un nuevo capitalismo moderno e inteligente para definir el mundo que tiene que venir en la Argentina: el mundo del trabajo para terminar con “la ideología del pobrismo” o la visión de que los problemas se resuelven con planes. Se trata de un mundo oscuro que estratifica la pobreza. Puede servir de manera provisoria pero no puede ser el esquema permanente nuestro país. Se puede salir  por el lado de la producción y del trabajo. Hay que sustituir los planes por trabajo genuino.

—¿Coincide con los dichos de Cristina que el peronismo es el trabajo y no los planes sociales?

Esa definición es mía desde hace bastante tiempo, yo diría que la Vicepresidente coincide conmigo. He publicado un libro con un periodista importante llamado Raymundo Roberts, es editorialista del diario La Nación y tiene una larga trayectoria. Con Roberts hicimos un libro que se llamó “Capitalismo o Pobrismo” como desafío, como interrogante para la Argentina. Tenemos que elegir entre consolidar un camino relacionado con la producción, con el trabajo y con el capitalismo  o a la patria del pobrismo.

—¿Por qué cree usted que Cristina cambió su posición respecto de la administración de los planes sociales?

Cristina plantea que la administración de los planes sociales no puede estar en manos de los movimientos sociales, deben estar en manos del Estado e incluso tiene que haber un control de auditorías. Es decir, un control sobre los fondos que se reparten para que se evite que las personas que reciben planes sean manipuladas o que les saquen una parte del plan.  La Vicepresidenta apunta, fundamentalmente, a que los planes se remitan al Estado y que no haya intermediarios. Para mi, hay que brindar una ayuda que sea por un tiempo, encarnar en la Argentina una visión del mundo del trabajo y luego ir achicando el esquema de los planes. Hay que tratar de bajar la carga impositiva a los empresarios y a las PYMES para que puedan tomar trabajadores y modernizar las normas del trabajo para que esto sea posible.  

—¿Cómo ve al Presidente y qué le aconseja?

No sé si aconsejarle. ¿Qué veo? Veo una situación complicada. Las diferencias entre Cristina y Alberto están cada vez más expuestas. La vicepresidenta, en la última presentación en la CTA, además de haber planteado este debate sobre los movimientos sociales, planteó otro tipo de temas, como la fuga de dólares y la falta de controles. Me parece que señaló un par de temas muy fuertes e indudablemente se profundizan las diferencias de naturaleza política en el ejercicio del gobierno. Esto también aumenta la debilidad del gobierno, del presidente; fundamentalmente del presidente. A esto le sumamos una realidad económica compleja, con falta de dólares, gasoil, etc. y este combo puede producir indudablemente algún efecto en la aceleración. Me parece que cuando hay crisis políticas y crisis económica juntas, el cuadro es más complicado. Estoy viendo una mayor complejidad en el manejo de la acción del gobierno. El Frente de Todos, como su nombre lo indica, es un frente electoral donde la figura de la vicepresidenta tuvo una gran gravitación en el origen y la sigue teniendo hoy en el ejercicio mismo hoy, aún sin ser presidente, en el ejercicio de la conducción política. Hay un liderazgo político muy fuerte.

Miguel Angel Pichetto visitó la Escuela de Comunicación

¿Usted cree que Cristina tiene este pensamiento porque intenta llegar a otro tipo de votantes que hasta ahora no ha podido llegar?

No, me parece que tiene que ver con el análisis de la realidad y el crecimiento desbordante de estas organizaciones que no tienen control. Ella está viendo que el Estado está ausente. El Estado pone la plata con lo que genera la carga impositiva en la Argentina y estas organizaciones se manejan de manera muy autónoma. Después, está en el marco de las especulaciones periodísticas la posibilidad de que ella intente con estas expresiones acercarse más a los sectores medios que hay, como un fin de ciclo de este esquema de planes. En los sectores medios, en los sectores que la gente trabaja, en los sectores que la gente se esfuerza, en los autónomos, comerciantes, hay cierto enojo con este mundo de los que reciben planes que van y cortan la calle. Esto también puede estar basado en alguna mirada de encuestas de análisis social. Como político a veces me manejo más con la intuición que con la encuesta. La encuesta en general después ratifica datos que vos como político tenes que tenerlos o tratar de anticiparlos.

—¿Qué opinión tiene sobre Javier Milei?

En Río Cuarto, en la reunión de Juntos por el Cambio, hablé de tres conceptos: unidad, identidad y programa. Primero, la unidad de la coalición opositora  es un valor importante. Hay algunos que consideran que es mejor ir solos, eso es un error dramático. La división de Juntos por el Cambio sería funcional a los intereses del gobierno actual y del Frente de Todos de volver a ganar las elecciones. Segundo, la identidad: hay que modelar una identidad de Juntos por el Cambio en la sociedad, con el discurso, con el mensaje. El tercero punto que mencioné es el programa. Milei me parece que es un producto propio. El ha elaborado su proyecto, su candidatura, expresa una visión más extrema, libertaria. Nunca pidió integrarse a la coalición de Juntos de por el Cambio y a mi me enseñó un ex presidente, cuando era intendente de un pueblo de la Patagonia y él era gobernador de la rioja, que no hay que hablar de otros. Me dijo “Chango, nunca hables de otro. En política no hable de otro. Habla de vos, de tus ideas. No de otros”. Así que te aplico ese principio que él me enseñó en una breve lección política. Milei tiene su camino, hay ideas que no comparto, algunas visiones puedo pensar más o menos parecido, pero, otras no. Es importante que Juntos por el Cambio construya su propio programa, sus propias ideas, su mensajes a la sociedad. Yo digo que Juntos por el Cambio es la única fuerza política que está en condiciones de ser gobierno en la Argentina porque ya tiene una base electoral muy importante en la cámara de diputados. El Congreso es muy importante para poder gobernar.

—En el caso de llegar a ser presidente, ¿dónde se ubicaría estratégicamente en el plano internacional?

En Occidente. Argentina tiene que tener relaciones con el Mercosur, independientemente de quienes sean los presidentes. Lo que importa son los intereses del Mercosur y los nuestros. El error de este gobierno y de Alberto Fernández con la diplomacia, es que es una diplomacia muy errática. Mantiene vínculos con dictaduras, con países oscuros. Fue a la Cumbre de las Américas a hablar de los ausentes que no estaban invitados porque no son democráticos: ni cuba, ni Venezuela, ni Nicaragua son países democráticos. Por lo tanto, Argentina tiene que estar en Occidente dentro del pacto democrático. Hay que mantener la unidad del MERCOSUR. Así como cuestiono algunas cosas, reconozco que ayer el presidente cuando calificó a Rusia de país invasor, hizo lo correcto.

——Le agradecemos su participación en el Ciclo de Entrevistas organizado por estudiantes de Periodismo de Perfil Educación y le damos la posibilidad de cerrar el reportaje con un comentario final.

Para mi es un gusto venir aquí, la editorial Perfil. Jorge Fontevecchia es un periodista al que aprecio y respeto, con el cuál tengo una relación personal de respeto. Por la mañana, generalmente, sigo de cerca el noticiero y sus reportajes, porque son de una precisión y de una gran inteligencia. Creo que Perfil es una editorial con un periodismo muy lúcido de investigación. Es un honor participar en la charla de formación de periodistas. Venir aquí, a un lugar que lo considero una casa amiga, porque, además, Jorge me ha hecho entrevistas importantes en el diario y también de debate: tuve la oportunidad de hacer una entrevista muy interesante con él y con Jaime Durán Barba, con el que pensamos distinto desde el punto de vista de la política. Sin embargo, en la charla, en el reportaje que nos hizo Fontevecchia, creo que encontramos ciertos niveles de entendimiento. A veces los que piensan diferente se entienden. El otro día leí con mucho interés, el reportaje que él le hace a Milei y Grabois ¡Dos figuras contrapuestas si las hay! Me pareció un  un reportaje muy interesante. Es un gusto estar acá.

Por Pablo Cabrera , Matías Cacheiro y María Asta
Estudiantes de Periodismo de Perfil Educación
Escuela de Comunicación

 

En esta Nota