ACTUALIDAD
En defensa de la cultura

Charly García, Fito Páez y varios referentes de la cultura firmaron una solicitada en rechazo a la ley ómnibus

En una carta pública dirigida a los diputados y senadores, los artistas advirtieron el "peligro" de las medidas de Javier Milei.

Charly García en concierto
Charly García en concierto | Cedoc

En medio del debate por los alcances de la ley Ómnibus, artistas como Charly García, Fito Páez, León Gieco, Cecilia Roth, Graciela Borges y Leonardo Sbaraglia firmaron una solicitada que fue publicada el domingo por el Frente de Soberanía Cultural "en defensa de nuestra identidad".

La carta se titula "Carta al Congreso Nacional. La cultura está en peligro" y está dirigida a los diputados y senadores.

En rechazo al DNU y la ley ómnibus del presidente Javier Milei, la solicitada cuenta con un apoyo masivo de referentes de la cultura nacional de todos los sectores.

Ley ómnibus y cultura, un ataque innecesario

"El Gobierno Nacional pretende, a través de la Ley Ómnibus, derogar leyes vitales para la supervivencia de las industrias culturales, las artes y las ciencias, y el patrimonio cultural de nuestro país", dice uno de los fragmentos del texto.

Otros referentes que dejaron su firma son Palito Ortega, Luis Felipe "Yuyo" Noé, Peteco Carabajal, Juana Molina, Tute, Mercedes Morán, Dolores Fonzi, Santiago Mitre, Paula De Luque, Lucía Puenzo, Juan Leyrado, Inés Estévez, Daniel Fanego, Juan Minujín, Julieta Ortega, Darío Grandinetti, Tomás Fonzi, Kevin Johanssen, Claudia Piñeiro y Humberto Tortonese.

También apoyaron Georgina Barbarrosa, Eleonora Wexler, Emilia Mazer, Albertina Carri, Martín Caparrós, Diego Cremonesi, Jazmín Stuart, Mónica Antonópulos, Alejandra Flechner, Andrea Frigerio, Mirta Busnelli y Soledad Villamil.

Acerca de la Ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los argentinos, la carta señala: "No hay en la letra de su desarrollo el mero atisbo de participación ni interés alguno en el quehacer cultural, y, por el contrario, el texto tiene una mirada mercantilista que apunta sin miramientos a desfinanciar y anular el desarrollo de las actividades de nuestra cultura nacional", consignó la agencia Télam.

Llaryora: "No vamos a acompañar la derogación de leyes culturales"

En el final, el texto advierte: "La cultura es identidad. La cultura es lo único que no se puede importar. La hacen los pueblos. Queremos seguir teniendo una identidad propia como Nación. De otro modo solo nos quedará el destino triste de no ser. De eso se trata esta lucha. Un país es tan grande o tan pequeño como la medida de su proyecto cultural".

El Frente de Soberanía Cultural viene realizando actividades semana tras semana para repudiar todo el articulado del paquete legislativo de Milei que apunta contra los entes culturales.

El plan de acción comenzó con un plenario en el Teatro Argentino de La Plata, continuó con un encuentro de grupos de teatro y artes escénicas en esta misma Plaza del Congreso, con una convocatoria en Mar del Plata y un "Musicazo" el jueves pasado y una lectura colectiva este sábado. Se trata de instancias previas de cara al Paro Nacional de este miércoles anunciado por la Confederación General del Trabajo (CGT).

La cultura y la ley ómnibus

El proyecto de ley anunciado por el presidente Javier Milei incluye modificaciones en la forma de financiamiento del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa). Al mismo tiempo, se mantendría la Cinemateca Nacional, aunque se quitaría de la lista a la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (Enerc).

Por otro lado, el proyecto busca derogar las leyes 26.801 y 24.800 que crearon el Fondo Nacional de las Artes y el Instituto Nacional del Teatro.

En cuanto a las Bibliotecas Populares, la ley ómnibus propone que se reduzcan la cantidad de categorías en las que se clasifican las bibliotecas, además de derogar el Fondo Especial para Bibliotecas Populares y que solo sean vistos como beneficios “los subsidios que a tal fin defina el Congreso Nacional en su presupuesto”. Al mismo tiempo, se aspira a derogar la ley 25.542, que establece un precio uniforme de venta al público de libros.

En último lugar, el Instituto Nacional de la Música (Inamu) dejaría de ser un ente público no estatal para pasar a ser un organismo descentralizado bajo la órbita de la Secretaría de Cultura de la Nación. De esta forma, se financiaría con las partidas que le asigne de acuerdo al presupuesto nacional.

JMDS/fl