martes 28 de junio de 2022
ACTUALIDAD El acuerdo con el FMI

Esperar y ver: economistas miran con cautela el acuerdo con el FMI

Algunos atribuyen la demora en las negociaciones a las presiones de sectores del oficialismo y a la figura de Biden. Como afectó al dólar blue y al riesgo pais. Las metas que apuntan a reducir el déficit y lograr 5 mil millones de dólares en reservas para este año.

29-01-2022 12:38

Luego de meras especulaciones durante la semana, finalmente la Argentina llegó a un acuerdo con el FMI. Así lo anunciaron desde Casa Rosada el viernes a la mañana, con la confirmación del presidente Alberto Fernández a través de un mensaje grabado en la Quinta de Olivos. "Este acuerdo no nos condiciona, es un acuerdo basado en la confianza del mundo en nuestras capacidades. Tenemos que crecer para poder pagar. De otro modo no será posible", afirmó. 

Sin embargo, las razones que motivaron a una prolongada negociación del Gobierno para llegar a este entendimiento y las repercusiones del acuerdo dejaron miradas para el análisis.

PERFIL accedió a la palabra de 4 especialistas económicos para consultarles las causas del demorado acuerdo, como afectó al dólar blue y al riesgo pais durante la semana, la sombra de Joe Biden en las negociaciones y las expectativas de Guzmán en reducir el déficit y lograr US$ 5 mil millones de dólares en reservas para este año.

¿Cuáles fueron los motivos del hermetismo sobre llegar o no a un acuerdo durante la semana? María Castiglioni Cotter, licenciada en Economía y directora de la consultora C&T Asesores Económicos, atribuye parte de las razones a las “discusiones internas” dentro del Frente de Todos, donde en los últimos días algunos funcionarios expresaron la posibilidad de un default.

“No se hizo más que generar dudas respecto de la posibilidad de acordar o no y caer en default por parte de un sector del kirchnerismo más duro, con declaraciones demasiado fuertes y generando una escalada”, afirma.

Entretelones de una jugada política que subió al ring al equipo económico

A su vez, Castiglioni cree que la escalada del dólar blue “asustó” al Gobierno y terminó empujando la balanza en favor de un acuerdo. “Se llegó a último momento porque el gobierno se asustó con la escalada de la dinámica financiera que se hacía insostenible y eso forzó de alguna manera al oficialismo en finalmente acordar”, agrega.

Sobre el mismo punto, Julián Zicari, economista investigador del Conicet, puso foco en una “intencionalidad” del Fondo de crear un condicionamiento en las medidas económicas del pais.

“Al FMI no le interesa que la Argentina baje la pobreza, que haya mejores salarios y jubilaciones o mejoren las pautas distributivas, sino condicionar la política económica argentina. Le interesa eso más que lograr un acuerdo y le devuelvan la plata”, sostuvo y ejemplifica con el Acuerdo de Facilidades Extendidas confirmado el día viernes por el ministro de Economía, Martin Guzmán.

El presidente Alberto Fernández y la titular del FMI, Kristalina Georgieva.

“Los 45 mil millones más los intereses van a terminar en 50 mil millones. Si te dan 6 años para pagarlo, la Argentina no va a tener 8 mil millones todos los años para seguir pagándole al FMI. Y por más que logres dos o tres años de gracia, implica que vas a seguir dependiendo de acuerdos permanente para esos desembolsos”, explica el economista.

Zicari también refiere a las demoras a un acuerdo con los acreedores privados y la situación de las elecciones legislativas en Estados Unidos. “Se pensaba que Biden iba a ser más amable que Trump con la Argentina y le iba a interesar una estabilización de la economía”, expresa.

Macri, Cristina, Alberto y el FMI, por Jorge Fontevecchia

Florencia Gutiérrez, economista integrante del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), coincide con este último punto en cuanto una mayor flexibilidad para negociar. “Se creyeron condiciones más flexibles con el organismo teniendo en cuenta que había perdido Trump las elecciones, que estaba Biden y que incluso Kristalina Georgieva y Janet Yellen (secretaria del Tesoro de los Estados Unidos) eran figuras más amigables con Guzmán”, aporta Gutiérrez.  

La analista del CEPA habla también sobre dos etapas: la primera con el tiempo jugando “a favor de la Argentina” y cuestionando porque no se llegó a un acuerdo en 2020, aunque agrega que “en ese momento, se restructuró también con los acreedores privados”. Y una segunda etapa con negociaciones complejas y con el FMI imponiendo “sus condiciones”. “El Fondo siempre es el mismo. Se impuso en sus condiciones y por eso se dilato tanto la negociación hasta último momento”, afirma.

Efecto negociaciones FMI: dólar blue récord y riesgo pais cerca de los 2000 puntos

El aumento del dólar blue se observo de cerca desde el Banco Central

El anuncio del pre-acuerdo arreglado con el FMI trajo cierta tranquilidad en el comportamiento de los mercados, viéndose su mayor impacto en una caída del dólar blue hasta 213 pesos y un descenso del riesgo pais por debajo de los 1.900 puntos básicosFue un respiro luego de semana de incertidumbre y corrida cambiaria, con un dólar blue tocando los 223 pesos y un índice de 1963 puntos básicos, el riesgo país más alto desde la reestructuración de la deuda con acreedores privados en septiembre de 2020.

Sobre el peso de las negociaciones en estos valores, Martin Kalos, director de EPyCA consultores, remarca la incertidumbre “de estos 2 años profundizada por la pandemia” y que venimos de una crisis anterior “que empieza en abril de 2018 pero que ya estaba estancada desde 2012”.

“Estamos hablando de una década perdida larga. Todo esto generó mucha incertidumbre que se veía en la volatilidad de las variables financieras”, afirma Martín Kalos.

Un viaje de media distancia hasta el próximo default

Kalos focaliza también en la “postura históricamente rígida” del Fondo monetario en relación a la búsqueda de una “consolidación fiscal y de cuestiones como el financiamiento monetario”, lo que podría haber dilatado las negociaciones y generado no solo la posibilidad del default, sino los aumentos de los dólares blue y el riesgo pais.

“Fue razón por la cual subieron tanto las cotizaciones de los dólares paralelos como el riesgo pais, a través de la baja en los bonos. Eso difícilmente se revierta en el corto plazo, pero ojalá se puede a medida que este acuerdo permita dar otros pasos en términos de política económica”, agrega el director.

Florencia Gutiérrez asegura que “era claro” que la incertidumbre económica iba a afectar a estos sectores.

Movimiento en las casas de cambio

“Había una alta demanda que tiraba los precios para arriba, tanto del dólar libre como del dólar cable (MEP). Todo eso parte de la expectativa que generaba estar llegando con las ultimas reservas del banco central y no saber si se le iba a pagar al fondo”, asegura y pone énfasis en el escenario internacional que desemboco en “un coctel muy malo para esta semana en términos financieros.

“Por la alta inflación, EEUU decidió elevar las tasas de interés y eso repercutió en todos los mercados emergentes. El impacto del endurecimiento de su política monetaria se va a sentir. Probablemente eso implique que bajen un poco los commodities”, asevera Gutiérrez.

Condiciones de sentido, por Carlos De Angelis

Por su parte, María Castiglioni explica que la escalada comenzó a inicios de enero con la presentación del ministro de economía, Martin Guzmán, acerca de las negociaciones y que se creían “mucho más avanzadas de lo que efectivamente estaban”. A eso le agrega la escasez de reservas en el Banco Central y la presión del mercado que obligaron “a desprenderse de más reservas para evitar una disparada adicional del tipo de cambio”.

De ahí que el nerviosismo escalo esta semana. La demora generó mucha más debilidad en lo financiero para Argentina, por más que la suba de los dólares alternativos se revirtió bastante el viernes con el anuncio”, expresa la economista.

Esto, agrega Castiglioni, provocó que los beneficios alcanzados no “sean aprovechados de alguna manera” por el deterioro de la economía el año pasado, el financiamiento monetario del déficit fiscal y la falta de plan económico con “un equilibrio fiscal más allá del fondo”.

“El objetivo de hacer un acuerdo es un plan que genere un cambio de expectativas creíbles. Esto es: que baje la inflación, finanzas públicas hacia a un sendero sustentable y redunde en una baja fuerte del riesgo pais, permitiendo que el pais vaya a los mercados financieros y acceda a un financiamiento con tasas aceptables, cosa que eso no ha ocurrido”, enfatiza.

Objetivos 2022: caída del déficit y usd5000 mil millones de reservas

El ministro de economía junto a Juan Manzur, en la conferencia de prensa del día viernes

En conferencia de prensa, Guzmán dio mayores precisiones del acuerdo y entre las metas planteadas habló de déficit fiscal, uno de los puntos más discutidos en las negociaciones y desembocó en un punto intermedio entre ambas partes de déficit cero para 2025. También apunto a una acumulación de 5 mil millones de dólares en reservas para este año.

En realidad esa acumulación de reservas es un poco mentirosa”, apunta Zicari en este sentido y argumenta que se debe a los próximos desembolsos que haga el organismo internacional.

“Les pagaste 5 mil millones con los DEG (Derecho Especial de Giro) que te dio (el FMI) en agosto y el nuevo acuerdo es por 45 mil millones. Como ya les diste esos 5 mil millones, la nueva pauta de acuerdo va a hacer que, de los vencimientos, el FMI te haga desembolsos mayores. Vas a terminar acumulando un poco más y recuperando lo que ya le pagaste por la cuestión del balance comercial”, explica.

El pozo y el péndulo

Por su parte, Kalos ve el objetivo “factible pero difícil” y expresa que el gobierno espera llegar a este resultado producto de no pagar 500 mil millones de dólares este año. “El no pagarlos este año permite pensar al Gobierno que esos 500 mil millones pueden ahorrarse y acumularse como reservas. A priori puede estar bien, pero depende de que se sostenga el escenario de las exportaciones argentinas y sus precios”, agrega el economista.

Según Kalos, el Gobierno pone expectativas que el acuerdo de “mayor estabilidad y previsibilidad” para la mejora de los flujos financieros y el acceso con otros organismos internacionales para el ingreso de “dólares frescos en préstamos al pais”.

“Es algo que la Argentina necesita, porque hoy las reservas son escasas y sobre todo con los pagos de deudas al FMI. El Banco Central está en una posición muy vulnerable para defender la cotización cambiaria y su política cambiaria actual. Es necesario en el corto plazo para evitar problemas en el camino”, asegura.

La sequia del maíz, otro punto relacionado con los dólares

María Castiglioni considera la reducción del déficit fiscal “auspiciosa y un poco optimista” en base a la cantidad de pesos que circula en el mercado.

Hay un stock de pesos en la economía muy elevado y más de lo que la gente requiere. Esto sumando como contracara a una inflación alta y un stock de lelics enorme que genera una presión fuerte al Banco Central”, agrega.  

En efecto, según Castiglioni, no había margen para continuar con “tanto déficit ya que era insostenible” y el nuevo escenario “nos aleja del precipicio, pero es muy desafiante”.

El demorado apoyo cristinista contrastó con la rapidez de los albertistas y Massa

“Es probable que siga habiendo una brecha grande porque el Gobierno plantea un ajuste más rápido que el que había planteado antes pero lento del déficit fiscal, en un contexto donde el gasto publico va a bajar poco y el mayor ajuste vendrá del lado de los ingresos”, aclara sobre si es posible revertir la escalada de los últimos días.

Florencia Gutiérrez piensa que una posible reducción del 2,5% para 2022 puede explicarse en los subsidios energéticos “que se llevan dos puntos o un poco más del producto bruto”.

“Hay que tener en cuenta que en el 2021 tuviste el aporte de las grandes fortunas, que es casi medio punto del PBI. Así que más o menos tenes que reducir 1 punto del producto para llegar a la meta fiscal del 2,5%.”, sostuvo.

Crecimiento para este año

El último punto es: ¿Cuánto puede crecer la Argentina en 2022? El Banco Mundial y el FMI estimulan un crecimiento económico entre el 2 y 3 por ciento, mientras que el Presupuesto presentado en diciembre por Martin Guzmán estipulaba un PBI del 4% para este año.  

Para Castiglioni, hace falta mayor inversión y expresa como continuara la economía. “Alejando temores de default con el Fondo Monetario es una condición necesaria pero no suficiente. Esto necesariamente nonos va llevar a una situación financiera cómoda sino más bien retroceder a lo que era la situación unos meses antes”, sostuvo.

Kalos cree que la Argentina tiene las condiciones para crecer un 3%, aunque se pregunta si “va a poder generar las condiciones para crecer todos los años” y remarca que un crecimiento superior al 2% durante los próximos años “será la mejor noticia posible”.

“Eso requiere de una normalización gradual, que libere recursos para la economía real hoy atados por controles cambiarios y la incertidumbre. Requiere que año a año se vaya normalizando la economía con la creación de empleos, reducción de la inflación y la pobreza y una política monetaria cambiaria que se sostenga en el tiempo. Y la Argentina no lo consigue hace décadas”, agrega.

Los 10 puntos principales del preacuerdo con el FMI que anunció el gobierno

Zicari es más auspicioso en este sentido, apuntando a un crecimiento entre un 5 y 7% y que el pronostico de crecimiento de la economía otorgado por el fondo monetario “no es optimista”.

“El mismo FMI decía que íbamos a recuperar entre 3 y 4% el año pasado y recuperamos un 10%. No te está jugando a favor, te está tirando pronósticos bajistas”, asegura.

FMI: cuánto debe abonar y cuándo son los próximos vencimientos de la Argentina

Por último, Gutiérrez cree que el principal objetivo para este 2022 es “consolidar el crecimiento que vamos teniendo” y que, en términos de estabilidad, el programa con el Fondo es un sinónimo de garantía en comparación a que “si hubieses entrado en un escenario de default”

“Esto significa a apuntalar la demanda agregada y a una economía real, que los salarios le ganen a la inflación, en seguir recuperando puestos de trabajos e ir hacia un sendero de tasas reales positivas que permitan dar cierta previsibilidad al sector financiero”, concluye.