sábado 06 de junio de 2020 | Suscribite
ACTUALIDAD / VIOLENCIA SEXUAL EN LA IGLESIA
miércoles 18 diciembre, 2019

La abolición papal del "secreto pontificio" podría sacar a la luz miles de casos de abusos

Unos 3.000 curas de todo fueron acusados en los últimos años, según la Santa Sede. Los casos de Alemania, Estados Unidos, Australia y Chile conmocionaron a la sociedad.

Papa Francisco Foto: DPA
miércoles 18 diciembre, 2019

Miles de casos de abuso sexual contra menores cometidos por miembros del clero en todo el mundo podrían salir a la luz ahora que el Papa Francisco abolió el “secreto pontificio”.

Enfrentado a una serie de escándalos de abusos sexuales en todo el mundo que mancharon la imagen de la milenaria institución, el pontífice, en numerosas oportunidades acusado de silenciar a las víctimas y ocultar a los abusadores, dio un paso importante en la lucha contra la pederastia cometida por sacerdotes.

Al terminar con la ley del silencio que reinó por décadas frente a la pederastia de los curas, el papa argentino se compromete también a dar la "debida información a la víctima y a las comunidades afectadas", explicó por su parte Andrea Tornielli, director editorial del Vaticano.

Aunque no existen estadísticas completas y actualizadas, el Vaticano dijo en febrero que se estaba trabajando en un legajo estadístico que debía difundirse este año junto con notas de contexto.

Según monseñor Charles Scicluna, secretario adjunto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, las denuncias de clérigos acusados que llegaron desde las diferentes diócesis al ex Santo Oficio en los años 2001-2010 involucraron a unos 3.000 sacerdotes, de los cuales alrededor de un décimo eran pedófilos.

Según los datos de la Iglesia Católica, frente a una población promedio de unos 440.000 miembros del clero en el mundo, los clérigos culpables de abusos contra menores serían un 0,67%, y entre ellos pedófilos propiamente dichos el 0,067%.

Miles de casos alrededor del mundo

abusos sexuales iglesia alemania
En un informe de 2018, la iglesia alemana relevó 3.677 casos de menores abusados por sacerdotes en los últimos 70 años.

En Australia conmocionó la condena a seis años de reclusión, por abusos contra dos monaguillos, del excardenal George Pell, exarzobispo de Melbourne y de Sydney (tras las denuncias, nombrado prefecto vaticano de Economía por el Papa Francisco), el prelado de mayor cargo jamás condenado por pedofilia.

Sin embargo, el caso más relevante sigue siendo aún hoy el de la diócesis de Boston, planteado por la prensa a partir de 2002: 600 artículos, 1.000 casos de niños víctimas de abusos sexuales y psicológicos, 70 curas pedófilos y un cardenal en la mira, el fallecido Bernard Francis Law, "refugiado" en el Vaticano en 2004 como arcipreste de la basílica de Santa María Mayor.

También en 2018, el gran jurado del estado de Pennsylvania certificó a partir de los años 40 más de 300 curas abusadores y más de mil víctimas, además de encubrimientos sistemáticos que llevaron a la renuncia del cardenal de Washington Donald Wuerl. Otros 15 estados norteamericanos abrieron investigaciones a partir de este caso.

En Irlanda, dos investigaciones independientes gubernamentales destaparon la red de silencio: el informe Ryan recogió más de 2.500 testimonios de violencias y abusos contra menores en las escuelas, en los seminarios y en las parroquias católicas entre 1930 y el fin de los años 70; y el informe Murphy que apuntó contra la diócesis de Dublín, entre 1974 y 2004.

Frente a las denuncias presentadas por víctimas o familiares, la cúpula de la Iglesia en lugar de intervenir contra los culpables levantó un muro de silencio, lo cual en 2010 obligó al Papa Benedicto a presentar una histórica carta de disculpas al pueblo irlandés.

20190227 Cardenal George Pell
En Australia conmocionó la condena a seis años de prisión, por abusos contra dos niños, del excardenal George Pell.

En México fue muy debatido el caso de Marcial Maciel Degollado, el fundador de los Legionarios de Cristo, condenado por el ex Santo Oficio a la renuncia del ministerio público y a una vida reservada el 19 de mayo de 2006, tras una investigación que duró más de un año.

Las denuncias en su contra se remontaban ya a 1956, sobre su doble y triple vida, con abusos incluso contra sus hijos naturales. Se trató de un caso en el que pesó la fuerte protección de la que gozó el mexicano Maciel en el Vaticano durante la era de Juan Pablo II.

El Papa Francisco tuvo que afrontar la grave situación de la Iglesia chilena, donde el caso del sacerdote Fernando Karadima, un abusador serial cuya historia incluso llegó al cine en una película en la que participa el actor Benjamín Vicuña (El bosque de Karadima)

Después de haber desestimado las denuncias, Francisco ordenó finalmente abrió una investigación, tanto sobre los abusos como sobre el encubrimiento de parte de los obispos, tras lo cual destituyó a Karadima y recibió la renuncia en bloque de todo el episcopado chileno.

En Alemania, en septiembre de 2018, la conferencia episcopal del país relevó 3.677 casos de menores abusados por sacerdotes en los últimos 70 años. En total son 1.670 los sacerdotes acusados de haber abusado sexualmente de niños que, en la mitad de los casos, tenían menos de 13 años.

"Durante demasiado tiempo, en la Iglesia se negaron abusos, se encubrieron abusos y se miró hacia otro lado. Por este fracaso y por todo el dolor causado, pido perdón", declaró el presidente de la Conferencia Episcopal alemana, el cardenal Reinhard Marx.

Francisco, acusado en su país natal

Horacio Corbacho Nicola Corradi Armando Gómez abusos sexuales Instituto Próvolo.
Los curas Nicola Corradi y Hugo Corbacho fueron condenados a 42 y 45 años de prisión por haber abusado de niños sordomudos del Instituto Antonio Provolo.

En Argentina muchas víctimas de violaciones sexuales de parte de curas y activistas de derechos humanos acusan a Francisco de haber colaborado para silenciar las denuncias a lo largo de sus décadas de ministerio antes de ser electo como sumo pontífice.

Uno de los casos más atronadores fue el de los curas católicos, el italiano Nicola Bruno Corradi, y Hugo Corbacho Blanc, que fueron condenados a 42 y 45 años de prisión por haber abusado de niños sordomudos del Instituto Antonio Provolo en la provincia de Mendoza.

Según la causa, los abusos fueron cometidos contra 11 niños sordos, en un total de 28 hechos ocurridos entre 2005 y 2016, más de once años de ataques y torturas sexuales. Las víctimas, varones y mujeres, tenían entre 7 y 17 años. Corradi, que había abusado de menores en el mismo instituto en Verona (Italia), fue enviado en los años 80 a la Argentina para alejarse del pecado.

“Si el papa no puede terminar con los abusos y el encubrimiento en Argentina, no será capaz de hacerlo en ningún otro lugar. Aquí es donde tiene más poder, influencia, es simbólicamente el país más importante en la lucha contra el abuso en el mundo”, dijo Peter Isely, miembro fundador de Ending Clergy Abuse (ECA).

Anne Barrett Doyle, codirectora de Bishopaccountability.org, dijo por su parte que mientras en otros países se detecaron miles de casos de abusos, en Argentina casi no se observan “investigaciones penales ni litigación” al respecto. “La mayor batalla para la tolerancia cero ocurre en Argentina", acusó Isely, quien también fue víctima de abuso sexual en la iglesia.

Una investigación de la agencia AP publicada en 2017 indica que 66 sacerdotes, monjas y otros religiosos argentinos fueron acusados de abusar de docenas de personas, la mayoría niños, desde 2001. La cifra se obtuvo a partir de testimonios de las víctimas, documentos judiciales y eclesiásticos y noticias de medios locales corroborados con la base de datos de BishopAccountability.org. En varios casos no hubo investigaciones canónicas ni judiciales.

"Si sólo un sacerdote ha abusado de un niño, es algo monstruoso", dijo Francisco en 2019. "Eso sucede en todas partes, pero dentro de la Iglesia es más escandaloso, porque debe conducir a los niños a Dios y no hacia la destrucción".

Qué es el ‘secreto pontificio’

En una decisión considerada histórica el papa Francisco eliminó este martes el secreto pontificio para las denuncias de abusos sexuales, una petición de las víctimas que garantizará mayor transparencia ante una realidad que desacreditó enormemente a la Iglesia católica. "Se trata de una norma histórica que elimina obstáculos e impedimentos", explicó monseñor Scicluna.

En su normativa de 5 artículos titulada "Instrucción sobre la reserva de las causas", Francisco advirtió que "no puede imponerse ninguna obligación de silencio sobre los hechos encausados al denunciante, a la persona que afirma haber sido perjudicada y a los testigos".

La norma, que entrará en vigor inmediatamente, facilita la colaboración concreta con los Estados donde hay mandatos judiciales, precisó. Con la nueva disposición, el papa responde a los pedidos hechos durante la inédita cumbre dedicada a los abusos sexuales y la pederastia celebrada en febrero en el Vaticano.

papa francisco
"Si sólo un sacerdote ha abusado de un niño, es algo monstruoso", dijo Francisco en 2019.

Con las nuevas normas el papa establece también como delitos graves "la adquisición, posesión o divulgación, con fines libidinosos, de imágenes pornográficas de menores de dieciocho años por parte de un clérigo, de cualquier forma y por cualquier medio". El papa eliminó también la obligatoriedad de que el abogado y el fiscal de los delitos más graves contra la moral tengan que ser sacerdotes.

Juan Carlos Cruz, una de las víctimas más conocidas de Fernando Karadima, valoró como un gesto "importante en la transparencia y en la justicia para las víctimas" la decisión del Papa de eliminar el secreto pontificio en los casos de abusos sexuales. "Se les terminó el carnaval de secreto y la oscuridad y se les dio vuelta su oscuro mundo en 180 grados", aseguró.

El secreto de confesión sigue vigente

El "secreto pontificio" se refiere a la confidencialidad en el manejo judicial de los casos de abusos sexuales por parte de sacerdotes y otros delitos graves de este tipo. La ley no afecta al "secreto de confesión", que sigue vigente, explicó Tornielli. "Por ejemplo, por los impedimentos que existían hasta este momento la víctima no tenía la oportunidad de conocer la sentencia que siguió a su denuncia, porque existía el secreto pontificio", agregó.

En un comunicado, el obispo español Juan Ignacio Arrieta, secretario del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos, explicó que la eliminación del secreto pontificio en los casos de delitos de abusos sexuales no supone un menoscabo al secreto de confesión.

"No tiene ningún tipo de colisión con el deber absoluto de observar el sello sacramental, que es una obligación impuesta al sacerdote en razón de la posición que ocupa en la administración del sacramento de la confesión, y de la cual ni siquiera el penitente podría liberarse", escribió.

D.S.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5018

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.