miércoles 29 de junio de 2022
ACTUALIDAD EN LA ÚLTIMA DICTADURA

Megajuicio por crímenes de lesa humanidad en Bahía Blanca: 38 acusados, 270 testigos y 334 víctimas

Entre los acusados hay un médico y un enfermero, acusados de prolongar las torturas sobre las víctimas del centro clandestino "La Escuelita" en el barrio de Villa Floresta.

14-02-2022 16:27

Un Tribunal Oral en lo Federal de Bahía Blanca comenzará el próximo jueves 16 de febrero un contra 38 exmilitares y policías acusados de cometer delitos de lesa humanidad contra 334 víctimas en la última Dictadura Militar (1976-1983) ocurridos en la misma ciudad del sur bonaerense.

Se estima unos 300 testigos declararán ante el Tribunal Oral, integrado por los jueces Ernesto Sebastián, Sebastián Foglia y Marcos Aguerrido, a cargo de la denominada "Megacausa Zona V" que abarcó el sur bonaerense, Neuquén, Río Negro y la región patagónica.

La Corte anuló un fallo que consideraba delito de lesa humanidad las torturas denunciadas por un banquero

La causa abarca el entramado criminal encabezado desde la jefatura del V Cuerpo del Ejército con sede en Bahía Blanca. Entre los 38 imputados se encuentran dos profesionales de la salud, Humberto Luis Fortunato Adalberti y Adalberto Osvaldo Bonini, quienes -de acuerdo a la acusación- permitieron prolongar el cautiverio y las prácticas de torturas sobre las víctimas en el centro clandestino de detención y tortura (CCDyT) “La Escuelita, en el barrio de Villa Floresta.

Durante la Dictadura, Humberto Adalberti se desempeñaba con el grado de capitán médico en el Hospital de Evacuación 181, mientras que Adalberto Bonini trabajaba como enfermero general en la División Sanidad del Departamento IV Logística del Comando del V Cuerpo de Ejército, con el grado de sargento primero. Eran llamados a "La Escuelita" para revisar a los detenidos y asistir en los partos de las víctimas.

A 45 años de la Noche de los Lápices, cómo fue el secuestro de los estudiantes en La Plata

Adalberti y Bonini son considerados coautores de los delitos de asociación ilícita, de privaciones ilegales de la libertad -en el caso de Adalberti en relación a 82 víctimas, mientras que en el caso de Bonini por 70-, de quince homicidios y de la sustracción de los hijos de las desaparecidas María Graciela Izurieta y Graciela Alicia Romero, que nacieron en el centro clandestino que funcionó en una vieja casona situada en el predio militar.

Entre los acusados hay, además, militares del V Cuerpo de Ejército, del Destacamento de Inteligencia 181, del Batallón de Comunicaciones 181, de la Brigada de Infantería de Montaña VI de Neuquén, un miembro de la Policía de la provincia de Buenos Aires, dos oficiales de la Policía Federal de Viedma y el director de la Unidad Penitenciaria Nº 4 de Bahía Blanca. Mientras se desarrollaban las investigaciones, trece imputados fallecieron y otros dos quedaron incapacitados.

Investigación oficial comienza a develar el destino de los "fondos secretos" de la dictadura

El objeto del proceso también incluye los secuestros masivos ejecutados por miembros del Batallón de Comunicaciones 181 en Bahía Blanca, en distintos pueblos y ciudades del sur de la provincia, escenario que abarca un caso de abuso deshonesto sobre una de las secuestradas. Además, según la fiscalía, los imputados asistían a “La Escuelita” donde las personas secuestradas eran sometidas a constantes tormentos y, con su accionar, contribuyeron a prolongarles el cautiverio.

Uno de los hechos que serán juzgados consiste en los abusos sexuales sufridos por una mujer que había sido secuestrada en el partido de Villarino y llevada, atada y encapuchada, al Batallón de Comunicaciones 181. Allí, fue sometida a interrogatorios con picanas y sufrió abusos e intentos de violación. La víctima dijo que fue sometida sexualmente en "diferentes formas, desde la servidumbre sexual hasta las violaciones, como también los tocamientos, las situaciones de desnudez y exhibicionismo con un claro sentido de humillación y degradación".

ds