lunes 28 de noviembre de 2022

Alemania será el gran ganador del coronavirus

Todas las grandes crisis económicas plantean dos desafíos igualmente importantes: agotan la liquidez necesaria para el funcionamiento de las empresas, grandes y pequeñas, y queman su capital social, o una parte sustancial de él. De los dos, el primero es el desafío inmediato en medio de las cuarentenas inducidas por el coronavirus. Proporcionar liquidez a las empresas es la máxima prioridad para garantizar su supervivencia. Sin embargo, esto no garantiza su sanación o su máxima durabilidad y cre

11-04-2020 00:05

Todas las grandes crisis económicas plantean dos desafíos igualmente importantes: agotan la liquidez necesaria para el funcionamiento de las empresas, grandes y pequeñas, y queman su capital social, o una parte sustancial de él. De los dos, el primero es el desafío inmediato en medio de las cuarentenas inducidas por el coronavirus. Proporcionar liquidez a las empresas es la máxima prioridad para garantizar su supervivencia. Sin embargo, esto no garantiza su sanación o su máxima durabilidad y crecimiento. El capital social, lo que se necesita para invertir y prosperar, es esencial para la segunda etapa de la recuperación.

Hoy, muchas empresas han visto sus ingresos casi desaparecer y, por lo tanto, se encuentran en una severa crisis de efectivo. Se han presentado varias propuestas para canalizar dinero a las empresas antes de que se vean obligadas a despedir empleados, cancelar sus suministros y cerrar sus puertas. Una de estas propuestas es hacer que el Banco Europeo de Inversiones, el brazo de préstamos de la Unión Europea, brinde un salvavidas de liquidez a las empresas del continente, en forma de financiamiento inmediato y masivo con cero intereses para permitir a las empresas cumplir con sus obligaciones de deuda vencidas, con financiación de respaldo proporcionada por el Banco Central Europeo.

Este es un paso en la dirección correcta, pero no es suficiente por sí solo: mantiene al paciente con soporte vital, pero no lo deja recuperarse. De hecho, a medida que la liquidez llega a las empresas a través de préstamos, aumenta su apalancamiento a través de una mayor deuda y, por lo tanto, su riesgo de incumplimiento, lo que las deja con poco espacio para invertir y crecer. El crecimiento, que ya ha sido bajo durante mucho tiempo en la mayor parte de la zona euro, especialmente en Italia, se desacelerará aún más si sus negocios se quedan sin capital social después de la crisis debido al fuerte aumento del endeudamiento.

Entonces, ¿de dónde viene la inyección de capital necesaria? Difícilmente puede provenir de los hogares, que también se enfrentan a una tremenda pérdida de riqueza. En países con dificultades fiscales como Italia tampoco puede venir del estado; los altos niveles de deuda pública previos a la crisis, agravados por el actual aumento de los déficits, se interpondrán en el camino.

En marcado contraste, la recapitalización con fondos del gobierno será sustancial en los países europeos fiscalmente fuertes, especialmente en Alemania. Allí, el Estado, con sus cuentas en buena forma, y con la exención recién adquirida de la prohibición de la UE de la ayuda estatal, continuará con fuertes inyecciones de capital a empresas nacionales y con nacionalizaciones directas en algunas industrias.

Después de la crisis, el escenario probable es que muchas empresas subcapitalizadas de países con estrés fiscal enfrenten la competencia de rivales extranjeros más fuertes fortalecidos por la ayuda estatal masiva, por lo que los mercados estarán muy lejos del "campo de juego nivelado" perseguido durante décadas por las autoridades de competencia de la UE. Esta será otra causa de debilidad para las naciones endeudadas, y hará que su tasa de crecimiento difiera del promedio de la UE.

Además, las empresas europeas en países fiscalmente fuertes podrán usar su ventaja recién adquirida, principalmente debido a la ayuda estatal, para competir de manera más agresiva, o incluso para adquirir competidores europeos más débiles, perturbando así la competencia no solo en los mercados de productos de Europa, sino también en sus mercados de capitales.

¿Existe una alternativa a este oscuro escenario, que presagia el fin del sueño europeo a todos los efectos prácticos? El único camino a la vista es una intervención coordinada a nivel europeo, a través de la creación de un fondo de capital paneuropeo, financiado por el BEI. Este fondo, que suscribiría la emisiión del nuevo capital social en empresas de toda Europa, también estaría abierto a la participación de inversores a largo plazo, como empresas de gestión de activos globales, fondos de pensiones y fondos soberanos. Podría ir acompañado de la emisión de bonos a muy largo plazo.

Es crucial establecer reglas estrictas para determinar cómo este fondo debe elegir en qué compañías invertir. Primero, tendría que financiar negocios que hasta ahora eran rentables y crecían antes de verse afectados por la crisis de COVID-19, no aquellos que ya estaban estresados financieramente. En segundo lugar, el fondo solo tendría que financiar empresas que aún no hayan recibido ayuda estatal, porque su objetivo sería reequilibrar las inyecciones de capital entre empresas respaldadas por gobiernos y empresas sin respaldo. Tercero, se requeriría que las compañías financiadas no distribuyan dividendos o recompren sus propias acciones por algún tiempo, para evitar que la inyección de capital beneficie a los accionistas existentes en lugar de permitir nuevas inversiones. Cuarto, la compensación de la alta dirección de estas empresas se congelaría en los niveles anteriores a la crisis, por ejemplo, durante tres años. Quinto, el fondo sería manejado por administradores, independientes de los gobiernos nacionales, y no adquiriría participaciones de control en las compañías en las que invierte, para no convertirse en una fuente de perturbación en sí mismo.

La razón económica para crear dicho fondo es que permitiría a las empresas europeas invertir y competir solo en función de su rentabilidad, independientemente de la capacidad fiscal de sus respectivos estados.

La entidad que proponemos sería el mecanismo más ambicioso y con visión de futuro para hacer cumplir el riesgo compartido que hoy, más que nunca, parece ser la razón más verdadera para ser parte del proyecto europeo. Nunca ha sido más claro cuánto depende el bien común del comportamiento responsable de todos los involucrados: los costos en los que incurre cada país para combatir el virus limitan su propagación a través de las fronteras y, por lo tanto, también benefician a otros países. De manera similar, después de la crisis, un mayor crecimiento en todos los países, no solo en unos pocos, beneficiará a todos los ciudadanos europeos. Es la única forma de mantener vivo el sueño europeo.

En esta Nota