viernes 29 de mayo de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG / Pandemia de coronavirus
viernes 10 abril, 2020

América Latina, de la criminalidad a la serenidad por el coronavirus

En América Latina, como en la mayor parte del mundo, el coronavirus ha encerrado a las personas en sus hogares, lo que altera los patrones de trabajo y escuela. Un cambio ha sido bienvenido.

Andrea Jaramillo, Michael McDonald y Michael O'Boyle

Ciudad de Buenos Aires en cuarentena por el coronavirus Foto: Néstor Grassi
viernes 10 abril, 2020

En Río de Janeiro, plagada de crimen, los asesinatos con armas de fuego en el último mes fueron un tercio de los del mismo periodo hace un año. En El Salvador, uno de los países más mortales, marzo vio la menor cantidad de homicidios en su historia. Y en Caracas, la capital a menudo sin ley de Venezuela, el crimen ha caído a casi cero.

En América Latina, como en la mayor parte del mundo, el coronavirus ha encerrado a las personas en sus hogares, lo que altera los patrones de trabajo y escuela. Un cambio ha sido bienvenido: una gran caída en los robos y asesinatos que arruinan la existencia diaria en gran parte de la región, la líder mundial en crimen.

Desafortunadamente, hay tendencias compensatorias: como en Estados Unidos, ha aparecido un aumento en la violencia doméstica a medida que los hombres abusivos golpean a sus parejas y los niños encerrados con ellos. Además –exclusivo de la región– las pandillas, que dirigen vastas franjas de territorio, están consolidando el control, a menudo haciendo cumplir el aislamiento gubernamental o la distribución de alimentos como guardianes de responsabilidad cívica autodenominados.

“Las pandillas criminales están viendo hasta dónde se pueden salir con la suya” señala Falko Ernst del Grupo Internacional de Contacto en México. En el estado de Michoacán, dijo, algunas pandillas extorsionan a los empresarios o roban los semirremolques para distribuir alimentos y bienes, al estilo Robin Hood. “Podría ser un renacimiento de las exhibiciones benévolas”, agregó.

En Medellín, Colombia, se registraron 18 asesinatos en marzo, un 46% menos que el año anterior y lo más bajo en 40 años. Los tiroteos en Río se han reducido a la mitad desde que comenzó la cuarentena. Y en El Salvador, los 65 homicidios del mes pasado fueron un mínimo histórico.

Los datos de delitos de México para marzo contrastan con los de la mayoría de la región: subieron, incluidos asesinatos y saqueos relacionados con drogas. Pero México resistió las tendencias internacionales en marzo manteniendo abiertos los mercados y las tiendas, y la sociedad solo se cerró hacia fines de mes.

Los "muchachos"

En San Salvador, las pandillas han impuesto cuarentenas y también extorsionaron a las multitudes que se apresuraron a las oficinas gubernamentales a recaudar los US$300 que les prometieron como parte de un proyecto de estímulo y recuperación.

“El jefe de inteligencia en San Salvador dijo que envió agentes para infiltrarse en la multitud que buscaba sus pagos y reconocieron a múltiples miembros de pandillas criminales”, dijo Paul Consoli, un especialista de inteligencia de las fuerzas del orden de Estados Unidos que trabaja como consultor allí.

Dijo que la persona que limpia su casa no pudo ir a trabajar, porque la pandilla que manda en su zona (llama a sus miembros los “muchachos”) impidió a cualquiera salir de su casa para reducir las tasas de infección.

En Colombia, los disidentes del grupo terrorista que firmó un acuerdo de paz con el gobierno en 2016, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, o FARC, permanecen activos. Un panfleto con fecha del 23 de marzo y que afirmaba provenir de un grupo de disidentes de este grupo instruía a las personas que viven en las áreas donde operan a quedarse en casa, amenazando con sanciones a quienes desobedecieran.

Sonriente

Con una foto de un miembro de la guerrilla sonriente, el panfleto le dice a los ciudadanos que “por favor, quédense adentro con esposos, esposas, padres, hijos y primos” o “nos veremos obligados a imponer sanciones a los infractores de estas instrucciones”.

Un grupo guerrillero colombiano más pequeño, el Ejército de Liberación Nacional, o ELN, que no era parte del acuerdo de paz, emitió una declaración de alto al fuego para abril debido al virus, diciendo que esperaba lo mismo de las fuerzas gubernamentales.

Aprovechó la oportunidad para instar al gobierno del presidente Iván Duque a liberar prisioneros, proporcionar pruebas gratuitas y ofrecer una variedad de esfuerzos de ayuda a las pequeñas empresas, los ancianos, los pobres y los que están endeudados.

El abuso doméstico también ha aumentado. La vicepresidente colombiana, Marta Lucía Ramírez, dijo esta semana que el gobierno está utilizando docenas de propiedades incautadas por narcotraficantes y lavadores de dinero, incluidos almacenes, edificios y hoteles, para alojar a las mujeres que escapan del maltrato en el hogar.

Los datos oficiales muestran que durante la última semana de marzo y la primera semana de abril, las llamadas para denunciar la violencia doméstica en Colombia se duplicaron a 1.221, en comparación con 602 durante el mismo periodo del año anterior.

Argentina, donde el crimen se ha desplomado durante la cuarentena, también está utilizando propiedades incautadas por narcotraficantes para la crisis, transportando pacientes con coronavirus en sus vehículos de lujo y alojando a los pacientes en propiedades y hoteles incautados.

La calma antes de la tormenta

Guatemala, otra de las naciones más letales del mundo, vio en marzo su número más bajo de asesinatos en al menos una década, según la oficina del forense.

Pero Anthony Fontes, un académico de American University en Washington D.C. que se especializa en pandillas y violencia en la región, dijo que no pasará mucho tiempo para que las cosas se vuelvan a oscurecer nuevamente. Señala que la vigilancia policial en los puertos de Guatemala se ha reducido, lo que facilita el tráfico de drogas, y hay indicios de que los robos de automóviles están incrementando.

“Muchas personas perdieron sus empleos en marzo y la mayoría de los guatemaltecos no tienen prácticamente nada a qué recurrir”, dijo. “En este momento, las calles están vacías después de las 3 de la tarde, lo que facilita la vigilancia policial. Pero esta es la calma antes de la tormenta”.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5010

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.