Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
miércoles 16 de octubre de 2019 | Suscribite
BLOOMBERG /
viernes 11 enero, 2019

Análisis de diferencias entre Francia y Alemania: L. Bershidsky

En medio de mucha fanfarria, el presidente francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, están a punto de firmar un nuevo tratado que plantea una relación más estrecha entre sus dos países.

Leonid Bershidski

Angela Merkel Foto: Bloomberg
viernes 11 enero, 2019

En medio de mucha fanfarria, el presidente francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, están a punto de firmar un nuevo tratado que plantea una relación más estrecha entre sus dos países.

Pero las diferencias entre los poderes más potentes de la Unión Europea son tan pronunciadas como lo fueron aquellas entre Charles de Gaulle y Konrad Adenauer cuando firmaron la declaración de amistad de los dos países hace casi 56 años.

Macron y Merkel han programado la firma del tratado de Aquisgrán para el próximo 22 de enero, aniversario del original tratado del Elíseo entre De Gaulle y Adenauer. En ambos casos, la iniciativa vino de los franceses; en ambas ocasiones, parte de la motivación era hacer frente a EE.UU.

Sin embargo, ahora existen razones aún más fuertes que en 1963 para que Alemania y Francia demuestren su cercanía. El Reino Unido está a punto de abandonar la UE, el flanco oriental del bloque se encuentra en motín abierto, y los populistas de extrema derecha de Italia están formando una alianza multinacional euroescéptica para la elección de May en el Parlamento Europeo: el proyecto europeo necesita un núcleo más sólido, y Francia y Alemania necesitan mostrar que están resueltas a formarlo.

El proyecto del tratado confirma la intención de los dos países de establecer posiciones conjuntas sobre todos los asuntos europeos importantes. También planean armonizar sus programas de defensa y exportación de armas y trabajar para llegar a “un área económica franco-alemana con reglas conjuntas”. En una entrevista con el periódico Sueddeutsche Zeitung, Michael Roth, el funcionario de la cancillería alemana a cargo de la cooperación con Francia, habló de eliminar la frontera para los ciudadanos comunes. "Esto se refiere a escuelas, salud, mercado laboral", dijo.

El tratado del Elíseo era menos ambicioso: se trataba de una promesa mutua de cooperación. El de Aquisgrán puede interpretarse como un intento de mostrar a toda la UE un camino hacia adelante, insistir en el ideal un tanto golpeado de una unión cada vez más estrecha. También puede ser tentador para Macron, debilitado por las protestas de los chalecos amarillos, y Merkel, en su fase de hombre de paja, ponerse en los zapatos de sus grandes predecesores y lograr más de lo que ellos lograron en el pasado.

En 1963, rápidamente fue evidente que los intereses franceses y alemanes divergían. Como parte del proceso de ratificación del tratado del Elíseo, el parlamento alemán agregó un preámbulo que reafirmaba la relación especial del país con EE.UU. Esto llevó a De Gaulle a insinuar que "los tratados son como las mujeres y las rosas: duran lo que duran". Esta vez, es poco probable que los compromisos transatlánticos de Alemania afecten el trato: Donald Trump es incluso menos popular en Berlín que en París. Sin embargo, otras diferencias evitarán que Alemania y Francia formen una unidad cohesiva y presenten un ejemplo positivo para otros países de la UE.

Alemania quería que Francia convirtiera su asiento en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en uno de la Unión Europea; en cambio, el borrador del tratado de Aquisgrán dice que la prioridad diplomática será obtener un asiento permanente independiente para Alemania. No obstante, lo más probable es que eso sea imposible: no se puede esperar que Rusia y China, ambos miembros permanentes del Consejo de Seguridad, apoyen la adición de otra nación occidental al club de cinco miembros.

Si Francia hubiera estado dispuesta a ceder su asiento, incidentes como la reciente degradación de EE.UU. del estado de la misión de la Unión Europea a la de una organización internacional en lugar de un estado soberano serían menos probables. Tal como está, la redacción del nuevo tratado solo respalda la percepción de que, incluso para las principales potencias de la UE, la soberanía nacional triunfa sobre la unidad.

En materia militar, la cooperación será difícil de lograr. Francia y Alemania formaron una brigada conjunta en 1989, pero todavía no tienen compañías mixtas y los soldados entrenan de acuerdo a los estándares nacionales y usan diferentes armas. Las tropas están desplegadas en Mali ahora, pero mientras que los soldados franceses están involucrados en misiones antiterroristas, sus homólogos alemanes solo participan en el entrenamiento del ejército local. No es por falta de un mejor tratado de amistad que la brigada no es unida, es por las diferencias culturales entre las fuerzas armadas de los dos países.

Estas diferencias también existen a nivel de política de seguridad. En octubre, tras el asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi, surgieron tensiones sobre el proyecto conjunto de combate de nueva generación de los dos países. Francia insistió en que los nuevos aviones deberían ser exportables libremente a todos los países, mientras que Alemania abogaba por una mayor responsabilidad en la selección de compradores. No será fácil encontrar un enfoque conjunto para las exportaciones de armas, como las naciones se prometen mutuamente en el proyecto de tratado.

También es difícil imaginar un área económica con reglas comunes que apliquen tanto para Francia con sus grandes gastos y sus perpetuos déficits, como para Alemania con sus constantes excedentes. Los dos países ni siquiera han podido ponerse de acuerdo sobre un asunto claro de interés económico común: la tributación de las empresas digitales. El mes pasado, firmaron un compromiso, pidiendo a la UE ordenar un impuesto sobre los ingresos por publicidad digital antes de 2021 a menos que se encuentre una solución internacional más amplia para entonces. Pero si Francia y Alemania estuvieran realmente interesadas en liderar el camino, ellas mismas habrían introducido un impuesto, sin esperar a nadie más.

Las expresiones simbólicas de solidaridad son importantes en estos tiempos de desunión y fractura. Pero en la vida real, trabajar juntos es difícil incluso para los socios con las mejores intenciones. Macron y Merkel deberían más bien elegir y dar a conocer una serie de nuevos proyectos conjuntos específicos que renovar los viejos votos de De Gaulle y Adenauer. Entonces, quizás, otros países estarían más dispuestos a adoptar una idea de unión cada vez más estrecha.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4784

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.