domingo 20 de junio de 2021
BLOOMBERG Alimentación sustentable
09-12-2020 22:45

La carne de laboratorio está cada vez más cerca de los supermercados

A medida que Singapur se convierte en el primer país en permitir la venta de carne cultivada, más emprendimientos de todo el mundo se están preparando para probar la producción de carnes de laboratiorio similares a la carne de res y el pollo en las fábricas.

09-12-2020 22:45

La carne libre de sacrificio finalmente está comenzando a dar el salto del laboratorio a la línea de fabricación.

A medida que Singapur se convierte en el primer país en permitir la venta de carne cultivada, más emprendimientos de todo el mundo se están preparando para probar la producción de carnes de laboratiorio similares a la carne de res y el pollo en las fábricas. Si bien hay un largo camino por recorrer, es un paso crucial para preparar los productos basados en células para los estantes de los supermercados.

Mosa Meat BV, iniciada por el pionero de la carne cultivada Mark Post, se encuentra entre al menos ocho compañías que construyen u operan sitios piloto. La compañía holandesa, que fabricó la primera hamburguesa de carne cultivada del mundo, ha recaudado fondos para esos esfuerzos y planea mejorar la producción a pequeña escala en el primer semestre del próximo año, antes de mudarse a un sitio industrial completo a fines de 2022.

“Ya demostramos en 2013 que podemos hacer una hamburguesa”, dijo el director ejecutivo de Mosa, Maarten Bosch, en una entrevista. “Ahora se trata de ampliar y obtener el costo donde debería estar. De eso se trata exactamente esta fase”.

Los emprendimientos de carne de laboratorio han crecido de unos cuantos en 2016 a al menos 60 ahora, según la consultora Lux Research Inc. El sector quiere hacer que la producción sea más humana y ambientalmente sostenible y ha atraído fondos de capital de riesgo récord este año. La semana pasada, Singapur aprobó a Eat Just Inc. para vender pollo cultivado, en un momento en que el interés en proteínas alternativas está creciendo.

Todavía hay muchos desafíos, desde reducir los altos costos y hacer factible la producción a gran escala hasta obtener la aprobación regulatoria. Dado que la carne cultivada cuesta entre US$400 y US$2.000 por kilogramo, aún queda mucho camino hasta que los precios compitan con las carnes convencionales, según Lux.

“Es probable que las economías de escala ayuden a reducir el costo en los próximos años”, asegura Harini Venkataraman, analista de Lux en Ámsterdam. “Es por eso que estas plantas piloto son hitos tan importantes”.

Se proyecta que el mercado de carne a base de células alcance los US$140.000 millones en la próxima década, según los pronósticos compilados por Blue Horizon Corp. AG, que invierte en proteínas alternativas.

Los emprendimientos que anuncian plantas de prueba incluyen Memphis Meats Inc., que ha recibido el respaldo de Richard Branson y Tyson Foods Inc., así como el fabricante de mariscos a base de células BlueNalu Inc. Compañías como BioTech Foods, SuperMeat y Eat Just ya han comenzado a probar sitios.

“La pregunta no es si esto es factible”, dice Ido Savir, director ejecutivo de SuperMeat, que ha iniciado una prueba de cocina para pollos cultivados en Israel. “Se trata de cuánto tiempo nos llevará pasar de una configuración piloto, donde estamos, a una escala comercial. Las cosas se están volviendo muy emocionantes ahora”.