Ligeras lluvias
Temperatura:
15º
Ciudad:
Buenos Aires
jueves 18 de julio de 2019 | Suscribite
BLOOMBERG /
viernes 14 diciembre, 2018

Cómo Irlanda fue más hábil que Gran Bretaña sobre el brexit

El día después de que el ex primer ministro británico, David Cameron, revelara su plan para un referéndum de brexit en enero de 2013, se llevó a su homólogo irlandés Enda Kenny a una sala VIP en Davos.

Galería de imágenes

Dara Doyle


Fotogalería
Theresa May Meets Irish Taoiseach Enda Kenny Foto: Photographer: Charles McQuillan/Getty Images

El día después de que el ex primer ministro británico, David Cameron, revelara su plan para un referéndum de brexit en enero de 2013, se llevó a su homólogo irlandés Enda Kenny a una sala VIP en Davos.

Cameron le dijo a Kenny que tenía que celebrar la votación, según una de las personas que estaban con ellos. Pero no había razón para preocuparse, todo estaría bien.

El intercambio sugiere que Cameron, independientemente de cualquier otro error que pudiera haber cometido, al menos se dio cuenta de las dificultades que el brexit le traería al vecino más cercano de Gran Bretaña. Pero esa conciencia se perdió cuando el sorpresivo resultado del referéndum consumió al establishment británico.

Fue un error crítico.

A medida que las conversaciones se desarrollaban durante los dos años y medio siguientes, el asunto de Irlanda daría forma a las negociaciones, pondría al descubierto los defectos de la retórica del brexit sobre el "control" y, en última instancia, pondría en peligro todo el proyecto. Esta semana, la sucesora de Cameron, Theresa May, suplicaba a los líderes de la UE que le tiraran un salvavidas para salir del punto muerto creado por la frontera irlandesa.

Este relato de cómo la cuestión irlandesa llegó a dominar todo el proyecto brexit se basa en conversaciones con cinco funcionarios, pasados y presentes, en Dublín y Londres. Pidieron que no se les identificara detallando sus discusiones privadas.

Después de que el Reino Unido abandone la Unión Europea, una línea de 310 millas (unos 498 kilómetros) que va desde cerca de Derry en el norte hasta Dundalk en el sur formará la única frontera terrestre del bloque con Gran Bretaña. Este es un legado de la partición de Irlanda en 1921 después de la Guerra de la Independencia contra los británicos.

Los controles a lo largo de la frontera se desvanecieron en gran medida en la década de 1990, cuando las dos economías se unieron al mercado único europeo y el acuerdo del Viernes Santo consolidó una paz incómoda en una región devastada por la violencia sectaria.

A medida que el drama del brexit aumentaba la posibilidad de que los puntos de control fronterizo volvieran, Kenny pudo ver cómo todos estos avances se ponían en riesgo.

Cuando llegó el resultado del referéndum, Kenny y su equipo ya habían preparado un mensaje para sus aliados europeos: para ustedes, puede que esto se trate del acceso al mercado, pero para nosotros, se trata de la paz.

Un segundo factor tácito también estaba en juego en Bruselas.

Irlanda del Norte era un lugar donde las "fantasías" del brexit chocaban con la realidad, según un antiguo asesor. Para aquellos que buscaban ilustrar las dificultades inherentes al proyecto brexit en general, era el vehículo perfecto.

Los irlandeses encontraron que sería muy fácil lograr sus objetivos.

Aunque los detalles del conflicto se estaban desvaneciendo, muchos líderes de la UE todavía recordaban las atrocidades –especialmente cuando se lo recordaban los diplomáticos irlandeses– y los temores de un retorno de la violencia eran reales. Michel Barnier, el principal negociador de la UE, fue especialmente receptivo: había trabajado en el proceso de paz como comisario de la UE hace casi 20 años.

Los británicos, que apenas habían considerado el tema, parecían no estar preparados. Para agravar sus problemas, Cameron había ordenado a sus funcionarios que no planearan una posible salida antes del referéndum para evitar dar argumentos a la campaña para salir de la UE.

Para cuando Theresa May asumió el cargo en julio de 2016, los irlandeses ya habían empezado a acotar el tema de la frontera y la UE estaba decidida a no permitir que nada pusiera en peligro la paz.

Cuando May viajó a Dublín seis meses más tarde, Kenny utilizó su ventaja y consiguió que May se comprometiera a evitar un regreso a las "fronteras del pasado".

Los irlandeses sospechaban que May todavía no se daba cuenta de la importancia de la concesión que acababa de hacer.

En abril de 2017, la Comisión hizo de la frontera irlandesa uno de los tres temas clave que necesitaban un "progreso suficiente" antes de discutir su futura relación comercial con el Reino Unido.

Los británicos no podían creer lo que estaba pasando, dijo un funcionario irlandés involucrado. Se habían distraído de lo importante.

Para cuando Varadkar sucedió a Kenny en junio, el modelo ya estaba establecido a pesar de que el telón de fondo había cambiado drásticamente.

En una sorpresiva elección en el Reino Unido, las pérdidas de los conservadores le costaron a May su mayoría y, en un cruel giro, la dejaron dependiente del Partido Unionista Democrático (DUP por su sigla en inglés) de Irlanda del Norte.

En la política británica, a nadie le importan los detalles del control británico en Irlanda del Norte como a los partidos unionistas del territorio. Mientras que el DUP está a favor del brexit, permanecer como parte integral del Reino Unido es su razón de ser y se opone a cualquier cosa que sugiera una separación.

La narrativa se endureció en el Reino Unido, provocando inevitablemente una reacción en Dublín. Algunos del lado irlandés pensaron que los británicos sólo estaban hablando de la boca para afuera sobre la importancia de mantener la frontera abierta.

Una frase en particular les pareció inaceptable. May y sus ministros se aferraron a la frase de que su objetivo era mantener la frontera lo más "libre de fricciones posible".

Los irlandeses lo interpretaron como: haremos todo lo posible por ustedes, pero...

No fue suficiente. Irlanda y la UE exigieron garantías escritas de que la frontera no volvería. En diciembre de 2017, May asumió ese compromiso.

Todo fluyó a partir de ese punto.

Luchando por un plan alternativo para cumplir sus promesas, incluso si las negociaciones comerciales fracasaban, May llegó a un acuerdo que no satisface a casi nadie de las facciones nacionales.

Ella sostiene que consiguió importantes concesiones. Pero los partidarios del brexit lo detestan porque los vínculos con la unión aduanera de la UE limitan su libertad para hacer acuerdos comerciales. El DUP lo rechaza porque puede crear barreras internas en el Reino Unido.

Pero Irlanda está al borde de un triunfo diplomático, si May puede de alguna manera conseguir que su plan cruce la línea.

Incluso si fracasa, el caos resultante podría conducir a una salida aún más suave que también le vendría bien a los irlandeses.

El riesgo, sin embargo, es que los partidarios de la línea dura en el Reino Unido puedan aprovechar la debilidad de la primera ministra para diseñar un brexit sin acuerdo. En ese escenario, los irlandeses estarían entre los más afectados por las consecuencias económicas. Y los funcionarios de Dublín sabrían que fueron sus demandas sobre la frontera las que frustraron el acuerdo.

Algunos en el lado irlandés todavía temen que hayan presionado demasiado a los británicos. Un funcionario lo dijo así: "Esto resultará ser un increíble triunfo diplomático de Irlanda. O un error estratégico".


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4694

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard