jueves 24 de junio de 2021
BLOOMBERG población
11-05-2021 21:23

El crecimiento demográfico de China alcanzaría su máximo antes de 2025

Los nacimientos de China cayeron el año pasado a su nivel más bajo en casi seis décadas en medio de la pandemia de coronavirus. Esto presiona a Pekín para que emprenda reformas destinadas a mantener el crecimiento económico a medida que la fuerza laboral se reduce.

11-05-2021 21:23

Los nacimientos de China cayeron el año pasado a su nivel más bajo en casi seis décadas en medio de la pandemia de coronavirus, con lo que la curva de crecimiento demográfico del país alcanzaría su punto más alto en los próximos cinco años, y lo que presiona a Pekín para que emprenda reformas destinadas a mantener el crecimiento económico a medida que la fuerza laboral se reduce.

El año pasado había 1.412.000 millones de personas en China, según los resultados de un censo que se realiza cada una década, un aumento de 5,38% frente a la década anterior, pero ligeramente por debajo de proyecciones oficiales previas. El crecimiento promedio anual de la población de 0,53% en la última década fue el más lento desde la década de 1950.

La población de China se ha urbanizado y educado mucho más en la última década, tendencias que deberían permitir a la segunda economía más grande del mundo continuar expandiéndose incluso después de que su población alcance su punto máximo. Para seguir siendo un motor del crecimiento mundial, China requerirá un gran aumento en el gasto en pensiones y salud, y más inversión en educación e infraestructura para aumentar la productividad.

Como lo imaginó Menem: China planea vuelos desde la estratósfera a distintas partes del mundo 

Un crecimiento más lento de la población significa que esta podría alcanzar su punto máximo antes de 2025, según estimaciones de Bloomberg Economics. En general, los demógrafos proyectan que India superará a China como la nación más poblada del mundo en algún momento de la próxima década, aunque la economía de China seguirá siendo mayor, ya que que sus trabajadores son más productivos.

La cantidad de niños nacidos en el país el año pasado cayó a 12 millones, informó el martes la Oficina Nacional de Estadísticas, por debajo de los 14,65 millones de chinos nacidos en 2019 y la cifra más baja desde 1961, cuando el país luchaba tras una hambruna que cobró la vida de decenas de millones de personas.

A pesar de que China contuvo rápidamente el brote de coronavirus y la economía volvió a crecer el año pasado, su fertilidad fue un reflejo de la de otros grandes países, como Estados Unidos, donde los nacimientos se desplomaron luego de que las dificultades económicas y sociales mermaran el deseo de las personas de tener hijos.

Según el censo, la proporción de la población activa –aquellos entre 15 y 59 años– se redujo a 63,4% en 2020 frente a más de 70% de una década atrás. Los residentes de 60 años y más representaban el 18,7% de la población en 2020, frente al 13,3% de 2010.

Acciones de Tesla caen ante señales de problemas en China

El gobernante Partido Comunista se ha estado preparando para alcanzar un pico en la población desde la década de 1970, cuando las tasas de fertilidad del país comenzaron a disminuir debido al aumento de los ingresos y las políticas de restricción de la natalidad.

En el último censo publicado en 2011, China declaraba la victoria sobre el rápido crecimiento de la población, considerado durante mucho tiempo una amenaza para la capacidad del país de satisfacer sus propias necesidades en productos como el arroz y el maíz. Pero la desaceleración de la población ha sido más rápida de lo que esperaban las autoridades: en 2017, Pekín proyectó que la población sería de 1.420 millones en 2020.

La política de nacimientos se flexibilizó en 2016 para permitir que más familias tuvieran hasta dos hijos, lo que hizo que la proporción de la población de 14 años o menos aumentara levemente a 18%, frente al 16,6% de la década anterior, mostró el censo.

Investigadores del banco central pidieron recientemente una completa relajación de las restricciones de natalidad, pero el aumento de los costos de crianza de los hijos, combinado con un cambio en las preferencias de las personas por familias más pequeñas que también se ha observado en otros países de Asia oriental, sugiere que la reforma no cambiaría las tendencias generales de fertilidad.