Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
martes 22 de octubre de 2019 | Suscribite
BLOOMBERG / CRISIS EN VENEZUELA
lunes 11 marzo, 2019

La crisis energética en Caracas pone en peligro el suministro de agua

La sequía llegó a Caracas el lunes a medida que la crisis eléctrica de Venezuela sacara de juego a las empresas públicas de suministro de agua, arriesgando así el suministro para 5,5 millones de personas, muchas de las cuales se vieron obligadas a cargar baldes de agua sucia de un río cercano.

Galería de imágenes

Fabiola Zerpa y Alex Vasquez


Fotogalería
WaterShortage_Becerra-5894.jpg Foto: Photographer: Carlos Becerra
lunes 11 marzo, 2019

La sequía llegó a Caracas el lunes a medida que la crisis eléctrica de Venezuela sacara de juego a las empresas públicas de suministro de agua, arriesgando así el suministro para 5,5 millones de personas, muchas de las cuales se vieron obligadas a cargar baldes de agua sucia de un río cercano. El servicio era intermitente en tiempos normales y casi inexistente en grandes franjas de la capital, por los que expertos vieron pocas esperanzas de su normalización.

Caracas está a 900 metros sobre el nivel del mar y el agua proviene del sistema de embalse Tuy y sus estaciones de bombeo. Estas dependen de un suministro eléctrico confiable de 2.000 megavatios, dijo Norberto Bausson, quien fue director de la empresa estatal de servicios públicos Hidrocapital en la década de 1990. "A esta mañana, el sistema aún no se había reiniciado", dijo Bausson el lunes. "El suministro de agua para la ciudad está en riesgo".

El sistema de agua, problemático durante años, estuvo colgando de un hilo durante meses. Los militares, que disfrutan de muchas franquicias económicas otorgadas por Maduro, se apoderaron de su distribución.

La crisis energética, y ahora la crisis del agua, están poniendo a prueba la posición del presidente Nicolás Maduro. El líder de la oposición, Juan Guaidó, está tratando de tomar el poder después de que Maduro se reeligiera en un proceso percibido ampliamente como fraudulento; su principal argumento es el deterioro generalizado después de seis años del gobierno de Maduro. El hambre es rampante en la nación. Su infraestructura ha decaído a niveles críticos.

Franquicia del ejército

El sistema de agua, problemático durante años, estuvo colgando de un hilo durante meses. Los militares, que disfrutan de muchas franquicias económicas otorgadas por Maduro, se apoderaron de su distribución, monopolizando un comercio lucrativo a medida que los embalses se vacían, las tuberías rotas inundan los vecindarios y un personal abrumado se marcha. Aquellos que pueden pagar por suministro fresco a menudo lo pagan.

Pero ahora, cualquier tipo de agua limpia es escasa. La falta de mantenimiento significa que las plantas de energía de respaldo en las represas alrededor de Caracas no funcionan, dijo Bausson. Los sistemas de distribución en estados como Zulia en el oeste, Cojedes y Aragua en el centro y Anzoátegui en el este dependen de la red eléctrica nacional, la cual se dañó la semana pasada.

Agua sucia

Cerca de los barrios marginales de San Agustín, en la parte occidental de Caracas, un anciano arrastraba un carrito por una carretera principal con tres barriles plásticos de agua el lunes. Dos niños huesudos corrían con dos contenedores de plástico vacíos en cada mano para llegar a la larga fila de personas que, como el anciano, llenaban contenedores de una tubería rota que fluía hacia el contaminado río Guaire.

Las personas se empujaban entre sí para llenar los contenedores. Algunos iban descalzos, metiéndose en el río fétido que atraviesa la capital. El olor era nauseabundo. Los residentes dijeron que habían estado sin agua dulce desde la semana pasada, y la electricidad llegó apenas el domingo. "Es la primera vez que tenemos que hacer esto, pero nos hemos quedado sin el agua que teníamos en contenedores", dijo Judirisbeth Ramos. "Sabemos que no podemos beber esta agua, pero al menos sirve para bañarnos".

Probabilidades

José Yépez, un barbero de 39 años, se sentó en la orilla del Guaire, sin camisa y con cuatro recipientes de plástico de cinco litros. Dudó, observando a los que peleaban por el agua."No sé si llevar agua, porque tengo dos niñas pequeñas de 4 y 2 años, y me temo que se enfermarán", dijo. “Los hospitales no están funcionando. Compramos agua para beber, pero ya no la tenemos para bañarnos. Pero esto está muy sucio".

Dos policías controlaban el tráfico y los niños competían para ver quién podía levantar más litros y subir las escaleras empinadas más rápido para llegar a casa. Cerca de allí, residentes enojados salieron a las calles para realizar una protesta improvisada, bloqueando el escaso tráfico en una de las arterias principales de la ciudad, batiendo contenedores vacíos y cantando. Cientos de residentes descendieron de los tugurios de las colinas cercanas, sosteniendo baldes mientras gritaban: "queremos agua y electricidad". Los miembros de la guardia nacional, que se despliega para reprimir la disidencia interna, aparecieron en un equipo antidisturbios para dispersarlos.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4790

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.