jueves 12 de diciembre de 2019 | Suscribite
BLOOMBERG / Opinión
martes 24 septiembre, 2019

Estados Unidos es una influencia corruptora en Ucrania

El escándalo por los esfuerzos de Donald Trump para presionar a Ucrania a que investigue a su rival político, Joe Biden, podría no tener consecuencias para el presidente de Estados Unidos.

Leonid Bershidski

Dimisión. Trump aceptó la renuncia de su consejero en Seguridad Nacional, John Bolton, a su lado. Foto: DPA
martes 24 septiembre, 2019

El escándalo por los esfuerzos de Donald Trump para presionar a Ucrania a que investigue a su rival político, Joe Biden, podría no tener consecuencias para el presidente de Estados Unidos. Sin embargo, podría socavar una oportunidad histórica para que el nuevo liderazgo de Ucrania limpie su nombre.

Varios medios de comunicación estadounidenses informaron esta semana que Trump ordenó a su administración en julio retener cerca de US$400 millones en ayuda militar a Ucrania. Más tarde ese mes, presuntamente presionó al presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskiy, para que investigara la supuesta participación del líder demócrata Joe Biden y su hijo Hunter en el tráfico de influencias en Ucrania. Esto es un problema para Trump en caso que alguien pueda demostrar una intención de corrupción, es decir, que el mandatario usó recursos del estado como palanca para lograr sus objetivos personales de campaña.

Naturalmente, Trump lo niega. Y tiene argumentos válidos en su defensa. Por un lado, puede decir que tenía razones legítimas para retrasar la ayuda. En ese momento, por ejemplo, compañías chinas estaban a punto de comprar una participación mayoritaria en Motor Sich, el fabricante ucraniano de motores para aviones y misiles, un acuerdo que Estados Unidos había tratado intensamente de bloquear. Ese sería un motivo creíble para retener la ayuda. Además, Trump liberó el pago el 11 de septiembre, sin condiciones aparentes. Por lo tanto, la corrupción será difícil de demostrar con cualquier norma jurídica.

Ahora bien, la corrupción a menudo no opera de manera explícita. Enfrentado a un retraso en la ayuda militar de EE.UU., por un lado, y a la solicitud de Trump de una investigación a Biden por el otro, Zelenskiy podría haber comprendido lo que se le pedía. Lo mismo ocurre con el caso Biden. Un rico empresario ucraniano contrató al hijo del vicepresidente de EE.UU. para formar parte del directorio de su compañía de gas natural. ¿Podría el liderazgo de Ucrania no entender, sin que se le diga, que llevar a cabo una investigación de lavado de dinero sobre ese empresario podría tener repercusiones en las relaciones con la administración estadounidense?

Putin habría hecho una oferta a Trump sobre Ucrania en la cumbre

Érase una vez, un pueblo en la antigua Unión Soviética que creía que las cosas funcionaban de una forma diferente en Occidente, que las empresas y el gobierno operaban en gran medida de manera legítima, según reglas transparentes. Esta ilusión se disipó rápidamente cuando se derribaron los muros. El conocimiento occidental demostró ser mucho más que tecnología y estándares de rendición de cuentas. Décadas de interacción en el mundo real de los guiños, los empujones, las amenazas veladas y la revelación de nombres ayudaron a que los regímenes postsoviéticos fueran tan cínicos y carentes de principios como lo son.

Ahora, la gente en el mundo occidental asume automáticamente que cualquier cosa postsoviética es sospechosa. A quienes informan sobre el último escándalo político de EE.UU. no les importa si Zelenskiy cedió a lo que perciben como presión interesada por parte de Trump. Se supone que podría hacerlo. Después de todo, ¿no es Ucrania corrupta de principio a fin?

Sin embargo, todo el reclamo de legitimidad de Zelenskiy, la razón por la que fue elegido, se basa en su promesa de convertir una nación profundamente corrupta en una en la que todos, desde funcionarios hasta ciudadanos comunes, ignoren todos los guiños y los empujones. El lunes, Zelenskiy anunció en Facebook una línea directa a la que los ucranianos pueden llamar cuando alguien intente extorsionarlos u ofrecerles un soborno. "Nunca superaremos la corrupción si cierran los ojos", exhortó a los ciudadanos.

Estados Unidos y Occidente en general deberían tomar las promesas de Zelenskiy al pie de la letra y ayudarlo a lograr su objetivo de limpiar Ucrania. Esto implica mantenerse al margen de la política ucraniana (y de las empresas conectadas a nivel político) y mantener las comunicaciones oficiales claras y públicas, con condiciones de ayuda y otro tipo de apoyo siempre enunciadas, de modo que tanto el gobierno como los ciudadanos comunes puedan comprenderlas. Por el contrario, Estados Unidos está aplacando el liderazgo de Ucrania al arrastrar a Zelenskiy a su propia política tóxica.

Ucrania necesita un respiro para arreglarse y, en caso de no lograrlo, nunca será un socio confiable para Occidente. El escándalo actual no está ayudando. Cuanto antes se acabe, mejor para Ucrania.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4841

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.