4th de March de 2021
BLOOMBERG
13-04-2020 17:39

El futuro de la protesta pública tras la pandemia: S. L. Carter

Entonces, a la luz de la pandemia de coronavirus, ¿cuál es el futuro de las protestas públicas? En la década de 1960, Estados Unidos prácticamente se caracterizaba por las manifestaciones masivas contra Jim Crow y la Guerra de Vietnam. En los últimos años, la gente ha marchado por las calles con tanta frecuencia, y en nombre de tantas causas diferentes, que nadie podría hacer un seguimiento. En un ensayo publicado justo antes de que comenzara la emergencia, el académico en temas legales Richard

Stephen Carter
13-04-2020 17:39

Entonces, a la luz de la pandemia de coronavirus, ¿cuál es el futuro de las protestas públicas? En la década de 1960, Estados Unidos prácticamente se caracterizaba por las manifestaciones masivas contra Jim Crow y la Guerra de Vietnam. En los últimos años, la gente ha marchado por las calles con tanta frecuencia, y en nombre de tantas causas diferentes, que nadie podría hacer un seguimiento. En un ensayo publicado justo antes de que comenzara la emergencia, el académico en temas legales Richard Thompson Ford advierte que las manifestaciones públicas se han vuelto tan comunes que estamos sufriendo de "agotamiento de las protestas".

Bien, hay mucho de todo eso.

Las órdenes de quedarse en casa han vaciado las calles. El otro día, en una manifestación en Hartford, Connecticut, la gente permaneció en sus automóviles todo el tiempo. Los progresistas lamentan la forma en que el confinamiento les impide organizarse en torno a la política electoral. Aunque un pequeño grupo de activistas está exigiendo el derecho a protestar públicamente, pocas personas parecen ansiosas de salir por algo tan mundano como mostrar solidaridad con una causa.

Y mientras, sin duda, muchas personas están demasiado ocupadas buscando toallas de papel como para preocuparse mucho por la última causa, el uso vertiginoso tanto de Internet en general, como de las redes sociales en particular, seguramente presagia una aceleración rápida de la tendencia a protestar en línea. Lo que a menudo se llama "activismo hashtag" tiene defensores y críticos, pero lo que está claro es que se puede saber mucho menos sobre el nivel de entusiasmo por una causa cuando se retuitea que cuando se invierte tiempo y energía en marchar por las calles.

Esa es una de las razones por las cuales muchos que podrían sentirse conmovidos por la pasión de la protesta pública no se ven afectados por el activismo digital. Claro, una multitud en línea podría asustar de vez en cuando a un editor para que cancele un libro controvertido, o conseguir que un decano universitario condene una declaración impopular por parte de un miembro de la facultad. Pero aparte de hacer que el fantasma de Joe McCarthy se ría con aprobación, todo esto es algo contenido.

Sí, una campaña de redes sociales puede ser un paso importante hacia la organización de movimientos más grandes de activismo. Sí, de vez en cuando, al igual que con #MeToo, lo que comienza en línea podría provocar un movimiento con consecuencias nacionales. Pero en su mayoría, las protestas digitales son distintas de las físicas por la razón más importante: son más fáciles de ignorar.

Sin embargo, el activismo hashtag es nuestro futuro a corto plazo, y posiblemente también es nuestro futuro a largo plazo. Incluso después de que terminen los confinamientos, pasará algún tiempo antes de que una pluralidad de posibles manifestantes de izquierda o derecha esté lista para marchar por amplias avenidas como antaño, con los brazos unidos y las voces alzadas.

En su ensayo clásico de 1967 sobre la teoría de la protesta, el economista Kenneth E. Boulding señaló que los manifestantes tienden a tener en mente una recompensa particular. Hacen un cálculo: correr tanto riesgo a cambio de esta posibilidad de recompensa. El riesgo importaba. Boulding escribió en una época en que la protesta evocaba imágenes de valientes manifestantes enfrentando a la policía con equipo antidisturbios o, incluso, a la Guardia Nacional. El riesgo incluía la posibilidad de arresto o algo peor. Si la recompensa potencial no justificaba el riesgo, la demostración no se llevaba a cabo. Al mismo tiempo, la aceptación del riesgo es en sí misma un arma poderosa en manos del activista. Hay una razón por la cual esos perros policiales en Birmingham siguen siendo una parte poderosa de nuestra memoria nacional más de medio siglo después.

Pero cuando la protesta es en línea, unirse es fácil y el riesgo es bajo. Todo lo que se requiere es un solo clic para retuitear antes de volver a lo que sea que se estaba haciendo antes. Hay pocos incentivos para sopesar mucho el riesgo versus la recompensa.

Entonces, mientras el activismo se adhiera a las redes sociales, deberíamos esperar más protestas, sobre una mayor variedad de temas. Lo que no debemos esperar es que las protestas sean efectivas. Mientras más haya, menos efectiva será cada una de ellas. Además, en un mundo donde la primera prioridad de la mayoría de las personas es mantener a sus familias seguras, cada vez menos personas las notarán.

De hecho, hay agotamiento de las protestas.

Sin duda, incluso durante la emergencia, es posible protestar. Una manifestación reciente en São Paulo y Río de Janeiro consistía en pararse en las ventanas y golpear ollas y sartenes al unísono. O considere la protesta de Hartford que mencioné anteriormente. Lo que sucedió fue esto: alrededor de 50 automóviles se reunieron fuera de la residencia oficial del gobernador para exigir la liberación de reclusos de la prisión estatal para ayudarlos a evitar el virus. Según el New Haven Register, los conductores mantuvieron el distanciamiento social: "Se quedaron en sus autos, bloquearon el tráfico en Prospect Avenue y tocaron la bocina sin parar durante unos 45 minutos antes de que llegara la policía para terminar la protesta".

Pero si estos ejemplos representan el futuro de la protesta pública, entonces la protesta pública tiene un grave problema. Estas estrategias no son de las que convencen a los escépticos a ponerse de su lado. En un nuevo artículo importante, los científicos sociales Matthew Feinberg, Robb Willer y Chloe Kovacheff muestran que, aunque las tácticas "extremas" de los manifestantes como, por ejemplo, bloquear el tráfico, destrozar bienes o involucrarse en una retórica provocadora tienden a aumentar la cobertura de noticias de las manifestaciones en sí mismas, también tienden a disminuir el apoyo popular al movimiento. Por lo tanto, es probable que levantar la voz para ser escuchado por una nación temerosa de salir de casa sea contraproducente.

Sí, podemos imaginarnos un grupo más disciplinado de activistas que salgan a las calles debidamente enmascarados para evitar el contagio y cada uno separado de los demás por la distancia especificada. Sin embargo, ahora nos encontramos con un problema diferente: en la docena de estados que prohíben el uso de máscaras en público, los manifestantes probablemente estarían cometiendo un delito.

Todo esto quiere decir que el futuro de la protesta pública podría ser bastante sombrío. Y para una nación forjada en gran medida por la disidencia, eso es un problema.

En esta Nota