28th de February de 2021
BLOOMBERG
08-05-2020 20:46

El S&P se eleva en medio de la peor temporada de ganancias

En su última hazaña de levitación, las acciones estadounidenses están a punto de lograr su mayor repunte para la temporada de ganancias en seis años.

Lu Wang (News) y Vildana Hajric
08-05-2020 20:46

En su última hazaña de levitación, las acciones estadounidenses están a punto de lograr su mayor repunte para la temporada de ganancias en seis años.

Impresionante, o ridículo, dependiendo de su opinión, considerando que sucedió mientras las compañías estadounidenses informaban una caída de ganancias de 16%, la peor desde la crisis financiera. Desde que las empresas comenzaron a revelar resultados, el S&P 500 ha subido 6%, el máximo en este punto del ciclo desde 2014, y el segundo más alto desde 2009. Subió un 3,5% esta semana, extendiendo una ganancia desde marzo al 30% y empujando a Amazon.com Inc. y Netflix Inc. a récords.

De repente, un repunte que los expertos insistían mostraba todas las características de estar condenado comienza a parecerse al tipo de avance que resulta permanente. Si bien las alzas de 20% que se revierten rápidamente son comunes en los mercados bajistas, las ganancias de 30% solo se han desmoronado dos veces: ambas en la era de 1929-1932, según oug Ramsey de Leuthold. De los 22 mercados bajistas cíclicos anteriores en los últimos 120 años, todos menos uno podrían haber sido “declarados muertos” cuando las ganancias superaron el 30%, escribió en un informe.

“Eso es lo que diría la ganancia porcentual, que las probabilidades están sesgadas a favor de que sea un mercado alcista solo en virtud del tamaño de la medida”, dice Ramsey, director de inversiones de la firma. “Pero no es normal”.

Si el mínimo del 23 de marzo se mantiene, la caída de 33 días y 34% desde el máximo de febrero marcaría el mercado bajista más corto registrado.

Mientras que la tecnología captura toda la atención, hay evidencia de que otro compañero de confianza de los alcistas, la Reserva Federal, es la verdadera razón del progreso. En un momento en que la demanda se evapora a medida que millones de trabajadores pierden sus puestos de trabajo y las bancarrotas se multiplican, las empresas con el crédito más difícil no dejarán de subir en el mercado de valores. Las pequeñas capitalizaciones acaban de reunir una tercera semana de ganancias y las empresas con el mayor riesgo de incumplimiento están superando a las que tienen la mejor salud crediticia por un factor de cinco durante el periodo.

Todo esto mientras la economía se dirige a lo que probablemente sea la recesión más profunda en al menos ocho décadas, cuando más de un tercio de las empresas del S&P 500 retiraron su orientación financiera, y las recompras y los dividendos se están reduciendo en miles de millones de dólares.

La mano de la Fed es visible en todos los puntos de inflexión. Días después de acelerar las compras de bonos a mediados de marzo, el índice de referencia de renta variable detuvo un descenso de 34% en cinco semanas. Cuando la Fed anunció sus planes para comprar ETF de bonos a principios de abril, las acciones cobraron impulso adicional, bajo el liderazgo de las compañías con finanzas inestables o las más afectadas por la pandemia, como la energía y los minoristas.

En cuanto al impacto en la temporada de ganancias, considere un modelo desarrollado por Bank of America, que rastrea las relaciones precio-ganancias del S&P 500 en momentos como ahora, cuando las ganancias son casi imposibles de predecir. Históricamente, cuanta más incertidumbre haya sobre las ganancias futuras, menos estarán dispuestos a pagar los inversionistas por las acciones, según estrategas liderados por Benjamin Bowler.

Actualmente, ese no es el caso. La confusión sobre lo que las empresas informarán en este momento es más pronunciada que en cualquier otro momento desde la crisis financiera. Pero a 22 veces el pronóstico de ganancias, el S&P 500 se cotiza a un múltiplo no visto desde la burbuja de las puntocom.

“Las acciones están apostando a una recesión corta récord (a pesar de los pronósticos de casi lo peor de la historia) o a que la Fed compre acciones, creyendo que los fundamentos no importan”, escribió Bowler en una nota a principios de esta semana. “Puede haber un momento para coinvertir en acciones con la Fed, pero seguramente será a precios más bajos”.

Esa idea, que después de un repunte de US$2 billones que la Fed comprará acciones, sorprende a muchas personas.

“Es un juego peligroso”, dice Chris Gaffney, presidente de mercados mundiales en TIAA. “No se lucha contra la Fed, pero tratar de predecir lo que sucederá es peligroso, especialmente cuando se apuesta por algo que nunca se ha hecho”.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, tiene poco apetito para invertir directamente en acciones y, en cambio, podría imponer la carga al Congreso, dijo.

Pero no todos descartan la posibilidad. Según Vincent Deluard, macroestratega global en INTL FCStone, es probable que la Fed eventualmente tenga que ingresar al mercado de valores. Las empresas con problemas de liquidez que se alejan de las recompras dejarán una brecha permanente de más de US$500.000 millones en el panorama de la oferta y la demanda de capital, dice, y el envejecimiento demográfico también significa menos compra de acciones.

“Solo veo un actor posible, y es la Fed. Estoy seguro de que está allí, pero está a un precio más bajo”, dice Deluard en el podcast de Bloomberg “What Goes Up”.

En ausencia de algo así, ¿algún argumento de valoración justifica las acciones a estas alturas? Hay uno, aunque rara vez ha sido más controvertido: la metodología a veces llamada modelo de la Fed, que compara las ganancias corporativas con los rendimientos de los bonos. Según esa medida, el rendimiento de las ganancias del S&P 500, la cantidad de ganancias que obtiene en relación con los precios de las acciones, está más de 4 puntos porcentuales por encima de los pagos de los bonos del Tesoro a 10 años. En igualdad de condiciones, muestra que las acciones tienen mejores precios que el 92% del tiempo desde 1990.

La ventaja en valor relativo es un gran caso alcista para estrategas como JPMorgan Marko Kolanovic. “Estimamos que el impacto de la flexibilización de la Fed tanto en las tasas como en el crédito compensa con creces el impacto temporal en las ganancias corporativas al valorar el mercado estadounidense a través de ganancias descontadas”, escribió Kolanovic en una nota del jueves. Su equipo aconsejó a los inversionistas favorecer los activos de riesgo como el crédito y las acciones, y dijo que es probable que el S&P 500 alcance un máximo histórico en el primer semestre de 2021.