29 oct 2020
BLOOMBERG
lunes 12 octubre, 2020

Elecciones de EE.UU. también afectan la industria de los viajes

Resulta que la incertidumbre fiscal que rodea a las presidenciales puede reducir las ventas en más de un 30% en comparación con un año normal, lo que a algunas empresas les cuesta miles de millones de dólares en ingresos perdidos.

Brandon Presser

Donald Trump And Joe Biden Participate In First Presidential Debate Foto: Photographer: Scott Olson/Getty Images

Hace diez años, Dan Sherman podría haberle dicho que el turismo iba a hundirse en 2020. Pero Sherman no es un epidemiólogo con una bola de cristal. Es un veterano de la industria de viajes que ha estado observando las tendencias de reservas durante el tiempo suficiente para saber que las recesiones económicas ocurren en ciclos predecibles de cuatro años.

Resulta que la incertidumbre fiscal que rodea a las elecciones presidenciales de EE.UU. puede reducir las ventas en más de un 30% en comparación con un año normal, lo que a algunas empresas les cuesta miles de millones de dólares en ingresos perdidos.

Sherman, director de marketing de Ski.com, se libra del problema con relativa facilidad. Los esquiadores son viajeros comprometidos que los profesionales del marketing hotelero consideran casi inquebrantables; sin embargo, todavía hay pequeños signos de devoción menguante. “Normalmente, la mitad de nuestras reservas se completan antes del Día de Acción de Gracias”, explica Sherman.

Pero durante los últimos cuatro años de elecciones presidenciales, dice que sus ventas para el día de las elecciones han caído 8,33% y siguen siendo 6,38% más bajas que otros años en Acción de Gracias. “Independientemente de circunstancias como el covid, la economía o las personalidades que se postulan para la presidencia, la industria de viajes siempre ve una recesión durante un año electoral”, dice.

Los números se vuelven más dramáticos cuando se observan los patrones de reserva convencionales, como las escapadas de invierno a los trópicos.

Brady Binstadt, vicepresidente de la consultora de viajes de alta gama Journey Mexico, dice que sus ventas del tercer trimestre cayeron un 34% interanual antes de las elecciones de 2016. Los viajes grupales fueron su segmento más afectado, con una caída de 43%, mientras que su negocio enfocado en individuos de altísimo patrimonio neto cayó solo 4%.

“En años electorales normales, la gente siempre piensa que las políticas de los candidatos afectarán su chequera”, dice Sherman. Esto crea “un mayor temor a un cambio en la economía”.

Tanto Ski.com como Journey Mexico son miembros del consorcio de agencias de viajes Virtuoso, que, entre sus 20.000 asesores y 1.800 socios, vendió transacciones por valor de US$30.000 millones en 2019. Al examinar el impacto de las últimas tres elecciones presidenciales estadounidenses en las reservas de viajes, la directora gerente de relaciones públicas de Virtuoso, Misty Belles, descubrió que el crecimiento constante de dos dígitos de la compañía se redujo a aproximadamente 3% en los años electorales, lo que indica más de US$4.000 millones en ingresos perdidos proyectados para 2020, una cifra que no incluye las pérdidas relacionadas con el covid.

Belles atribuye eso más a la inestabilidad del mercado en el año electoral que a los cambios legislativos propuestos, aunque los dos están entrelazados. Una razón por la que los comerciantes esperan volatilidad en el período previo a una elección son los cambios anticipados en la política fiscal y regulatoria. Los picos y las caídas diarias del mercado de valores afectan directamente el gasto de las personas ricas, dice.

La caída tiende a comenzar tres meses antes de una elección y dura semanas después de que se declaran los resultados, cuando las acciones se mueven dos veces más violentamente y se espera pérdidas promedio del S&P de 1,8% después del 3 de noviembre.

Tom Foley, vicepresidente sénior de la empresa de tecnología de marketing hotelero Inntopia, cree que la caída de los viajes en el año electoral también es una cuestión de mentalidad.

“Los consumidores se distraen mucho en el período previo a una elección”, dice, y explica que los posibles votantes se consumen tanto en los temas que dejan de pensar en planes futuros. Existe una excepción, según los datos de Belles: los viajes de vacaciones de fin de año, que tienen un impacto menor en comparación con otros tipos de viajes.

No importa por qué los viajes bajan durante los ciclos electorales, el efecto no termina el día en que se cuentan los votos. Los retrasos en el gasto continúan durante el período de la falta de convicción y los primeros días de una nueva Administración, independientemente de si un demócrata o un republicano toma el control de la Casa Blanca. Después de los primeros 100 días de un nuevo mandato presidencial, explica Belles, los clientes están listos para poner su mirada en las tan necesarias vacaciones de verano.

Y hay otro punto positivo con el que las empresas de viajes suelen contar: las reservas de último minuto en octubre, que Belles ha denominado “escapadas electorales”.

“La gente ya estaba harta de la confusión en octubre y los vemos haciendo escapadas breves para distanciarse del ruido”, señala Belles. Señala aumentos en las reservas de 3 a 5 días por parte de viajeros de la generación X y de los mileniales, generalmente a países vecinos como México y el Caribe.

Este año, ese no será el caso. El virus y sus efectos en la economía, así como las altas apuestas asociadas con la contienda de este año, frenarán las fugas electorales para todos, excepto para los viajeros más comprometidos.

Pero Sherman ve razones para creer que las reservas pueden mejorar después de que se declaren los resultados, dependiendo del ganador. “La gente está esperando a ver quién es elegido debido a las políticas para el covid de cada candidato”, dice. “Si Biden gana, habrá más confianza en que las condiciones mejorarán”.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5163

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.