viernes 20 de mayo de 2022
BLOOMBERG Pandemia de coronavirus
16-12-2021 18:08

Ómicron arruina los planes para el regreso al trabajo presencial en Estados Unidos

Cuando parecía que las empresas estadounidenses estaban en camino hacia la normalidad, una nueva ola de incertidumbre relacionada con el covid empezó a cambiar los planes de los negocios desde Wall Street hasta Silicon Valley.

16-12-2021 18:08

Cuando parecía que las empresas estadounidenses estaban en camino hacia la normalidad, una nueva ola de incertidumbre relacionada con el covid empezó a cambiar los planes de los negocios desde Wall Street hasta Silicon Valley.

Las fiestas navideñas en Manhattan se están cancelando y los bancos lidian con nuevos brotes a medida que se propaga la variante Ómicron. Mientras tanto, Citigroup Inc. les dijo a los empleados del área metropolitana de la ciudad de Nueva York que, de ser posible, trabajen desde casa durante las vacaciones, y JPMorgan Chase & Co. cambió su gran conferencia de salud de San Francisco a una versión en línea después de que las principales empresas de biotecnología se retiraran del evento.

Apple Inc. y Google de Alphabet Inc. pospusieron indefinidamente sus fechas de regreso a la oficina.

El resurgimiento más reciente del virus está poniendo a los jefes entre la espada y la pared al tener que decidir entre la seguridad de los empleados y los planes de cambio constante para el trabajo de oficina, los viajes de negocios y las reuniones sociales después de casi dos años de caos por el covid.

La OMS advierte de no subestimar amenaza de ómicron, presente en 77 países
 

Al mismo tiempo, muchos estadounidenses han reanudado en gran medida las actividades normales de su vida personal, desde salir a cenar hasta asistir a grandes eventos, creando una discordancia entre lo que sucede en el trabajo y en el hogar.

Para un ejemplo de la situación caótica no es necesario buscar más allá de Wall Street, donde los ejecutivos bancarios han estado ansiosos por reabastecer las torres de oficinas con trabajadores. Pero Nueva York actualmente lidia con un aumento de casos de virus, con modelos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) que estiman que la variante ómicron podría representar un 13% de las infecciones de covid-19 en el área y en Nueva Jersey. La semana pasada, Jefferies Financial Group Inc. le dijo a los banqueros que regresarían al trabajo remoto después de que la empresa vio un aumento en los casos después de las vacaciones de Acción de Gracias.

Morgan Stanley también reportó brotes recientes en sus oficinas de Nueva York, según personas familiarizadas con el asunto. El banco, donde los trabajadores suelen sentarse en un formato de oficina abierta, ha exigido que los empleados estén vacunados, pero no tiene un mandato de máscara. Un portavoz de la empresa se negó a comentar.

Megacontagio de Covid-19 en varias fiestas en Córdoba: temen 110 casos de ómicron
 

El director ejecutivo James Gorman causó sensación este verano cuando amonestó a su personal y argumentó que si podían ir a un restaurante, podrían regresar a la oficina. Su argumento reflejaba una realidad creciente para muchos de los altos mandos de Wall Street: estaban listos para volver a la normalidad y estaban cansados de que los trabajadores se resistieran.

Ahora, solo unos meses después, Gorman está cantando una melodía diferente. “Me equivoqué en esto”, dijo en una entrevista con CNBC esta semana. “Todos siguen buscando su camino, y de repente llega la variante Ómicron. Quién sabe, tendremos pi, tendremos theta y épsilon, y eventualmente nos quedaremos sin letras del alfabeto. El virus sigue siendo un problema”.

Una posible razón por la que Gorman se equivocó: las nuevas infecciones entre los vacunados fueron más comunes de lo esperado durante el reciente aumento de la variante delta, lo que significa que las empresas que exigían vacunas no estaban tan protegidas como pensaban.

En Barclays Plc, algunos equipos han dejado de lado sus fiestas navideñas y la firma ha visto un repunte en los casos en sus oficinas de Nueva York. Algunas reuniones navideñas de Goldman Sachs Group Inc. se han pospuesto, mientras que han surgido casos en varias oficinas en el noreste. Sin embargo, muchos empleados todavía están en la oficina: el director ejecutivo, David Salomón, publicó el miércoles una foto en Instagram que mostraba el vestíbulo de la sede del banco en el bajo Manhattan, donde las vacunas son obligatorias, lleno de personal portando cubrebocas y asistiendo a un bazar navideño.

Las interrupciones se producen justo cuando los estadounidenses se preparan para los viajes navideños y las reuniones familiares, y hay pocos indicios de que esos planes hayan cambiado. Southwest Airlines Co. señaló que espera que los aviones estén normalmente llenos durante las próximas vacaciones y que las reservas de placer para viajes en diciembre superaron sus expectativas.

“La aerolínea no ha observado ningún impacto notable en la demanda de viajes relacionada con la variante Ómicron”, dijo la compañía en un comunicado el miércoles.

Incluso cuando la gente llena restaurantes, bares y estadios de fútbol en su tiempo libre, los empleadores son responsables de hacer lo correcto en nombre de sus trabajadores, dijo William Schaffner, profesor de enfermedades infecciosas en la Universidad de Vanderbilt.

En Silicon Valley, la agitación está retrasando el regreso a la normalidad para los gigantes tecnológicos, muchos de los cuales han adoptado permanentemente la flexibilidad en el trabajo al tiempo que compiten por mantener su fuerza laboral. El miércoles, Apple pospuso su fecha de regreso a la oficina del 1 de febrero a una fecha “aún por determinar”. De igual forma, Google y Uber Technologies Inc. renunciaron a definir un plazo formal.

El enfoque fortuito durante el curso de la pandemia podría dificultar que los empleadores eventualmente persigan a los trabajadores para que regresen a la oficina cuando las empresas estén realmente preparadas. Google estableció y restableció las fechas de regreso tantas veces que los empleados dejaron de tomarlas en serio. “Cada ves que se establecía una fecha, se convirtía en una especie de broma”, dijo Jeffrey Yaskin, líder tecnológico del equipo de plataforma web de Google Chrome.

Adoptar un enfoque gradual, en lugar de fijar una fecha para que todos regresen, podría ser la mejor política, dijo Sandy Nelson, especialista en enfermedades infecciosas del Hospital General de Massachusetts. Los científicos aún no saben exactamente qué tan transmisible es ómicron, la gravedad de la enfermedad que produce o qué tan bien resisten las vacunas y las terapias existentes, indicó. “Hay momentos en que los riesgos son demasiado altos o desconocidos, por lo que no se justifica correr estos riesgos”, concluyó Nelson.