lunes 06 de julio de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG
miércoles 8 abril, 2020

Pandemia no es momento para ley de infraestructura: R. Ponnuru

El gasto en infraestructura es la causa bipartidista que de alguna manera nunca sucede. El momento nunca es del todo correcto.

Ramesh Ponnuru

Bloomberg Default Foto: Bloomberg
miércoles 8 abril, 2020

El gasto en infraestructura es la causa bipartidista que de alguna manera nunca sucede. El momento nunca es del todo correcto.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tuvo la oportunidad de lograr la aprobación de una ley de infraestructura al comienzo de su presidencia. Los líderes demócratas del Congreso dijeron que estaban interesados en trabajar con él en dicho proyecto. Sin embargo, los líderes republicanos del Congreso, aunque dijeron que también estaban abiertos a ello, tenían otras prioridades. De todos modos, la nueva administración no estaba segura de lo que quería de un proyecto de ley. La revocación de Obamacare y una reducción de impuestos vendrían primero.

El momento económico tampoco era el propicio. La creación de empleos fue el motivo para muchos partidarios del gasto en infraestructura. Pero con el desempleo en mínimos de 70 años, el proyecto de ley, principalmente, habría movido a los trabajadores desde otros trabajos.

Entonces pasó el momento. ¿Ha llegado otro? El presidente dijo que la próxima vez que el Congreso responda legislativamente al coronavirus, debe incluir el dinero para infraestructura: "¡Debe ser MUY GRANDE y AUDAZ, dos billones de dólares, y centrarse únicamente en los trabajos y la reconstrucción de la infraestructura de nuestro país, que alguna fue grandiosa!" La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, también dijo, con mayor serenidad, que quiere que los proyectos de infraestructura se financien en el próximo proyecto de ley. Y estamos muy lejos del pleno empleo, y cada día nos alejamos más.

Pero ahora hay otros problemas con el momento de hacerlo. No queremos comenzar proyectos de construcción en medio de una pandemia. Muchos de ellos, como señaló el Washington Post, "requieren que los trabajadores estén en contacto cercano entre sí".

De todos modos, esta preocupación es la razón por la que probablemente no se podrán poner rápidamente en marcha tales proyectos. Cuando el presidente Barack Obama asumió el cargo, dijo que la ley de estímulo produciría mejoras rápidas porque los gobernadores tenían proyectos "listos para comenzar” en todo el país. Dos años después, dijo que había descubierto que "no existen los proyectos listos para comenzar". Un periodista concluyó que "muchos proyectos tardaron entre seis meses y un año en iniciarse".

Los legisladores nuevamente nos están preparando para una decepción. En una declaración conjunta el año pasado, Pelosi y Schumer dijeron: "Construir infraestructura en EE.UU. se trata de crear empleos de inmediato". Pero incluso un proceso de permisos simplificado impondría retrasos, y el proceso de simplificación en sí mismo llevaría tiempo.

Las obras podrían comenzar lo suficientemente tarde como para que se puedan llevar a cabo sin el miedo actual a la infección. Pero también podrían comenzar después del momento más álgido de la necesidad económica, que es la razón principal por la que se está discutiendo una legislación de auxilio.

Hay razones para apoyar el proyecto de ley de infraestructura, más allá de los empleos que crearía. Pelosi y Schumer dijeron que un proyecto de ley de infraestructura debería ayudar a las empresas que pertenecen a minorías étnicas, mujeres y veteranos. Agregaron que debería mejorar la seguridad del transporte, hacer que el aire y el agua sean más limpios y atender las necesidades "en cada distrito del Congreso".

La multiplicidad de objetivos ayuda a explicar la amplitud del apoyo a la ley de infraestructura, y también la dificultad de que se apruebe. Los objetivos empujan la legislación en diferentes direcciones. Es casi seguro que un proyecto de ley que maximice la contratación se verá muy diferente que uno que maximice el valor de la infraestructura por dólar invertido. Ambos objetivos tendrían que estar incorporados, al menos a veces, en aras de obtener la combinación deseada por los contratistas.

El argumento más sólido y duradero para la acción en infraestructura es que las inversiones juiciosas aumentarían la capacidad productiva de nuestra economía nacional. Sin embargo, la realidad rara vez cumple con la promesa, basada en una revisión de la evidencia internacional realizada por el Fondo Monetario Internacional en 2014. Un problema recurrente es que los proyectos se eligen por razones políticas más que económicas.

Eso es lo que prometen nuestros líderes. Al hablar sobre infraestructura en un discurso del estado de la Unión, Trump pintó una imagen de "relucientes caminos, puentes, carreteras, vías férreas y vías fluviales nuevos en todo nuestro país”. A menudo genera mayores retornos el mantenimiento y reparación de la infraestructura existente, pero esto nunca será igual de atractivo para los políticos. O considere el entusiasmo de los líderes demócratas por ver proyectos en "todos los distritos del Congreso". Ese es un patrón para el derroche.

Los incentivos políticos detrás de tales promesas son siempre operativos, no solo frente a una pandemia. En teoría, un proyecto de ley de infraestructura podría ser muy positivo. Sin embargo, puede que nunca llegue el momento para uno bien diseñado.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5048

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.