domingo 19 de septiembre de 2021
BLOOMBERG Renegociación de la deuda
11-08-2020 02:49

Análisis de Bloomberg | Para Argentina, llegar a un acuerdo fue lo fácil

Muchos analistas prevén que el FMI acordará reprogramar el préstamo a su mayor deudor. No obstante, la impronta del Fondo vendrá con condiciones.

11-08-2020 02:49

Esta vez solo tomó seis meses de regateo y cinco plazos incumplidos, pero el prestatario reincidente más conocido de América Latina –con nueve incumplimientos de deuda soberana desde la independencia y 20 rescates del Fondo Monetario Internacional– finalmente ha llegado a un acuerdo con los tenedores extranjeros de sus bonos. Y para Argentina, que ha pasado uno de cada tres años en recesión desde 1950, el nuevo acuerdo, firmado el 4 de agosto, puede volver a ser la parte fácil.

El presidente Alberto Fernández y su ministro de Economía, Martín Guzmán, merecen aplausos por mantener las conversaciones para reprogramar US$65.000 millones en deuda externa civilizadas y enfocadas, con un notable rechazo de la peronista alfa y vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Recordemos 2014 y 2015, cuando Fernández de Kirchner (sin parentesco con Alberto) dirigía el país y se encargó personalmente de convertir las negociaciones de deuda en un juego de pasión.

Sin embargo, el decoro no es liberación, y para honrar el acuerdo con los prestamistas privados, Fernández no solo debe persuadir al mayor acreedor del país, el Fondo Monetario Internacional, de reprogramar US$44.000 millones en préstamos, sino convencer a sus propios compatriotas golpeados por la recesión de los sacrificios inevitables y los cambios políticos desagradables requeridos para devolver a Argentina a la solvencia y al crecimiento.

Tres años después de una contracción económica cada vez más profunda, Argentina ha caído con fuerza. Se ganó el segundo puntaje más bajo en el último índice de miseria de Bloomberg LP, con alrededor del 40% de la población que vive en la pobreza. Cerrada desde marzo, la economía sofocada por la pandemia se contraerá hasta 13% este año. El FMI dice que se necesitará de US$55.000 millones a US$85.000 millones en alivio de deuda para que Argentina supere la próxima década.

Esta combinación de aflicciones le ha dado a Argentina cierta indulgencia y puede haber ayudado a engrasar el camino hacia un acuerdo de deuda. Argentina tendrá cuatro años para comenzar a pagar su deuda reducida, y muchos analistas prevén que el FMI acordará reprogramar el préstamo a su mayor deudor. No obstante, la impronta del Fondo vendrá con condiciones.

“Guzmán merece aplausos, pero la pregunta es, ¿qué hará con el respiro que ganó para Argentina?”, pregunta Adriana Dupita de Bloomberg Economics. Un gran dilema sin respuesta: ¿cómo administrar el 70% de la deuda nacional denominada en dólares en un momento en que Argentina ha quedado prácticamente excluida de los mercados de capitales extranjeros? “Tendrá que devolver la economía al crecimiento, y para eso será necesario reducir el gasto público ineficiente y asumir reformas estructurales”.

Es difícil saber por dónde empezar. Incluso antes de las emergencias compuestas de este año, Argentina era un rezagado global. Se ganó el puesto más bajo del Foro Económico Mundial para la competitividad económica entre el Grupo de los 20 países y el 83 de 141 países en todo el mundo. No espere mucho alivio de la reforma judicial propuesta por el gobierno, que los críticos sospechan está diseñada para proteger a Fernández de Kirchner de numerosos cargos penales como lavado de dinero. El intento de la Casa Rosada de nacionalizar la gigante de la soja Vicentin en junio no ayudó; aunque un juez anuló la adquisición, Fernández declaró que la nacionalización aún está sobre la mesa.

Las compañías multinacionales están aumentando sus apuestas. La aerolínea Latam anunció recientemente que terminaría los vuelos nacionales en Argentina, y el covid-19 era solo parte del problema. El aumento de los costos operativos debido a impuestos onerosos, disputas laborales crónicas y la baja productividad por parte de las tripulaciones de vuelo había inflado los costos operativos hasta el punto de ruptura, informó Bloomberg News.

Quizás no sea sorprendente que muchas empresas argentinas estén analizando la reubicación a través de la frontera hacia un Uruguay más favorable a los negocios. “Argentina se ha convertido en un lugar muy hostil para invertir, con un ejecutivo fuera de control que busca expropiar a las empresas y la coalición peronista gobernante que amenaza con más expropiaciones”, afirma Nicolás Saldías, analista político del Proyecto Argentino del Centro Wilson.

Argentina no es un país pobre, solo mal administrado, que malgasta crónicamente el envidiable capital humano y empresarial del país. “La alta carga fiscal, la baja productividad y el proteccionismo han generado años de baja inversión y auge y caída”, me dijo Alberto Ramos, economista sénior de Goldman Sachs. “Lo que se necesita son reformas estructurales”.

Mauricio Macri asumió el cargo hace cinco años precisamente con esa promesa: la consolidación fiscal, la racionalización del gasto público y los impuestos y la apertura de la economía. Macri no estaba equivocado. “Si bien ha tomado tiempo, estos esfuerzos de política están comenzando a dar frutos”, declaró el FMI en su cuarta revisión bajo el acuerdo de Argentina en espera hace 13 meses. “Los mercados financieros se han estabilizado, las posiciones fiscal y externa están mejorando y la economía está comenzando una recuperación gradual de la recesión del año pasado. El Fondo apoya firmemente estos importantes esfuerzos políticos”.

Eso fue entonces. En lugar de una reforma transformacional, Macri entregó gradualismo y medidas a medias, de modo que la economía postrada estableció a los peronistas rivales para un retorno triunfante. ¿Va a asumir Fernández esa agenda inconclusa vital pero políticamente tóxica? No espere de pie.

“El resto del mandato de Fernández será control de daños”, asegura Bruno Binetti, profesor de ciencia política en la Universidad Torcuato Di Tella de Buenos Aires. “Lo que podríamos ver es que Fernández justifica los recortes de gastos y reformas necesarios trasladando la culpa a la pandemia o a Macri”. Es posible que la desviación ya haya comenzado. “Una pandemia sin el virus” es cómo Fernández describió recientemente el legado político de su predecesor, cuando sus elevados índices de aprobación comenzaron a caer. Que ese partidismo no pueda persuadir a sus compatriotas cansados de la crisis es otro asunto.