miércoles 16 de junio de 2021
BLOOMBERG Commodities
03-06-2021 10:34

Según la ONU, los precios de los alimentos anotan el mayor alza en una década

Los precios mundiales de los alimentos registraron la mayor alza en casi una década, lo que aumenta la preocupación por el aumento de los costos de los alimentos en un momento en que las economías luchan por salir de la crisis del covid-19.

03-06-2021 10:34

Los precios mundiales de los alimentos registraron la mayor alza en casi una década, lo que aumenta la preocupación por el aumento de los costos de los alimentos en un momento en que las economías luchan por salir de la crisis del covid-19.

Un indicador de las Naciones Unidas de los costos mundiales de los alimentos subió en mayo por duodécimo mes consecutivo, el mayor período de alzas en una década. El continuo avance corre el riesgo de acelerar la inflación en general, complicando los esfuerzos de los bancos centrales por ofrecer más estímulos.

La sequía en las principales regiones productoras de Brasil está afectando los cultivos, desde el maíz hasta el café, y el crecimiento de la producción de aceite vegetal se ha ralentizado en el sudeste asiático. Esto está aumentando los costos para los productores de ganado y se corre el riesgo de que se agoten aún más las reservas mundiales de cereales, que se han visto mermadas por el aumento de la demanda china.

La situación ha despertado el recuerdo de 2008 y 2011, cuando las alzas de los precios de los alimentos provocaron disturbios en más de 30 países.

Argentina desaprovecha un escenario internacional favorable para la economía

“Tenemos muy poco margen para cualquier choque de producción. Tenemos muy poco margen para un aumento inesperado de la demanda en cualquier país”, dijo por teléfono Abdolreza Abbassian, economista principal de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). “Cualquiera de esas cosas podría hacer subir los precios más de lo que están ahora, y entonces podríamos empezar a preocuparnos”.

Los prolongados aumentos en los precios de los productos básicos se están trasladando a los estantes de las tiendas, y países desde Kenia hasta México informan de mayores costos de los alimentos. El problema podría ser particularmente grave en algunas de las naciones más pobres que dependen de las importaciones, y que tienen un poder adquisitivo y unas redes de seguridad social limitadas mientras luchan contra la pandemia.

El índice de la ONU se encuentra en su nivel más alto desde septiembre de 2011, y el aumento del 4,8% del mes pasado fue la mayor alza en más de 10 años. Los cinco componentes del índice subieron durante el mes, con el avance liderado por los aceites vegetales, los cereales y el azúcar.

 

El problema del hambre en el mundo ha alcanzado su peor nivel en años, ya que la pandemia ha exacerbado las desigualdades alimentarias, agravando el clima extremo y los conflictos políticos.

Hubo otros elementos que exacerbaron el vertiginoso aumento de los costos de los alimentos hace una década. Por ejemplo, los precios del petróleo se acercaban a los US$150 el barril, el doble de los niveles actuales, y había una ola de restricciones comerciales por parte de los principales transportistas de cereales. Los costos del arroz, uno de los alimentos básicos del mundo, se han mantenido relativamente bajos durante el actual aumento de los precios agrícolas.

La economía y el salvataje de la soja

Las alzas durante el último año han sido impulsadas por las compras “impredeciblemente enormes” de granos extranjeros por parte de China, y las reservas mundiales podrían mantenerse relativamente estables en la próxima temporada, dijo Abbassian.

El clima de verano en todo el hemisferio norte será crucial para determinar si las cosechas en Estados Unidos y Europa pueden compensar la escasez de cultivos en otros lugares.

“No estamos en la situación en la que estábamos en 2008-10 cuando los inventarios eran realmente bajos y estaban sucediendo muchas cosas”, dijo Abbassian. “Sin embargo, estamos en una especie de límite. Es un límite que debe ser monitoreado muy de cerca durante las próximas semanas, porque el clima realmente lo mejorará o creará problemas realmente muy grandes”.