sábado 28 de marzo de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG
viernes 14 febrero, 2020

Vladimir Putin lucha por mantener ocultos los crímenes de Stalin

Mientras Rusia se prepara para conmemorar el 75 aniversario de la victoria en la Segunda Guerra Mundial, el presidente está intensificando su defensa de Josef Stalin y atacando los llamados a abrir archivos secretos sobre el asesinato por parte del Estado soviético de millones de sus propios ciudadanos.

Henry Meyer y Irina Reznik

Russia's President Vladimir Putin's Annual News Conference Foto: Bloomberg
viernes 14 febrero, 2020

Mientras Rusia se prepara para conmemorar el 75 aniversario de la victoria en la Segunda Guerra Mundial, el presidente Vladimir Putin está intensificando su defensa de Josef Stalin y atacando los llamados a abrir archivos secretos sobre el asesinato por parte del Estado soviético de millones de sus propios ciudadanos.

En Butovo, por ejemplo, más de 20.000 víctimas yacen en una fosa común en una antigua propiedad de la era zarista a unos 32 km a las afueras de Moscú. Algunos fueron asesinados a gas en la parte trasera de los camiones que los transportaban en ropa interior a los campos de exterminio durante el “Gran Terror” de Stalin de 1937 a 1938.

“Necesitamos saber la verdad”, asegura Kirill Kaleda, sacerdote ortodoxo ruso cuyo abuelo estuvo entre los asesinados y que es parte de una campaña para revelar el destino de las víctimas de la represión de Stalin. “No debemos tratar de ocultarlo”.

Ahora que el Kremlin está invitando a los líderes mundiales a grandes conmemoraciones en mayo por la victoria en lo que los rusos llaman la Gran Guerra Patriótica, Putin está redoblando su retórica contra las potencias occidentales sobre el pacto Molotov-Ribbentrop de 1939 entre Stalin y Hitler. En septiembre, Rusia denunció una resolución del Parlamento Europeo que equipara a la Alemania nazi con la Unión Soviética, y dijo que el acuerdo secreto del pacto para dividir Polonia y los Estados bálticos “allanó el camino” para la guerra.

La irritabilidad del presidente sobre el legado histórico de Stalin refleja su visión del papel soviético en la Segunda Guerra Mundial, en la que murieron 27 millones de personas, incluido un hermano que nunca conoció durante el asedio nazi de Leningrado, ahora San Petersburgo.

Ha convertido la victoria en la guerra en el centro de los esfuerzos ideológicos para reunir a los rusos detrás de su visión de una nación poderosa que no se disculpa por su pasado y es capaz de enfrentarse a Occidente después del colapso humillante de la superpotencia soviética.

Es una visión que va en contra de las represiones masivas bajo Stalin y la historia de la ocupación soviética de Europa del Este después de la guerra. Los preparativos para el aniversario de la Segunda Guerra Mundial también se llevan a cabo en paralelo con los cambios constitucionales que Putin está impulsando y pueden permitirle continuar gobernando Rusia después del final de su mandato presidencial en 2024.

Patriotismo avivado

Putin ha avivado el patriotismo para retener el apoyo público en la confrontación con EE.UU. y sus aliados por su anexión de Crimea en 2014 y la intervención militar en el este de Ucrania, ya que los rusos han soportado cinco años de caídas de ingresos a causa de las de sanciones internacionales.

Si bien ha criticado el “culto a la personalidad” de Stalin y calificó sus métodos como “inaceptables”, Putin acusó a Occidente de explotar el tema para empañar la Unión Soviética y Rusia en una entrevista de 2017 con el cineasta estadounidense, Oliver Stone, diciendo que el líder comunista había sido “excesivamente demonizado”.

Su defensa de Stalin y el historial soviético amenazan con socavar los esfuerzos rusos por aliviar las tensiones con Occidente. El presidente estadounidense, Donald Trump, y el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, están considerando la invitación de Putin para asistir al desfile militar anual de la Plaza Roja en Moscú el 9 de mayo. El presidente francés, Emmanuel Macron, ha dicho que irá.

Putin dijo a los líderes de las antiguas repúblicas soviéticas en diciembre que el Kremlin tuvo que firmar el pacto Molotov-Ribbentrop para ganar tiempo para construir las defensas del país, después de que Gran Bretaña y Francia traicionaran a Moscú con el Acuerdo de Múnich de 1938 con Hitler.

“Quieren cambiar la culpa de desatar la Segunda Guerra Mundial de los nazis a los comunistas”, dijo Putin en el discurso emitido en la televisión estatal.

También ha arremetido repetidamente contra Polonia, acusándolo de “conspirar” con Hitler y llamando al embajador polaco en la Alemania nazi “un cerdo antisemita” durante una reunión con jefes de defensa rusos el 24 de diciembre.

Si bien Putin reforzaba sus argumentos blandiendo documentos de los archivos soviéticos, el excoronel de la KGB ha estado mucho menos dispuesto a permitir el acceso a los detalles de las represiones por parte de la policía secreta de Stalin, la NKVD.

‘Grandes riesgos’

En una reunión de diciembre de su consejo de derechos humanos, Putin respondió con escepticismo a un llamado para crear una base de datos pública de información sobre los asesinatos bajo Stalin, diciendo que abrir los registros de la NKVD conlleva “grandes riesgos”.

“Sabemos cómo funcionaba la NKVD en los años treinta”, dijo el presidente. “Puede que no siempre sea agradable para los familiares abrir los casos de sus antepasados”.

Putin prácticamente cerró el acceso a los archivos de la KGB en 2006, después de una década y media de relativa apertura tras el colapso del comunismo en 1991.

Visitó Butovo en 2007. Las 20.762 víctimas enterradas –que incluyen a 1.000 sacerdotes ortodoxos, el líder de la comunidad judía soviética, una compañía teatral de los países bálticos y rusos prominentes– fueron identificadas gracias a un jefe de inteligencia de mentalidad liberal en Moscú a principios de la década de 1990 y el testimonio de un exoficial superior de la KGB.

Putin estaba “claramente nervioso”, asegura Kaleda, quien acompañó al líder ruso y ahora dirige el sitio donde se inauguró un monumento de granito grabado con nombres y fechas de ejecución en 2017. “Para él, esta no fue una visita fácil, dijo que la crema de la nación había sido eliminada”.

Los documentos que se exhiben en Butovo incluyen una descripción de testigos de prisioneros que murieron por el gas de monóxido de carbono liberado en los camiones. Puede haber 30.000 personas en total enterradas en el sitio, dice Kaleda.

Tumbas masivas

Existen fosas comunes similares en toda la antigua Unión Soviética, pero solo unas pocas han sido desenterradas. Durante el gobierno de tres décadas de Stalin hasta su muerte en 1953, la policía secreta encarceló, deportó o ejecutó a casi 27 millones de ciudadanos durante oleadas de represión, según el Museo de Historia GULAG, financiado por el estado.

Millones más perecieron por la hambruna tras la confiscación estatal generalizada de granos y tierras de cultivo bajo la política de colectivización forzada de Stalin.

“No hablar sobre el mal significa que la gente olvide”, dice Elena Zhemkova, directora ejecutiva de la organización de derechos humanos Memorial, que también está haciendo campaña para abrir los archivos de la era de Stalin. “Imagínense si en Alemania se negaran a discutir los crímenes del nazismo”, dijo.

Algunos recurren a los tribunales. Un grupo de abogados de San Petersburgo llamado Equipo 29, que se especializa en representar a familias de víctimas de la represión, obtuvo acceso a los archivos de Ilya Zakon, quien murió en una prisión de Leningrado durante el bloqueo, el miércoles. El abogado Maxim Olenichev afirma que fue el primer fallo de este tipo en la ciudad en varios años.

También representa a Dmitry Ostryakov, un maestro de 35 años en San Petersburgo, quien presentó una solicitud este mes para el archivo del caso de su bisabuelo Vasily, un administrador de una granja colectiva que murió en un campo de trabajos forzados en el Lejano Oriente en 1944, aproximadamente un año después de su arresto por presunta traición. El Servicio Federal de Seguridad, el sucesor de la KGB, ganó una audiencia judicial en 2017 para negarle el acceso al documento al padre de Dmitry, Valery.

“Considero que es mi deber establecer la verdad” porque su antepasado “ni siquiera tiene una tumba”, dice Dmitry.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4948

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.