domingo 27 de noviembre de 2022
BLOOMBERG Quiebras

Quiebras de las constructoras amenazan los planes de Chile contra la recesión

Claro, Vicuña, Valenzuela SA, o CVV, anunciaron que solicitarían protección por quiebra local el 21 de octubre, lo que provocó el cese de obras en 30 proyectos y el despido de unos 2.500 trabajadores.

26-10-2022 13:30

Una serie de quiebras entre empresas chilenas de construcción amenaza con obstaculizar los planes del Gobierno para mitigar una recesión económica con un mayor gasto en obras públicas.

Claro, Vicuña, Valenzuela SA, o CVV, anunciaron que solicitarían protección por quiebra local el 21 de octubre, lo que provocó el cese de obras en 30 proyectos y el despido de unos 2.500 trabajadores. La compañía dijo que su deuda había llegado a los 58.000 millones de pesos (US$60 millones), culpando, en parte, a los pagos atrasados del Gobierno.

La inflación en Chile supera el 13%, intensificada por la caída del peso

La constructora es la última de una docena en Chile que solicitan la liquidación o inician conversaciones para reestructurar su deuda desde 2019, según el Diario Financiero. La quiebra se produjo menos de un mes después de que el presidente Gabriel Boric anunció que el gasto en infraestructura y obras públicas crecerá 5,5% el próximo año para impulsar el crecimiento económico.

El Fondo Monetario Internacional pronostica que la economía de Chile será la única de Sudamérica que se contraiga en 2023.

El triunfo del ‘rechazo’ en Chile traería una fuerte inversión en cobre

Chile necesita una actualización urgente de los procesos que están obstaculizando el avance de proyectos de inversión de todo tipo, dijo la Cámara de la Producción y el Comercio de la región del Biobío en respuesta a la quiebra de CVV.

La compañía detuvo el trabajo en una serie de proyectos, incluido un puente sobre el río en la ciudad sureña de Concepción.

El ministro de Hacienda, Mario Marcel, dijo a los periodistas el lunes que el Gobierno está al tanto del problema.

Señaló que el Gobierno está trabajando en nuevos mecanismos para permitir que los constructores ajusten sus contratos con el Estado más rápido para dar cuenta de los costos más altos. El Ministerio de Obras Públicas de Chile no respondió a mensajes de texto y llamadas telefónicas solicitando comentarios.