Soleado
Temperatura:
16º
Ciudad:
Buenos Aires
jueves 19 de septiembre de 2019 | Suscribite
BLOOMBERG / Crisis en Venezuela
viernes 16 agosto, 2019

Rodeados de tragedia, los venezolanos ríen como locos

En el país usan el humor para hablar de la delicada crisis que atraviesan.

Galería de imágenes

Patricia Laya


Fotogalería
Foto: Photographer: Fabiola Ferrero/Bloomberg

Sabía que iba a provocar risas. "Levanten la mano si la razón por la que están aquí es porque hay luz". Era una comienzo fácil para Oscar Martínez, una de las docenas de comediantes que atraen a multitudes en la abatida capital de Venezuela. Tuvo otro golpe seguro cuando escogió a una pareja del público, hizo algunas preguntas y descubrió que la mujer tenía pasaporte español.

"¿Se comprometieron y van a emigrar; o se comprometieron porque van a emigrar?" La gente explotó de la risa. La crisis en el país es oficialmente un asunto de risa. Los venezolanos siempre han sido rápidos en convertir la tragedia en chistes. Aquí es una larga tradición. Somos ruidosos, irreverentes, informales y muy cómicos. (Al menos eso creemos). Pero los comediantes están viviendo un momento único, con espectáculos casi todas las noches de la semana.

En una ciudad con pocas diversiones agradables, "los comediantes son las nuevas celebridades", dijo Camila Mirabal, una joven de 23 años que trabaja en recursos humanos. Salir a cenar o incluso ir al cine es prohibitivamente caro para la mayoría, y no hay mucho más que hacer para entretenimiento, a menos que su idea de diversión sea pasar un rato en un centro comercial donde las tiendas no tienen mucho que ofrecer. Una ventaja para los espectáculos de humor: a menudo no hay gastos, más allá del coste de una cerveza o dos.

Ir al psicólogo es demasiado caro, dijo el cómico Oscar Martínez

Martínez, que llevaba una camisa tropical, ofreció otra explicación, siguiendo el viejo dicho de que la risa es la mejor medicina. "Ir al psicólogo es demasiado caro", dijo el hombre de 31 años después de un reciente espectáculo en Cusica, un barrio de clase alta en las colinas. "Y tenemos que hablar sobre lo que está pasando". Con lo que está sucediendo, "los chistes casi se escriben solos".

Las dificultades -estantes vacíos en los supermercados, apagones, grifos sin agua y la negativa de Nicolás Maduro a dejar el poder, por nombrar algunas- se prestan con facilidad a ser objeto de chistes. Es el humor negro, creado para situaciones desesperadas y sin esperanza. Esa famosa línea entre la tragedia y la comedia se está volviendo cada vez más delgada en Venezuela.

El tema de la política no está prohibido, a pesar de que el autócrata no aprecia las ocurrencias a su costa: dos bomberos en el estado de Mérida fueron encarcelados más de un mes el año pasado después de publicar un vídeo de un burro que recorría su cuartel de bomberos, refiriéndose al animal en una voz en off como Maduro.

Esa famosa línea entre la tragedia y la comedia se está volviendo cada vez más delgada en Venezuela

"Reírse es subversivo cuando uno sabe que lo pone en peligro", dijo Ricardo del Bufalo, de 27 años, quien a menudo cuenta en sus espectáculos cómo tiene que cepillarse los dientes con un Colgate falso y cómo las elecciones fraudulentas lo llevaron a darse a la bebida.

En un espectáculo reciente en La Intima, Alessio Vargas arremetió contra Maduro al imitar a su madre, poniendo un acento colombiano muy cerrado, aludiendo a la teoría de que el hombre que está acabando con Venezuela nació, de hecho, al otro lado de la frontera. La mayoría de los humoristas hacen sus espectáculos en el lado este y rico de Caracas. Y no parece que haya chavistas comediantes en el circuito en ninguna parte de la ciudad.

El humor en Caracas está en una burbuja, dijo Alessandra Hamdan, de 32 años, quien dirige la compañía de teatro Improvisto."Estamos desesperados por reír".


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4757

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.