viernes 09 de diciembre de 2022
BLOOMBERG CAMPO

Las implacables sequías están alterando una temporada de siembra clave en Argentina

La casi implacable sequía amenaza el cultivo de soja y maíz en Argentina, un golpe para los mercados de cultivos mundiales que se encuentran al borde ante los riesgos climáticos de EE.UU. y las interrupciones de suministro de Ucrania.

28-10-2022 05:00

La casi implacable sequía amenaza el cultivo de soja y maíz en Argentina, un golpe para los mercados de cultivos mundiales que se encuentran al borde ante los riesgos climáticos de EE.UU. y las interrupciones de suministro de Ucrania.

La sequedad acumulada durante tres años consecutivos marchitó las plantas de trigo que se cosecharán en noviembre y diciembre. La situación es tan grave que el Gobierno necesitará restringir los envíos para garantizar el suministro local de harina de trigo. Ahora, los agricultores de las pampas, las preciadas llanuras fértiles de Argentina, se enfrentan a uno de los comienzos más difíciles de los últimos tiempos para plantar sus cultivos comerciales más importantes: los de maíz y soja.

Argentina es el mayor proveedor de harina de soja para alimentación de ganado y de aceite de soja para cocinar y biocombustibles, por lo que los operadores, desde Chicago hasta Kuala Lumpur, observan la situación de cerca. También los líderes gubernamentales se están preparando para las elecciones generales del próximo año. Eso se debe a que las delicadas finanzas de la nación dependen de las exportaciones de la cosecha de soja del próximo año que tiene un valor potencial de US$25.000 millones.

Argentina Dryness | Drought is baking wheat plants and hampering corn planting
La sequedad acumulada durante tres años consecutivos marchitó las plantas de trigo que se cosecharán en noviembre y diciembre. La situación es tan grave que el Gobierno necesitará restringir los envíos para garantizar el suministro local de harina de trigo.

Generalmente, la siembra de soja comienza en este momento, con tres cuartas partes del trabajo de campo terminado para fines de noviembre. Pero muchas de las granjas están demasiado secas para que se les puedan plantar semillas. La lluvia del martes por la noche fue un alivio bienvenido, pero no suficiente.

“Estas lluvias apenas cambian nada”, dijo María de Estrada, una alta funcionaria del departamento de emergencia agrícola del Gobierno. De Estrada señala que los agricultores están iniciando la temporada 2022-23 en condiciones aún más áridas que las de 2008-09, una temporada que emana dolorosos recuerdos en las Pampas.

La sequía afecta a 140 millones de hectáreas de cultivos en Argentina

Si bien el fenómeno climático de La Niña se debilitará durante el verano del hemisferio sur, el panorama sigue siendo sombrío para los próximos dos meses, con sequía que persistirá durante la mayor parte de la ventana de siembra.

En la provincia de La Pampa, solo la mitad de las 600 hectáreas del productor Julio Reumann reservadas para la soja han estado lo suficientemente húmedas como para pensar en sembrar semillas en el suelo.

La siembra de maíz también ha tenido un comienzo lento. Eso significa que el maíz de Argentina, el tercer mayor proveedor, llegará a los mercados mundiales más tarde de lo habitual, a medida que los agricultores piden lluvias para producir una cosecha tardía.

Si se mantiene seco, se arriesgarán con la soja, que requiere menos gasto en nutrientes y soporta mejor la sequía, lo que acentúa un cambio de pretemporada hacia las semillas oleaginosas.

Por la sequía extrema habrá menos trigo: ¿impactará en el precio del pan?

“Si llueve bastante, de aquí vamos a sembrar 100 hectáreas de maíz tardío y 100 de soja; si no, lo sembramos todo con soja”, dijo Ariel Striglio, un agricultor de la provincia de Santa Fe.

Al final, Se podrían terminar sembrando hasta 300.000 hectáreas adicionales de soja además de la estimación nacional actual de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires de 16,7 millones de hectáreas, dijo Martín López, pronosticador de la bolsa.

Los frentes fríos que traen ráfagas de humedad, como el del 25 de octubre, pueden formarse dentro de La Niña, y es probable que otro aparezca alrededor del 8 de noviembre, dijo Natalia Gattinoni, meteoróloga agrícola del Gobierno.

El problema que conlleva esperar la lluvia es que la soja rinde menos cuando se planta de forma tardía. Los agricultores argentinos necesitan una temporada de soja fuerte para rescatar el ciclo de inversión en cultivos el próximo año. Actualmente, Reumann ya está pagando multas por contratos de trigo que no podrá cumplir.

La solvencia de Argentina como nación también está en juego dado que el banco central no puedo prescindir de esos dólares.

“La pequeña cosecha de trigo y luego la de maíz deja un largo verano por delante hasta que se coseche la soja”, dijo Mateo Reschini, analista de investigación de Inviu. “Si las plantas de soja no reciben lluvia, podría ser un desastre”.

“Nunca lo había visto tan mal”, dijo el granjero Striglio. “Rezo por que llegue la lluvia”.

En esta Nota