Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
miércoles 23 de octubre de 2019 | Suscribite
BLOOMBERG / Opinión
martes 26 febrero, 2019

Sería una locura que Elon Musk dejara de tuitear

Se siente como que cada columna sobre Elon Musk y Tesla debería tener el siguiente título: "¿Por qué no dedicarse solo a fabricar autos?"

Galería de imágenes

Liam Denning


Fotogalería
Elon Musk Presents SpaceX Plans To Colonise Mars Foto: Getty Images via Bloomberg
martes 26 febrero, 2019

El director ejecutivo del fenómeno de los vehículos eléctricos de US$52.000 millones está, una vez más, buscando problemas con la ley acerca de sus tuit. Solo escribir esa frase se siente un poco ridículo. El lunes por la noche, la Comisión de Valores le pidió a un juez que declarara a Musk en desacato por transgredir el acuerdo alcanzado en octubre, luego de que él y la compañía fueran demandados por su engañoso tuit de "financiamiento asegurado" en agosto.

Después de esa debacle, Musk debía buscar una aprobación previa interna de cualquier comunicación de información relevante relacionada con la compañía. La SEC afirma que Musk quebrantó eso con su tuit de la semana pasada diciendo que Tesla produciría alrededor de 500.000 vehículos en 2019, información de la cual se retractó unas horas más tarde en un tuit posterior.

Todos quieren ser el próximo Elon Musk (al menos en China)

Musk se mostró en desacuerdo con la SEC el lunes por la noche... en Twitter. Si bien el tuit de Musk sobre 500.000 vehículos contradijo la proyección ofrecida en el anuncio de resultados de la empresa en el cuarto trimestre (como se señaló en la queja), el director ejecutivo señaló que había mencionado una cifra de 500.000 en la posterior convocatoria de resultados. Con mucho tacto, por supuesto.

Solo repasemos el hecho de que esto no coincidió con las proyecciones en el anuncio de resultados. Es más difícil pasar por alto el hecho de que su tuit no fue aprobado previamente. También es más difícil pasar por alto el hecho de que, al detectar el tuit, un abogado interno se contactó con Musk y luego ayudó a redactar el correctivo que se publicó más tarde, y que, presumiblemente, no habría sido necesario si no hubiera ningún problema, ¿verdad?

Una forma de acercarse a este circo es imaginar la situación opuesta. Imagínese si Musk no hubiera colgado una idea apenas esbozada acerca de un acuerdo privado con inversionistas el verano pasado. Imagínese si no hubiera peleado con un espía que criticó su idea de mini submarino para rescatar a algunos niños en una cueva en Tailandia. Imagínese si, después de haber sido forzado a conformarse con la SEC, decidiera dejar el hábito de Twitter solo para mantenerse seguro.

Como dice la canción, es fácil si lo intentas. Porque, en realidad, no hacer todas estas cosas es fácil; requiere menos tiempo y esfuerzo que hacerlos.

Tiempo y esfuerzo que podrían continuar -colabore conmigo- con la fabricación de autos y demases.

En la situación actual, Musk se expuso a sí mismo y a su compañía a riesgos legales el verano pasado, luego se escabulló con bastante ligereza y ahora de nuevo se ha puesto a sí mismo y a su compañía potencialmente en peligro. La SEC presentó la última queja en el contexto de la indiferencia estudiada de Musk hacia el acuerdo, y lo citó diciendo "No respeto a la SEC" en una entrevista televisiva en diciembre (lo sé, se lee como una mala ficción).

Ya sea que eso termine siendo o no descartado en el sentido legal, ciertamente cuenta como tal en el uso diario. No está claro qué hará el juez (si es que hace algo), pero podría haber más multas o incluso la prohibición de actuar como funcionario corporativo en la mesa.

Si bien la SEC puede haberse mostrado renuente a tratar de destituir a un director ejecutivo tan importante para la valoración de una gran empresa como Tesla, los tribunales no son lugares predecibles por naturaleza. Y esta última medida sugiere que la SEC está perdiendo la paciencia.

Musk: "Tesla estuvo a semanas de colapsar el último año"

Independientemente del resultado del episodio actual, lo que importa es la saga en su conjunto. La semana pasada, escribí sobre la disonancia entre las fortalezas y la valoración percibidas de Tesla y los planes de gastos de la empresa y la serie de retiros y renuncias.

El último de ellos fue Dane Butswinkas, el consejero general de los dos meses cuya salida se anunció abruptamente el pasado miércoles, que también fue el día en que la SEC le preguntó a Musk y Tesla si había cumplido con los términos de su acuerdo al enviar esos tuits. Además de las salidas, la junta es un estudio en ausencia, aunque de un tipo curiosamente inverso, donde su impacto sigue siendo misterioso a pesar del hecho de que sus filas se han hinchado en lugar de disminuir.

En teoría, los abogados, la junta directiva y, usted sabe, el propio director ejecutivo deben estar ocupados expandiendo la producción y tranquilizando a los reguladores e inversionistas. En cambio, pasamos el lunes por la noche debatiendo si Musk será o no será castigado por tuitear algo que no tuvo que twittear. Ahí mismo está el problema.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4791

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.