viernes 05 de junio de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG
lunes 30 marzo, 2020

Todos saben que los "coronabonos" son inevitables

Financiar la lucha contra el nuevo coronavirus no debe recaer exclusivamente en el banco central de la zona euro.

Melvyn Krauss

Bolsa de comercio de Estados Unidos. Foto: Agencia Afp
lunes 30 marzo, 2020

El Banco Central Europeo acaba de dar un paso gigante hacia la conversión de su paquete de ayuda de emergencia de 750.000 millones de euros (US$824.000 millones) —denominado Programa de Compras de Emergencia Pandémica— en un verdadero vehículo de compra de bonos ilimitada que relaja los "límites de emisión" que impone sobre sus compras de deuda relacionadas con el COVID-19.

Anteriormente, el BCE no podía comprar más de un tercio de la deuda elegible de un país.

Pero financiar la lucha contra el nuevo coronavirus no debe recaer exclusivamente en el banco central de la zona euro. También se necesita la intervención de los gobiernos europeos.

La semana pasada, nueve gobiernos de la zona euro —incluidos Francia, Italia y España— enviaron una carta a Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, para solicitar la emisión de los denominados "coronabonos". Estos serían un instrumento de deuda común para que el bloque de moneda única recaude fondos en los mercados en beneficio de todos los estados miembros. Los alemanes y los holandeses están en contra de un financiamiento mutuo, tras calificar la transición a los coronabonos como prematura.

Sin embargo, las protestas de los políticos del norte deben tomarse con una gran dosis de incredulidad. Europa recibirá coronabonos, pero no antes de que los estados de línea dura del euro intenten convencer a la gente de su país de que han peleado un buen combate para proteger sus intereses.

El público en general en Alemania, Países Bajos y otros estados miembros fiscalmente conservadores se oponen con vehemencia a la emisión de deuda mutualizada, por temor a que esto fomente un comportamiento de gasto ilimitado más "irresponsable" por parte de sus primos sureños. Por lo tanto, sus líderes son reacios a aceptarla, excepto en una crisis.

Hasta ahora, la gigantesca oleada pandémica de compra de bonos del BCE ha actuado como un bálsamo para los mercados de deuda europeos. Pero hay algo en nuestro camino que podría desencadenar otra emergencia absoluta: un fallo del Tribunal Constitucional alemán en Karlsruhe que debe presentarse a principios de mayo. Muchos expertos esperan que el tribunal dictamine que el programa de flexibilización cuantitativa del BCE (que ahora incluye el plan de pandemia) es constitucional solo con limitaciones estrictas en la compra de activos.

Un veredicto hostil por parte de la corte alemana podría eliminar los spreads —la diferencia entre los rendimientos de los bonos de los estados del sur y los de los bonos alemanes de referencia— en los mercados europeos y poner en peligro el euro. Aquí es donde entran los coronabonos.

El Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el fondo de rescate del área de la moneda única, o tal vez la Comisión de la UE podría emitir los bonos. Los ingresos se distribuirán a los estados miembros de acuerdo con una ponderación previamente acordada, y todos los países serán responsables de forma conjunta e individual.

El objetivo de un coronabono sería transferir la carga de financiar la lucha contra el COVID-19 del BCE al MEDE. Esto sacaría al BCE de un negocio en el que no tiene negocios, lo que debería atraer especialmente a los funcionarios de línea dura del BCE como Klaas Knot de Países Bajos y Jens Weidmann de Alemania.

Naciones como Italia podrían recaudar el dinero que necesitaban para combatir el virus mediante coronabonos en lugar de emitir nuevos bonos nacionales, que tendrían que ser respaldados continuamente por el BCE para evitar que las tasas de interés se disparen y estrangulen la economía de un estado ya debilitado.

El nuevo bono permitiría al BCE salir de su nueva política de compra de bonos ilimitada de una manera segura, sin debilitar los spreads, poner en peligro al euro ni socavar la lucha contra el virus. Para que la decisión de la corte alemana no impacte los mercados, los gobiernos de la zona euro deberían adoptar los coronabonos antes de que se anuncie el veredicto.

Sí, los políticos alemanes tienen razón en que el coronabono podría ser un trampolín para un eurobono total. Pero la marcha implacable hacia la unión monetaria plena funciona de esa manera en Europa.

Los fundadores del euro entendieron que la moneda crearía tensiones y problemas que conducirían a crisis y luego a reformas. Finalmente, se lograría algo cercano a la unión monetaria plena. La adopción de los coronabonos sería parte de ese inevitable proceso.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5017

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.