martes 18 de mayo de 2021
BLOOMBERG Estados Unidos
28-08-2020 23:11

Trump exagera el éxito de su economía

Ahora que el coronavirus ha puesto fin al auge, son los republicanos los que han sido reducidos a torturar los datos.

28-08-2020 23:11

Las economías tienen el hábito terco de no cooperar con las narrativas políticas. A principios de año, la bandada de demócratas que se postulaban a la presidencia de EE.UU. quería desesperadamente que la “economía del presidente Trump” fallara a la mayoría de los estadounidenses. Los datos económicos, y la mayoría de los estadounidenses, decían lo contrario.

Ahora que el coronavirus ha puesto fin al auge, son los republicanos los que han sido reducidos a torturar los datos. Nikki Haley, exembajadora ante Naciones Unidas, presentó el argumento de manera sucinta en la primera noche de la convención del partido: “El presidente Trump recuperó nuestra economía antes, y la volverá a recuperar”. Donald Trump naturalmente se dio el mismo crédito en su discurso del jueves: “En tres años, construimos la economía más fuerte en la historia del mundo”.

Los demócratas han respondido que el mal manejo de la pandemia por parte del presidente ha llevado a la economía a su actual estado debilitado. Pero incluso si solo comparamos los primeros tres años de Trump con los últimos tres del presidente Barack Obama, y por lo tanto excluimos los efectos del coronavirus, no hay un cambio brusco en las tendencias económicas.

El empleo aumentó en 8,2 millones en los últimos años de Obama y en 6,6 millones en los primeros años de Trump. La economía creció, en términos reales, ligeramente más rápido en los últimos 11 trimestres de Obama que en los primeros 11 de Trump. El déficit comercial, que Trump prometió que se hundiría si fuera elegido, se mantuvo aproximadamente en el mismo nivel. Algunas tendencias mejoraron bajo Trump, sin duda, pero en general no dramáticamente. Los salarios reales crecieron 4% en sus primeros tres años, en comparación con el 3,8% en los últimos años de Obama. No pasamos de una economía débil a una fuerte después de que Trump asumiera el cargo. A menos que esté desglosando de manera experta las estadísticas, la verdad es bastante clara: atravesamos una expansión económica que incluyó partes de dos presidencias.

Los defensores de las políticas económicas republicanas dividen los datos de manera diferente. Escribiendo para el Manhattan Institute, un grupo de expertos conservador, Noah Williams dice que el exvicepresidente Joe Biden “devolvería al país a las políticas económicas responsables de la recuperación económica más lenta desde la Segunda Guerra Mundial”. Los editores del Wall Street Journal dicen lo mismo. Tienen razón en que fue una recuperación lenta. Pero, de nuevo, no hubo una ruptura brusca entre la economía de Obama y la de Trump. Y la mayoría de las políticas que acusan, como los aumentos de impuestos de Obama y la Ley de Atención Asequible, no estuvieron vigentes durante todo su tiempo en el cargo, y estuvieron vigentes para parte o la totalidad del de Trump.

Nada de esto busca negar que las políticas de Trump afectaron la economía anterior al covid. Pero los efectos no han sido tan grandes como se anuncia, y algunos de ellos trabajaron en propósitos cruzados entre sí. La reducción de los impuestos a la inversión puede haber aumentado modestamente la cantidad de inversión que se está llevando a cabo, por ejemplo, y con el tiempo ese aumento puede generar salarios más altos. Todos los que han intentado estudiar los efectos de los aranceles de Trump, por otro lado, han descubierto que han elevado los precios y reducido la producción estadounidense. Las opiniones sobre si hemos obtenido concesiones de otros países que compensarán esos costos difieren.

No hay evidencia convincente de que los recortes de impuestos o los aranceles, o las otras políticas de Trump, hayan tenido mucho que ver con los tiempos económicos relativamente buenos que tuvimos hasta principios de año. Tampoco son responsables de las dificultades que ahora experimentamos.No es una verdad conveniente para las políticas conservadoras, pero es una verdad conservadora: “cuán pequeña, de todo lo que los corazones humanos sufren, es esa parte que las leyes o los reyes pueden causar o curar”. Las palabras de Samuel Johnson también son ciertas para las economías.

En esta Nota