martes 31 de enero de 2023
BLOOMBERG Repunte de Covid

Volkswagen y Honda paran sus producciones en China

Los fabricantes de automóviles enfrentan actualmente incertidumbres significativas en la cadena de suministro por la imprevisibilidad de las restricciones sanitarias por el Covid en el país asiático.

30-11-2022 03:04

Los fabricantes automotores están optando actualmente por cerrar sus plantas en China. Las restricciones por covid hacen que sea casi imposible garantizar algunos componentes y consideran que hasta los sistemas de manufactura promovidos por las autoridades durante los cierres son insostenibles.

Volkswagen AG comentó que la escasez de componentes fue la razón principal detrás la decisión de detener la producción en una planta que tiene joint venture con China FAW Group Co. en Chengdu y dos de las cinco líneas de producción en su fábrica en Changchun. El fabricante alemán no tiene una estimación de cuándo se reanudará la producción, dijo un portavoz.

La imprevisibilidad de las restricciones de China, en particular ahora que los brotes alcanzan niveles récord, significa que los fabricantes de automóviles como VW enfrentan actualmente incertidumbres significativas en la cadena de suministro, dijeron personas familiarizadas con la situación, que pidieron no ser identificadas.

Los chinos están hartos de "Covid cero" y el control del régimen se extiende hasta el Mundial

Sin un suministro estable y constante de componentes, es difícil hacer planes de producción, y mucho menos pasar a sistemas de circuito cerrado que mantendrían las plantas en funcionamiento, dijeron las personas. La empresa china de autos eléctricos Xpeng Inc. enfrenta un desafío similar, según una persona familiarizada con su situación.

Un portavoz de VW dijo que sus plantas de Chengdu y Changchun se vieron afectadas por interrupciones en la cadena de suministro relacionadas con temas de covid, pero “el suministro general a otras plantas en China en este momento es bastante estable”.

Los circuitos cerrados iban a ser la panacea que mantendría la economía de China en marcha incluso cuando las restricciones por covid limitaban la movilidad. Si bien fueron eficaces para ayudar a empresas como Tesla Inc. a reiniciar la producción durante el cierre de Shanghái en la primavera, los sistemas se han vuelto menos sostenibles cuanto más dura la pandemia.

 

De hecho, Tesla solo logró su circuito cerrado anteriormente este año porque autoridades locales ayudaron la coordinación con más de 100 proveedores, según una persona familiarizada con la situación.

Las condiciones de circuito cerrado en el complejo fabril del principal socio de producción global de Apple Inc. desataron hace poco disturbios que provocaron un éxodo masivo de empleados y un violento enfrentamiento con los guardias de seguridad. La situación en la fábrica, conocida como iPhone City, revela cuán inviables son los bucles cerrados a largo plazo, poniendo a prueba aún más la ya desgastada estrategia de cero covid de China.

El creciente descontento en Foxconn Technology Group ahora amenaza con interrumpir aún más la producción en la planta de Zhengzhou que produce la mayoría de los iPhone de Apple para su envío a todo el mundo.

En términos generales, el descontento público por el enfoque de tolerancia cero de China frente al covid está en aumento, y se evidencia a través de las protestas del fin de semana. Eso puede hacer que las empresas estén aún menos dispuestas a mantener a los empleados encerrados en las fábricas durante períodos prolongados.

Protestas contra el covid cero sacuden China

Honda Motor Co. también suspendió sus operaciones en Wuhan, el epicentro original del virus, debido a las limitaciones de movilidad introducidas en el área.

El fabricante de motocicletas Yamaha Motor Co. detuvo parcialmente la producción en su planta de motocicletas en Chongqing, donde se informaron 8.721 nuevos casos de covid el 28 de noviembre, lo que lo convierte en uno de los brotes más grandes de China. Otros fabricantes de automóviles japoneses, incluidos Nissan Motor Co., Mazda Motor Corp. y Mitsubishi Motors Corp. le dijeron a Bloomberg News que sus operaciones en China aún no se han visto afectadas.

Toyota Motor., el fabricante de automóviles número 1 del mundo, está ajustando la producción en algunas de sus fábricas chinas debido a múltiples factores, dijo la portavoz Shino Yamada.