viernes 14 de mayo de 2021
BLOOMBERG Pandemia de Covid-19
22-06-2020 21:43

Grecia sigue apostando al turismo para la etapa post pandemia

Con la ayuda de la Unión Europea, la recuperación de Grecia en 2021 podría ser superior a la de Italia y España-

22-06-2020 21:43

Durante la crisis de la eurozona a principios de la última década, muchos ciudadanos europeos sintieron que estaban pagando un precio injusto por los problemas de Grecia. En momentos en que la primera ola de la pandemia de coronavirus comienza a ceder en Europa, es el turno del pueblo griego de sentirse agraviado.

El país ha tenido una de las mejores cifras en los casos de covid-19 en la Unión Europea, gracias a la rápida decisión del Gobierno de imponer medidas de confinamiento y un acatamiento generalizado por parte de la población. En un país con una población de aproximadamente 10,7 millones de personas, han registrado un promedio de 17 muertes por 1 millón de personas. España e Italia registraron 578 y 560 muertes por millón, respectivamente, y el “exceso de mortalidad” en relación con los años anteriores fue incluso mayor.

Sin embargo, el impacto económico para Grecia puede ser similar que para otros países del sur de Europa. La Comisión Europea pronostica que el ingreso nacional griego se reducirá en 9,7% este año, lo que se compara con 9,5% en Italia y 9,4% en España.

Sin embargo, se espera que el país se recupere con mayor fuerza en 2021, con un repunte de 7,9%, frente a una expectativa de crecimiento de 6,5% para Italia y de 7% para España.

La contracción inicial de Grecia –que será la mayor de la UE– se produce porque la economía depende en gran medida del turismo. Cuando los extranjeros se quedan en casa, los hoteles y restaurantes se ven impactados.

El Gobierno espera que su éxito en la forma en que ha enfrentado la pandemia lo ayude a promover al país como un destino más seguro. Pero el éxito de la temporada de vacaciones de verano también depende de lo que esté sucediendo en otros lugares. Un aumento en el número de casos de covid-19 en varios estados de los Balcanes llevó a Atenas a demorar la reapertura de su frontera norte para todos los países, excepto Bulgaria. Si bien Grecia ha reabierto sus principales aeropuertos a muchos vuelos internacionales, los nuevos brotes causarán un replanteamiento.

No obstante, la exitosa gestión de la pandemia que tenido Grecia hasta ahora conlleva un premio. Para empezar, el primer ministro Kyriakos Mitsotakis ha podido reabrir la economía interna antes que otros países, como Gran Bretaña. Esto reducirá el impacto sobre el producto interno bruto. El Gobierno implementó costosas medidas para ayudar a empresas y trabajadores, como préstamos para pequeñas y medianas empresas, y un esquema de permisos laborales para subempleados. La administración espera reducirlos más rápido que en otros lugares a medida que se reanude la actividad, aliviando la carga sobre las finanzas públicas.

Además, la reputación del país está mejorando. Una razón para no invertir en Grecia era la expectativa de que manejaría una crisis peor que otros países. Eso significó que algunas compañías extranjeras se refrenaron de invertir dinero en el país. El escepticismo está empezando a desaparecer. El año pasado, el índice bursátil de Atenas fue el de mejor desempeño del mundo, señal de una creciente confianza en la administración reformista de Mitsotakis. Ahora, los rendimientos de los bonos a 10 años de Grecia han caído por debajo de los de Italia, en parte gracias a la decisión del Banco Central Europeo de incluir la deuda de la nación en su programa de flexibilización cuantitativa.

Grecia todavía tiene serias vulnerabilidades. La relación entre la deuda pública y el PIB es la más alta de la eurozona y una de las más altas del mundo. La recesión de este año y el fuerte aumento de los préstamos se sumarán a eso. El sistema financiero del país se estaba recuperando lentamente gracias al lanzamiento del Proyecto Hércules, un programa de garantías estatales. Pero la exposición de los bancos a préstamos incobrables todavía representaba 40,6% del total de préstamos en diciembre. Si bien una crisis económica de una década ha asegurado la resiliencia de las empresas sobrevivientes, el covid-19 causará más quiebras, lo que se sumará a los problemas de los prestamistas.

Y, sin embargo, esta vez Grecia sabe que no está solo. La deuda aumentará en la eurozona, y también lo harán los préstamos morosos. Europa, por lo tanto, ha comenzado a idear soluciones más creativas. Estas incluyen el esquema de compra masiva de activos del BCE y el propuesto programa de recuperación de la UE de 750.000 millones de euros , compuesto por préstamos y donaciones para ayudar a los países más afectados.

Sobre todo, prácticamente ha desaparecido la sensación de Grecia de ser la clase más baja de la eurozona. En el incierto mundo que se aproxima, será mucho más difícil destacar a Atenas.