CICLO DE ENTREVISTAS
Perfil Educación

Miguel Ángel Pichetto: “Los presos que liberaron en la pandemia generaron más inseguridad”

El precandidato presidencial de Juntos por el Cambio participó del Ciclo de Entrevistas organizado por estudiantes de Periodismo de la Escuela de Comunicación. Causas del crecimiento libertario, críticas a la política de seguridad del gobierno y sus propuestas dentro de la interna de la oposición.

Miguek Pichetto 3
Miguel Ángel Pichetto en el Ciclo de Entrevistas de la Escuela de Comunicación Perfil | Néstor Grassi

Miguel ángel Pichetto, participó de una conferencia de prensa organizada por los estudiantes de Periodismo de Escuela de Comunicación del Grupo Perfil, donde se refirió a las características del crecimiento del discurso libertario. "Milei es una figura que cataliza un espacio de la sociedad enojada con la política, en función de la crisis económica y social y de la frustración que tiene la ciudadanía", sostuvo.

El precandidato a presidente por Juntos por el Cambio también consideró que la pandemia le sirvió como excusa al Gobierno para liberar miles de presos que sólo produjeron más inseguridad. "En la provincia de Buenos Aires soltaron cuatro mil delincuentes peligrosos, narcos, asesinos y ladrones a mano armada. Y lo hicieron con el pretexto del Covid", declaró Pichetto en el Ciclo de Entrevistas a cargo de Rodrigo Lloret , director de Perfil Educación.

—¿Cree que Javier Milei retoma muchos conceptos que usted viene pregonando hace tiempo?

—En realidad Milei, es una figura que cataliza un espacio de la sociedad enojada con la política en función de la crisis económica y social, o sea de la frustración que tiene la ciudadanía donde indudablemente él representa ese espacio de la anti política. Hay dos lecturas para hacer en el análisis de la elección de Neuquén y Río negro, allí Milei trabajo con dos candidatos, uno es un periodista bastante conocido Carlos Selia, que es medio radical de la ciudad de Neuquén,  y el otro en Río Negro es un intendente, Rivero, en ninguno de los dos lugares logró superar el 10%. Esto hace percibir que hay una falta de infraestructura, de organización y de logística que tienen los partidos políticos poseedores del discurso que contiene un porcentaje de la sociedad enojada con la política; hay que ver cómo crece con otras ideas y otras visiones para ser competitivo y terminar en el balotaje. Hoy veo a Milei con varias dificultades, ya que en el balotaje van a estar dos grandes coaliciones, por un lado Frente de Todos que tiene una base electoral de 30 puntos, aún con este proceso terrible en donde el dólar está superando los 420 pesos y la crisis económica se hace sentir fuertemente en el salario de los trabajadores de los jubilados; el gobierno sigue teniendo un espacio electoral importante. Donde al final del camino cuando llegue el momento de presentarse en las elecciones el Frente de Todos va a tener un candidato y va a organizarse tras ese candidato. Si bien hoy ese candidato no aparece con claridad, e indudablemente los datos económicos  impactan sobre la paridad que tenía Sergio Massa, una figura que tiene el apoyo de distintos sectores. Sumado a que la renuncia de Aracre, jefe de asesores del presidente de la Nación proveniente de SINGENTA, volvió a demostrar o importante de la crisis del Gobierno. Pero pese a todo eso, el Gobierno va a estar entre 25 y 30 puntos, está en la segunda vuelta si es que se llega a un proceso de balotaje. Y por el otro lado Juntos por el Cambio no los supera con más del 40 % y 10 puntos diferenciales, que es lo que exige la constitución para ganar en  la primera vuelta. 

—¿Qué opinión tiene sobre las declaraciones del Papa hacia Milei cuando lo calificó como Hitler?

—No escuché que el Papa haya dicho eso, si escuché que el dijo que para la política en la Argentina era conveniente tener experiencia y conocimiento sobre las personas que iban a ser candidatas. El Papa tiene una visión en contra del neoliberalismo y confunde lo que es capitalismo productivo, pero el papa en su último libro y también en algunos reportajes que dio al cumplir los 10 años de papado, reformulo algunos pensamientos negativos para la sociedad argentina. Habló de que los planes no eran buenos porque rompían la cultura del trabajo, hablo del mérito del esfuerzo, que  son elementos importantes. Con la pandemia en 2021  algunos sectores eclesiásticos sostenían que el mérito no era muy importante, también lo dijo el presidente, lo que importaba era en qué familia habías nacido, cómo aquel que nacía en familia de clase alta o media alta tenía más posibilidades que un chico pobre que venía de abajo. Pero también en el mundo de la Argentina en que yo me crie, en  Banfield, mi viejo es un trabajador, tenía limitaciones intelectuales, había terminado sexto grado, pero tenía una visión de que los hijos tenían que estudiar e ir a la universidad. Estaba fundado en la sociedad de la meritocracia, en donde el esfuerzo de los viejos que eran laburantes y los hijos estudiantes aspiraban este principio de una sociedad ascendente que Argentina tuvo hasta a mediados de los 70. La decadencia argentina comenzo con la dictadura, el endeudamiento, el proceso también de mucha liquidación de empresa, de pymes. Hay que ir a un sistema capitalista productivo, pero también hay que tener políticas protectoras para la Argentina, nuestro sistema económico tiene que alentar las importaciones pero tiene que ir inteligentemente no de un día para el otro, bajando los planes y generando condiciones para el empleo.

—Milei planteo la posibilidad de hacer una primaria con Patricia Bullrich. ¿Visualiza esta idea como un escenario posible?

—En sentido yo no opino de Milei, por que él va a ser candidato por las suyas no veo posibilidad de esto, Milei  va a ser candidato con La Libertad Avanza y hay jóvenes que lo siguen. Pero la política no es solo económica, es una idea de país, una construcción, una empatía con la sociedad y cómo se tramite, sino no es entender la política. La política es un arte complejo y no hay nada peor para la política que este desastroso Gobierno que tenemos con un presidente que ha perdido la autoridad presidencial.

En otros países se utilizó como medida de seguridad la pena de muerte. ¿Cree usted que en la Argentina debe ser necesaria?

No estoy de acuerdo con eso, además no está avalada por la constitución nacional, que no permite la pena de muerte, si creo en una legislación y que una de las deudas que hay con  la sociedad  es la ineficacia de lo policial. La doctrina le ha hecho mucho mal al derecho, ha sido la base de formación de muchos abogados que han pasado por las distintas facultades, en donde es parte del problema, hechos reiterados, de delincuentes que comenten delitos. Este Gobierno con la pandemia encontró un motivo importantísimo para cumplir con las cárceles en el proceso electoral del 2019, donde hubo un acuerdo que lo pudieron llevar adelante con la pandemia. Donde la pandemia le sirvió de motivo extraordinario para poder soltar en la provincia de Buenos Aires cuatro delincuentes peligrosos, narcos, asesinos, ladrones a mano armada y los largaron a la calle con el pretexto de Covid. Y en  la jurisdicción nacional hicieron lo mismo, vaciaron las cárceles, el problema que tiene hoy la Argentina es de una violencia extrema que se visualiza en el Conurbano, que se expresó además también con el hecho del colectivero, y el ataque a un símbolo del poder que se expresa en el ministro de seguridad de la provincia de Buenos Aires.

—¿Usted dice que los presos que liberaron de la pandemia son responsables de la violencia qué hay ahora?

—No, yo digo que el gobierno contribuyó a soltar presos que fueron a la calle y que indudablemente son parte de la violencia que está dando vuelta  pudiendo haberla incrementado. Los presos que liberaron en la pandemia generaron más inseguridad. Hoy hay muchos jóvenes que están armados y que roban o mantan para sacarte el celular o matan. También es esto de que en el Conurbano gravita el narco, los punteros de partido. No pueden subestimar este hecho, tienen que hacer algo de autocrítica también, este proceso qué pasó durante la cuarentena, que soltaron miles de delincuentes peligrosos de las cárceles argentinas temiendo que se contagiaran, es también es parte de problema de este Gobierno. 

—Dentro de Juntos por el Cambio Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta se constituyen en las dos figuras centrales dentro de la coalición. ¿Usted se define por alguno de esos dos candidatos?

—No, porque yo soy candidato y el día 26  de abril voy a hacer un acto importante en el Microestadio de Ferrocarril Oeste, y no lo hago para definirme por un candidato, lo hago para instalar mi candidatura. En un espacio donde me está yendo muy bien, en primer lugar recorriendo el conurbano y el interior, donde me va bien con el mensaje en la calle y creo que puedo hacer un aporte positivo para una parte de lo que es el peronismo nacional, una visión del centro nacional, sectores independientes. Mi mensaje también tiene que ver con lo que nadie  habla de las fuerzas armadas, las cuales hay que mejorar, hay que equiparlas y mejorar los salarios, también hay que mejorar el problema del que yo hablo que son las tomas de tierras. Como lo que está ocurriendo en Santiago del Estero con una organización campesina que toma propiedad privada, la cual toma campos y lo hace a través de la violencia o en el sur los mapuches que ocupan también tierra privada y lo hacen a través de incendios y ataques a privados; tengo una agenda que no es solamente la económica. Voy a competir en el mes de agosto, Argentina necesita una coalición de centros, de una centro  derecha nacional y democrática, no autoritaria ni libertaria ni anárquica, que tenga una visión capitalista, que apunte a consolidar el mundo del trabajo y la producción, esa es la salida para el país. 

—Recientemente ha declarado: "El Ministerio de la Mujer está en manos de una chica que es lesbiana, podrían haber puesto a una mujer". ¿Sigue pensando lo mismo?

—En primer lugar yo vote la ley del matrimonio igualitario cuando nadie quería poner la cara, defendí el aborto en la primera votación que perdimos, he hice el discurso de cierre que fue uno de los mejores discursos de mi carrera política, y he votado toda las leyes de  igualdad de género. Pienso que las personas tienen derecho a la felicidad, y tienen el derecho a tener la orientación sexual que quieran tener, o sea que lo que digo lo hice antes, cuando muchos estaban borrados, cuando la ministra que usted menciona estaba defendiendo el color celeste en la ley del aborto. Así en relación al caso de Lucio Dupuy la ministra no había hecho una declaración clara contundente en contra de la madre ni de la pareja de la madre, que habían abusado, violado y matado a Lucio. Le digo la ministra tiene una identidad sexual es lesbiana, yo no estoy calificando la orientación sexual, estoy definiendo algo que ella misma se autodefinió públicamente, y las autoras del hecho son de la misma identidad sexual. Por lo tanto por eso no hubo ninguna declaración contundente respecto a la muerte de Lucio. Dije es que su identidad sexual era lesbiana, no discrimine su orientación sexual, no la descalifique, lo que  hice fue desarrollar un tema en un marco de un evento tan tremendo que el congreso a votado una ley para prever acontecimientos como este. Los problemas fundamentales de la gran mayoría son que las mujeres tienen dificultad para ingresar al mundo laboral, que en general siempre se privilegian a los hombres, que tienen menos salarios que el hombre en igual tarea. Que la violencia y los hechos de femicidio a veces por falta de financiamiento no hay lugares de cobertura, lugares hogares para que no las maten, la agenda de la diversidad si bien es presentable, cuando las leyes están en una sociedad.

Por Alejandro Ninin, Matías Cacheiro, Aldana Condori
Estudiantes de Periodismo de Perfil Educación

Escuela de Comunicación