Temperatura:
º
Ciudad:
Buenos Aires
sábado 24 de agosto de 2019 | Suscribite
CIENCIA / de la empresa kheiron biotech
domingo 16 junio, 2019

Científicos argentinos logran editar el genoma de bovinos para producir más y mejor carne

Pudieron ‘silenciar’ el gen de la miostatina para mejorar la productividad de ejemplares de la raza Brangus. Luego clonaron los embriones y los implantaron en el útero de vacas. Los primeros terneros mejorados nacerán en 2020.

por Enrique Garabetyan

Expertos. Gabriel Vichera, director científico y cofundador de Kheiron Biotech, junto a su equipo. Foto: Kheiron

Si todo sale bien a principios del año próximo  –en un corral científico ubicado en San Antonio de Areco– nacerá la primera tanda de terneros cuyos embriones fueron editados genéticamente en un laboratorio y clonados antes de ser transferidos al útero de vacas sustitutas. El experimento, que está realizando un equipo de investigadores argentinos, tiene un doble objetivo, científico y productivo: obtener una primera camada de animales con su genoma “mejorado” de manera que puedan generar un 20% más de carne que el promedio de su raza.
El procedimiento incluye un segundo paso complejo, pero que ayuda a tener muchas ‘‘copias” del ADN de los animales mejorados: la clonación de las células “optimizadas” que atravesaron previamente con éxito el llamado “Programa de mejoramiento genético de precisión”. Si todo funciona como está previsto en siete meses nacerán terneros capaces de producir más carne en menos meses, sin aumentar su consumo de alimento.
“Empezamos el proyecto en 2018”, le contó a PERFIL el biotecnólogo Gabriel Vichera; director científico y cofundador de la firma Kheiron Biotech. Y agregó: “el objetivo es, mediante edición génica, obtener nuevos ejemplares de raza Brangus, pero con  la característica de ofrecer más carne y llegar a su peso ideal de faena en menor tiempo. Todo eso consumiendo la misma cantidad de alimento que sus congéneres con el genoma no alterado”.
Una vez logrado ese ADN “mejorado”, algo que lograron usando herramientas de edición genómica llamado Crispr-Cas9; los científicos clonaron esas células fecundadas e implantaron los embriones resultantes en el útero de un rebaño de vacas.
Así ahora, en la cabaña del laboratorio, hay unas cincuenta vacas preñadas y los veterinarios están a la espera de que nazcan los primeros terneros, que tienen fecha de parto prevista para principios del año próximo. “Durante 2020 esperamos criar un rebaño de alrededor de setenta animales clonados. Todos con características genéticas idénticas y que, esperamos, mostrarán mayor ‘productividad’ en la producción de carne que un ejemplar común de la misma raza”.

Precisión. Lo que los científicos destacan es que no se trata de un animal transgénico. “Todo el procedimiento fue cuidadosamente pensado para evitar la introducción de cualquier material genético extraño. Recurrimos a la edición de precisión, pero trabajando exclusivamente sobre el ADN original de la raza evitando de esa manera cualquier controversia bioética futura”.
Según Vichera, “hoy con las ‘tijeras genéticas Crispr’, podemos editar el genoma como si fuera un libro: desde corregir errores de tipeo a agregar, o suprimir, frases o secuencias. Así, en nuestro laboratorio, logramos disminuir la expresión del gen de la miostatina, cuya función es crear las proteínas responsables de ralentizar y frenar el crecimiento del tejido muscular del animal. El resultado es que esperamos tener un rebaño de vacas con ese gen ‘silenciado’ y que por eso alcanzarán mayor masa muscular, asegurando una carne más magra y, en promedio, un balance de mayor producción de proteínas por animal”.
Otro punto destacado del experimento es que, en lugar de llegar a obtener estos ejemplares mejorados por medio de cruzas convencionales –algo que llevaría décadas de cría natural–, la edición genómica en el laboratorio se logró en una sola generación. En otras palabras, “en menor tiempo logramos lo mismo que se hizo ancestralmente con las prácticas de los ganaderos, que suman la selección natural, el cruzamiento orientado de ejemplares que muestren características útiles y la variabilidad genética que surge del azar”.
Según Vichera, “los resultados nos permitirán tener un avance importante en términos reproductivos y podrían tener un fuerte impacto económico, ya que la gran ventaja de usar herramientas de edición genética y clonar sus resultados nos permite obtener ejemplares de ganado con nuevas características biológicas, en menor tiempo y de forma no azarosa”.
Por otra parte, explicaron desde la firma Kheiron Biotech, el know how biotecnológico que están poniendo a punto es lo suficientemente flexible como para regular, en cierta medida, el factor limitante del crecimiento de manera de poder crear animales con diferentes grados de crecimiento muscular, algo que puede ayudar a adaptar esta misma técnica para el mejoramiento de otras razas bovinas.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4731

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard