COLUMNISTAS
reposos

Biografía actualizada

Logo Perfil
. | Cedoc Perfil

Nació en Buenos Aires en agosto de 1899.

Fracasó en el sector privado con emprendimientos tales como una revista literaria (a cuya disolución contribuyó por su adhesión política al populismo) o colaboraciones en medios periodísticos de la época (en los que no consiguió progresar), por lo que terminó recalando en el sector estatal: fue empleado municipal, hoy denominado “munipa”, en la biblioteca Miguel Cané del barrio de Boedo.

Intentó vivir de la teta del Estado presentándose al Premio Municipal de Literatura en 1929, pero quedó segundo. Se salió, sin embargo, con la suya, con el Premio Nacional que le dieron en 1956, que le reportó una renta de por vida sin que tuviera que rendir cuenta de ella, ni producir ninguna cosa útil para la sociedad. A diferencia de, por ejemplo, “Cómo ganar amigos” de Dale Carnegie, gran exitazo de ventas, sus libros no encontraban suficientes compradores como para que él pudiera vivir de sus ventas en el mercado. Contó sí con algunos premios literarios, hoy considerados “tongos” o “curros”, tales como el Gran Premio de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores en 1944 o el Gran Premio del Fondo Nacional de las Artes en 1963, entidades por entonces prestigiosas, pero hoy reconocidas en su condición de “kioscos”.

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Fue director de la Biblioteca Nacional, cargo parasitario en el que se estancó durante dieciocho años. Se dedicó también a la docencia universitaria, sin que se entienda por qué lo hizo, ya que sabía perfectamente bien que los salarios allí son muy bajos (casi ciego desde los cincuenta años, hoy se le puede decir sin dudas, y en tono certero de burla, que “no la vio”).

En 1980 obtuvo el Premio Cervantes de Literatura, otorgado por el Ministerio de Cultura de España, claramente menguado en su valor por tratarse de una entidad estatal que dilapida fondos en asuntos sin importancia, cuando en el mundo cunden el hambre y la miseria y las enfermedades y otras tantas cuestiones graves que no acaban de resolverse por culpa de chanchullos como éste.

Falleció en Ginebra, Suiza, el 14 de junio de 1986. Reposa en el Cementerio de los Reyes de esa ciudad. Quien quiera ir hasta allá a visitar su tumba, es libre de hacerlo. Nada se lo impide.