Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
domingo 17 de noviembre de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / CICLO M
sábado 31 agosto, 2019

Burbujas

Errores que le impidieron a Macri ver venir la derrota.

por Carlos De Angelis

Reperfilando, Mauricio Macri. Foto: Pablo Temes
sábado 31 agosto, 2019

En la primera vuelta de las elecciones presidenciales de 2015 Cambiemos obtiene el 34% de los votos, mientras que el Frente para la Victoria alcanza el 37%. Como se observa, Mauricio Macri en las PASO de este año “solo” cae 2 puntos, mientras que Alberto Fernández saca 10 puntos más que el ex gobernador. En las elecciones de medio término de 2017, Cambiemos alcanza su techo para la categoría de diputados nacionales con el 40% de los votos –más de diez millones de sufragios– mientras que Unidad Ciudadana, el continuador del Frente para la Victoria, retiene poco más de 20 puntos, llegando a su piso histórico.

¿Por qué semejantes diferencias con la PASO del domingo 11 de agosto? En 2015, la alianza UNA de Sergio Massa (continuación del Frente Renovador) lograba el 21% de los votos, aunque dos años después su caudal electoral menguaba a solamente el 6%, pero una serie de partidos en diferentes provincias superaba el 14%. Esta confederación de agrupaciones sería el llamado “peronismo disidente”. Si en 2015 se hubiera sumado lo obtenido por Scioli y por Massa obviamente el primero habría ganado en primera vuelta, y si en 2017 se hubiesen adicionado los votos del kirchnerismo con el massismo los peronistas disidentes habrían podido superar a Cambiemos en casi 200 mil votos.

Aunque se debe hacer la aclaración básica de que los votantes no siguen fielmente ni a las agrupaciones ni a sus dirigentes, el ejercicio muestra que tanto en 2015 como en 2017 el peronismo unido habría estado en condiciones de ganar en ambas elecciones.

Casa Amarilla. Luego de la performance del Frente Renovador en 2013, que gana en la provincia de Buenos Aires, Sergio Massa pasa a encabezar la intención de voto presidencial en casi todas las encuestas durante 2014. Tras la muerte del fiscal Alberto Nisman en enero de 2015 esto cambia, mostrando un Macri con una mayor potencia electoral. Sin embargo, en aquel momento se discutió mucho en el corazón del PRO sobre la conveniencia de integrar a Massa en una fórmula con Macri para las elecciones presidenciales. Esta posibilidad obtuvo un no rotundo por parte de los cerebros en ingeniería electoral, encabezados por Jaime Duran Barba y Marcos Peña. La explicación dada en su momento por quienes se oponían a esa alianza podía ser considerada tanto descabellada como genial: la dispersión iba a favorecer a Macri; la unidad, a Scioli.

El éxito de la estrategia tuvo por nombre mantener “la pureza amarilla”: Macri en la Nación, Vidal en la Provincia y Rodríguez Larreta en CABA. Tras la asunción de Macri como presidente, su objetivo principal fue partir el bloque legislativo del peronismo, obteniendo un éxito tal como para votar ciertas leyes estratégicas, como el blanqueo de los capitales en el exterior y sobre todo la ley que habilitó a solucionar en marzo de 2016 el pago a los holdouts, los fondos buitre, que no habían entrado en los canjes de deuda en 2005 y 2010. Esa ley abre la puerta de par en par a los capitales financieros especulativos, que comienzan a ingresar masivamente a valorizarse, y también se constituye como la puerta de un infierno que agrietará la vida de los argentinos en la próxima década.

A todo o nada. Hacia principios de 2018 se comienza a hablar de la posibilidad de construir una “tercera vía” o una “autopista del medio” como una alternativa al kirchnerismo y al macrismo, y como forma de escapar de la polarización que imponía el macrismo con la figura de Cristina Kirchner. Si bien no se lograba ver los contornos de este espacio, parecía tener un piso de potencial electoral del 20%, aunque también se especulaba con tres tercios. Dos famosas fotos sellaban este espacio: la primera, de septiembre de 2018, fruto de una reunión entre Miguel Angel Pichetto, Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti, y la segunda, con Pichetto visitando a un Roberto Lavagna en sandalias. Si bien en este espacio sobresalía el obstáculo de la indefinición sobre quién lo lideraría, el Gobierno comienza a verlo con mucha desconfianza porque podría incluso dejar a Cambiemos en un tercer lugar, en especial porque tras la devaluación de la moneda –que comienza en mayo del año pasado– se produce una caída profunda de la imagen del Presidente (de la que no se recuperaría jamás).

El macrismo político tuvo una visión distorsionada de ese escenario político; lejos de fortalecer una tercera vía, como lo hizo en 2015 y 2017, se dedicó a sabotearla mediante su red de medios, que se dedicó a mostrar las falencias de aquel emprendimiento político, además del destrato propinado a Sergio Massa. En mayo de este año, y en medio de la crisis interna en el corazón del PRO, cuando María Eugenia Vidal intenta adelantar las elecciones, Cristina Kirchner anuncia la fórmula presidencial que encabezaría Alberto Fernández. La única respuesta por parte del macrismo, confundido tras la decisión, fue en espejo, intentando emparejar aquella iniciativa nombrando a Miguel Angel Pichetto como candidato a vice. Esta decisión inexplicada dinamitaba definitivamente a la tercera vía, no acercó votos y echó por tierra los consejos de sus expertos, que recomendaban a una mujer de vice, y mejor si tenía algún condimento “progre”.

Si la tercera vía se hubiera constituido electoralmente, probablemente Juntos por el Cambio habría perdido igual las elecciones, pero Alberto Fernández quizás no habría quedado cerca del 50% de los votos.

Desiertos. Ahora no hay tiempo de lamentaciones; toda la estructura de soporte financiero que construyó el Gobierno en estos años cruje, quedando al borde de un precipicio por el desbande cambiario y la decisión de reperfilar los vencimientos de algunos bonos, que promete contagiarse al resto de los papeles argentinos. Pero no solo es un derrumbe económico/financiero, sino uno profundamente simbólico por parte de quienes venían a dejar atrás los setenta años de decadencia peronista.

Existen muchos tipos de burbujas, que son esas creencias totalizadoras que desconectan las decisiones del contexto y se desvinculan de sus consecuencias. Cuando las burbujas estallan, se rompe la matriz generadora de ilusiones y solo queda el “desierto de la realidad”. En medio de ese desierto quedó parado el país hoy.

 

*Sociólogo (@cfdeangelis).


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4816

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.