Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
domingo 16 de diciembre de 2018 | Suscribite
COLUMNISTAS / opinion
sábado 13 octubre, 2018

De animales a dioses

Es best-seller mundial de antropología. Ese pasaje describe también la transformación del cuestionadísimo juez Bonadio a partir de llevar adelante los juicios más efectivos contra Cristina Kirchner. e es el título del libro de Yuval Harari, quizás el primer

por Jorge Fontevecchia

JUDICIALES: El fiscal Nisman y el juez Bonadio. Foto: cedoc perfil

De animales a dioses es el título del libro de Yuval Harari, quizás el primer best-seller mundial de antropología. Ese pasaje describe también la transformación del cuestionadísimo juez Bonadio a partir de llevar adelante los juicios más efectivos contra Cristina Kirchner. El mismo proceso de endiosamiento que hace tres años se generó con el fiscal Nisman también por enfrentarse decididamente a Cristina Kirchner. Con (solo) eso, miembros cuestionados del Poder Judicial borran todos sus pecados, incluso hasta los futuros, y entran al olimpo de los patriotas. Me resisto a esas simplificaciones con la misma firmeza que me hubiera gustado que Bonadio o Nisman hubieran resistido al kirchnerismo al comienzo, como hizo Perfil, y no al final de sus largos doce años de gobierno.

Por el contrario, con el mismo deseo de la mayoría de la sociedad para que quienes cometieron delitos no queden impunes, critiqué en el programa Odisea argentina de Carlos Pagni en La Nación+ que, privilegiando la condena de Cristina Kirchner, se permita que los empresarios que hicieron pagar coimas y los ejecutivos que pagaron cumpliendo sus instrucciones queden eximidos de toda responsabilidad.

El abogado de Cristina tomó la crítica de Bonadio a favor de su clienta olvidando lo publicado por PERFIL desde 2003.

Como otras veces desde estas columnas, dije que resulta inverosímil que Paolo Rocca sostenga que no estaba al tanto del pago de una coima frente a la expropiación de una empresa de Techint de más de mil millones de dólares y que su ejecutivo haya pagado la coima con los dividendos de los accionistas, es decir de Paolo Rocca en mayor medida, sin enterarse. Y que la toma de declaraciones a algunos arrepentidos se limite a un trámite exprés y que no haya repreguntas. Tres ejemplos sobre esto último:

Claudio Uberti: Su primera declaración fue el 13 de agosto de 2018. Relató el mecanismo de recaudación de coimas del Occovi, el cual habría funcionado desde 2003 hasta agosto de 2007. Las concesionarias pagaban mes a mes a la Ucofin una cifra aproximada de US$ 150 mil. La recaudación se guardaba en bolsos y/o portafolios y era entregada por él a Néstor Kirchner. Las entregas se realizaban tanto en los inmuebles de la familia Kirchner como en hoteles en el país e incluso en el exterior. El dinero se pasaba a valijas para ser transportadas por vía aérea a la casa de los Kirchner en Río Gallegos, donde se encontraban las bóvedas que se habían comprado al Banco Hipotecario. Al finalizar, Uberti se comprometió a ampliar su declaración en la medida en que recuerde más detalles e información. Y sobre la base de lo que figura en el acta, en ningún momento la fiscalía realizó preguntas al imputado.

La segunda declaración fue el 14 de agosto de 2018. En ella indicó que el día de la muerte de Kirchner había 60 millones de dólares en el departamento de la calle Juncal. Agregó más detalles sobre el traslado de las valijas con dinero en el Tango 01 a Río Gallegos, las cuales eran recogidas por Daniel Muñoz. Finalmente, se comprometió a ampliar su declaración en la medida en que recuerde más detalles e información. En esta ocasión la fiscalía tampoco realizó preguntas, conforme consta en el acta labrada.

Ernesto Clarens: Relató la forma en que creó Invernes y cómo funcionaba. Las empresas que realizaban obras públicas en Santa Cruz le entregaban retornos de dinero a Néstor Kirchner; entre ellas se encontraba Gotti. Las coimas las cobraba Lázaro Báez. Seguidamente comentó la operatoria de los pagos que recibía en sus oficinas de la calle Maipú y luego Manuela Sáenz por parte de un sinnúmero de empresas constructoras. Según consta en la resolución de Bonadio del 17 de septiembre de 2018, la única pregunta que se le realizó fue sobre los motivos que Cristina Kirchner habría tenido para salvar a Gotti.

José López: Declaró respecto de los aportes que se realizaban en las obras viales. Los porcentajes variaban entre el 3,5 por ciento y rara vez el 17 por ciento, desarrollándose en los anticipos financieros y, si no había anticipos, sobre los certificados. El anticipo era del 10 por ciento de la obra, y de ese porcentaje se cobraba el 5 por ciento. Detalló el sistema de entregas a Muñoz, así como en el departamento de la familia Kirchner en la calle Uruguay. Y relató la relación que mantenía con las agrupaciones políticas (La Cámpora), con Abal Medina y otras figuras de la política kirchnerista. Según consta en la resolución del 17 de septiembre de 2017, se le preguntó sobre el lugar donde se guardaba el dinero que se entregaba en el departamento de la calle Uruguay y si se enriqueció con las coimas. También se le consultó sobre el trato entre Cristina Kirchner y su hijo Máximo y sobre la construcción del Centro Cultural Kirchner. Se puede observar que se le realizaron solamente tres preguntas sin mucho desarrollo.

Y sobre los sobreseimientos mediante la resolución del 17 de septiembre de 2018, Bonadio decretó la falta de mérito para procesar y/o sobreseer a Jorge Neira, Héctor Sánchez Caballero, Rodolfo Poblete, Héctor Zabaleta, Francisco Valenti y Osvaldo Acosta en una decisión inentendible teniendo en cuenta las declaraciones prestadas por esas personas, donde afirman haber entregado dinero a funcionarios públicos, tornando imposible dictar falta de mérito. Lo que se podría ponderar es su arrepentimiento en el momento de la condena.

En el derecho penal argentino no existe la figura de obediencia debida para ejecutivos que pagaron coimas.

Además, todas estas personas ya se encuentran mencionadas en las declaraciones de algunos de los imputados o en los propios cuadernos de Centeno. Si bien estos arrepentidos a los que les dictaron la falta de mérito declararon que lo hicieron por pedido de sus jefes, en el derecho penal no existe la figura de la obediencia debida, y como mínimo tendrían que haber sido procesados por partícipes necesarios.

Hay otras conjeturas sobre lo que se interpreta como subjetividad en la instrucción de la causa de los cuadernos: en el mismo programa Odisea argentina Carlos Pagni había destacado previamente el encuentro de Bonadio con Sebastián Eskenazi (una comida en un restaurante que mostró en una foto) y la sorpresa sobre que la familia que pudo comprar YPF a Repsol pagando con las futuras ganancias no estuviera mencionada en casos de corrupción.

Notas sobre Bonadio en Diario PERFIL y Noticias.

También hay críticas inversas a cómo Bonadio instruyó la causa de los cuadernos, en este caso a favor de ciertos empresarios, porque puso a todos en el mismo plano como parte de una asociación ilícita sin distinguir entre organizadores como podrían ser los Kirchner, los ministros que intervinieron directamente y aquellos empresarios que participaron recurrentemente del club de la obra pública, de quienes pagaron una coima puntualmente con el atenuante de la extorsión. “Yo no fui parte de ninguna asociación ilícita” –dijo Enrique Pescarmona en el reportaje que dio a este diario hace tres semanas. Lo mismo podría decir Paolo Rocca y quien asumió por él toda la responsabilidad, el director de Techint Luis Betnaza. El ex titular de la Cámara de la Construcción, Carlos Wagner, sería parte de una asociación ilícita, pero a otros empresarios se los puede acusar de cometer delitos, aunque no de asociación.  

Llamó la atención a empresarios y abogados el distinto tratamiento que se le brindó a Ernesto Clarens, porque a todos los demás se los allanó y se les dictó prisión preventiva hasta que se arrepintieran, pero no así al financista K a quien se esperó que concurriera varias veces y finalmente su declaración de arrepentimiento fue superficial. Otra crítica es a la prisión preventiva generalizada y que todos tuvieran el mismo embargo de 4 mil millones de pesos, sin distinguir grados.

Por último generó suspicacias la poca fundamentación del procesamiento –justo– de los dos integrantes de la “familia judicial: el ex juez Norberto Oyarbide y el operador judicial y director de Auditoría General de la Nación, Javier Fernández

Ahora, que estas críticas a Bonadio sean interpretadas por Carlos Beraldi, el abogado de Cristina Kirchner, a favor de su clienta cuando buscan  que se condene además de a su clienta a otros imputados, demuestra un grado de desinformación sorprendente.

Carlos Beraldi, tras pedir que yo sea citado a declarar por la defensa de Cristina Kirchner, fue entrevistado en el canal C5N y dijo de mí: “Este periodista que es tan prestigioso y tan reconocido en el medio dio una información que modifica sustancialmente el progreso de esta causa”. (Ver: aquí).

Qué lástima que recién ahora lo que decimos en Perfil resulta verosímil, además de “prestigioso y reconocido” para Cristina Kirchner. Si lo hubiera creído así en el pasado, leyendo lo que tanto la revista Noticias como este diario publicaban sobre su gobierno y el de su marido desde 2003, como lo muestran las tapas de aquellos años que reproducimos junto a esta columna, tendría que haber corregido su rumbo y le habría ahorrado a ella misma y, fundamentalmente, al país muchos pesares.

Lástima que recién ahora lo que dicen las publicaciones de Perfil le sea creíble a Cristina Kirchner.

O si hubieran prestado atención a las tapas que también la revista Noticias y el diario PERFIL publicaron sobre Bonadio en 2017 y 2018 habrían descubierto que hace tiempo  venimos diciendo que el principal objetivo del juez es que la ex presidenta vaya presa.

En el reportaje que Pagni me realizó y motivó al abogado de Cristina, volví a decir lo que vengo sosteniendo en estas columnas y también expresan los distintos periodistas de las publicaciones de Editorial Perfil (el video completo de la entrevista de Pagni en: Jorge Fontevecchia: "El único objetivo de Bonadio es que Cristina vaya presa, pero nadie más").

Pero lo serio no está en la hipocresía o ignorancia de la defensa de la ex presidenta sino en que la opinión pública endiose a Bonadio por su firmeza contra Cristina Kirchner. Mañana otro se aprovechará del malhumor social contra otro gobernante como ya se aprovechó el kirchnerismo del malhumor con sus predecesores para esconder falencias propias. La democracia precisa una audiencia cada vez más emancipada de los climas de época.

Algunas de las tapas de Noticias y Diario PERFIL denunciando a los Kirchner.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4480

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard