sábado 03 de diciembre de 2022
COLUMNISTAS HISTORIAs biCENTENARIAs

¿De dónde vienen los colores de la bandera?

23-06-2013 04:11

Los símbolos patrios son recursos simbólicos que usan los Estados y las sociedades para crear un sentido de pertenencia alrededor de una idea de Nación. La amamos, la respetamos, pero: ¿sabemos de dónde provienen los colores de la bandera argentina que Belgrano nos legó?
Cornelio Saavedra relata 19 años después de la Revolución de Mayo que en la plaza había gente adornada con cintas azul y blanca. La realidad es que no se encontraron testigos directos para corroborar esa impresión patriótica, funcional al relato escolar. Y eso que no faltaron diarios de testigos de la Semana de Mayo, que dan cuenta de cintas blancas como señal de unión entre españoles europeos y americanos, y retratos de Fernando VII. Y hablan de cintas rojas el 25. ¿En honor a España o dispuestos al derramamiento de sangre?
La Legión Infernal de French y Beruti llevaba cintas blancas. Un autor anónimo cuenta hechos del 22 y destaca cintas blancas, retratos de Fernando VII y ramos de olivo en los sombreros. Lo mismo Juan Manuel Beruti, hermano de Antonio, uno de los vocales de la Junta: cinta blanca en ojal de la casaca, escarapela con ramo de olivo en el sombrero. Se le reconoce a Alberdi haber sido el primero que habló de la presencia de cintas blancas en la Revolución de Mayo, ensayo publicado en la Revista del Plata en 1839.
Como relata Patricia Pasquali en su texto Hacer de la patria una bandera, no hay certezas sobre la aparición del celeste y el blanco en las jornadas de mayo. El uso del blanco intentaba promover la unión entre españoles y americanos o criollos, no la ruptura con España. Fue el color usado por los patriotas en los primeros momentos de la revolución. La Junta ordena a tres buques de guerra llevar banderas blancas.

Siguen tiempos de resistencias y contrarrevolución en Córdoba, Montevideo, el Alto Perú. El ejército marcha al norte con cintas celestes y blancas en los fusiles, destaca Ignacio Núñez en sus Noticias históricas en referencia con la jornada del 9 de julio de 1810. Moldes, gobernador de Mendoza, arma dos compañías con cintas celestes y blancas.

Los morenistas usan la divisa celeste y blanca para diferenciarse de los saavedristas y cuando se manifiestan contra la Junta Grande. Saavedra manda a detener a los sospechosos, unos ochenta, entre ellos Núñez. Liberados, al día siguiente se reúnen unos 300 jóvenes en el célebre café de Marco. El 21 de marzo de 1811 se crea la Sociedad Patriótica, de impronta jacobina; buscan animar el espíritu revolucionario y usan cintillos celestes y blancos.

La historia es compleja, por momentos ambigua, y lamentablemente no puede reducirse a que el prócer miró al cielo y se inspiró, como sucedía en las revistas infantiles. Tampoco a lo previsible: que vienen necesariamente de la banda de los Borbones o del manto de la Virgen de la Inmaculada Concepción. Mitre sostuvo la interpretación del origen borbónico desde 1878, algo que parece evidente al observar los retratos de Goya sobre la familia real en el Museo del Prado. No parece plausible dado que los morenistas eran ideológicamente opuestos a los monarcas y favorables a la independencia de España. Tampoco eran fervientes católicos, sino que adherían a los principios de la Revolución Francesa.

Los colores crecen con la revolución, en parte opuestos al rumbo moderado de Saavedra y el dean Funes, referente provinciano en la Junta Grande. Fueron, antes que signo patriótico, reafirmación revolucionaria y porteñista.
La historia que sigue es más conocida: el Triunvirato sustituye a la Junta Grande y fortifica Rosario. Envía con un regimiento a Belgrano, quien pide que se cree la escarapela para distinguirse de los enemigos. Un decreto del 18 de febrero sanciona la escarapela celeste y blanca, desterrando la roja.

El 27 de febrero de 1812 a las seis y media de la tarde, Belgrano saca una bandera celeste y blanca para entusiasmar a la tropa, y dice: “Siendo preciso enarbolar bandera y no teniéndola, la mandé hacer blanca y celeste conforme a los colores de la escarapela nacional; espero que sea de la aprobación de VE…”

*Periodista e historiador.
 

En esta Nota