sábado 10 de diciembre de 2022
COLUMNISTAS opinión

Dos noticias

El cuadro está puesto al revés, lo que va abajo está puesto para arriba, y lo de arriba, abajo.

06-11-2022 00:46

De quién era esa canción? Esa que decía “Noticias de ayer/Extra, extra”. No me acuerdo. En todo caso, mi siempre maravillosa columna dominical versará hoy sobre dos noticias que aparecieron en estos días. La primera, la leí en el diario “El español”, bajo el título: “Un cuadro de Mondrian lleva 75 años colgado boca abajo”, con un copete que agregaba: “Una experta asegura que ‘New York City I’, del año 1941, se exhibe del revés en un museo de Düsseldorf, pero su delicado estado aconseja no moverlo”. Así que leí el cuerpo de la nota, de la que copio algunos pasajes: “New York City I (…) es un complejo entramado (…) que presenta una mayor acumulación de líneas en la parte inferior. Este es el detalle que llamó la atención de la comisaria Susanne Meyer-Büser (…) La experta postula que el engrosamiento de la cuadrícula ‘debería estar en la parte superior”, a lo que suma otros dos indicios relevantes: “la colocación de la pintura del mismo nombre y el mismo tamaño que se exhibe en el Centro Pompidou de París, que presenta líneas gruesas en la parte superior, y una fotografía del estudio de Mondrian (…) en la que aparece la obra”. Muerta y enterrada, como un fantasma, la vanguardia vuelve para dirigirse a nosotros bajo la forma del malentendido. El cuadro está puesto al revés, lo que va abajo está puesto para arriba, y lo de arriba, abajo. Pero lo propio de la vanguardia es eso, por qué tanto escándalo. En mi opinión, hay que dejar el cuadro como está, y en cambio dar vuelta el museo.

La segunda noticia, la leí en varios medios, aunque, creo, debería haber tenido más repercusión. Transcribo el título de una nota de Infobae: “Por qué el gobierno de Joe Biden no quiere la fusión de Penguin Random House y Simon & Schuster”. Y luego, sigue un copete que dice: “Son dos de las Cinco Grandes que dominan el mercado editorial. ‘La fusión les daría una influencia enorme sobre quién y qué se publica’, argumentó el Departamento de Justicia, ‘y sus ingresos combinados serían el doble de aquellos de su competidor más cercano’ “¡El sueño de la editorial única! Recordemos, entretanto, que la compra de la cuarta editorial más grande de Estados Unidos a manos de la más grande de todas, fue realizada por… 2.175 millones de dólares. En fin. Pues, el gobierno de Biden inició una demanda para impedir esa acción ya que, según el fiscal general de Estados Unidos “si se permite la fusión propuesta por los demandados, PRH se convertiría, por mucho, en la mayor editorial de libros del país, imponiéndose a sus rivales. La fusión daría a PRH una influencia enorme sobre quién y qué se publica, y cuánto se paga a los autores por su trabajo”. Digamos, sin ánimo de contradecir al señor fiscal general, que ya la influencia que tiene PRH sobre quién y qué se publica es inmensa, con la fusión lo sería solo un poco más. Va otro párrafo: “PRH, formada en 2013 tras la fusión de Penguin y Random House, tiene más de noventa sellos en los Estados Unidos y siete grupos editoriales en veinte países, donde emplea a más de 10 mil personas y suma otros 215 sellos, que le generaron ingresos de 2.400 millones de dólares en 2020.”

Para terminar, a los eventuales lectores interesados en saga del bar de cornettos con Nutella, les cuento que el otro día fuimos, pero esta vez pedí solo una Coca, y cuando ella llegó nos fuimos a otro café. Pero volveremos, claro.

En esta Nota