jueves 22 de agosto de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / Defensora de Género
domingo 21 julio, 2019

Feminismos juveniles: No nos callamos más

Desde la marcha Ni Una Menos las feministas pusieron en la calle lo que vibraba en las redes y lograron cambios institucionales que eran una deuda de la democracia.

por Diana Maffia

SENTENCIA. Las denunciantes de Cristian Aldana tras escuchar el fallo que lo condenó a 22 años por abuso. Foto: telam

Menos como una partitura con clave y notas fijadas en el pentagrama, y más como una serie de armónicos que resuenan haciendo vibrar en diversas tensiones los hilos de una red, así se extienden los activismos feministas de lo que dio en llamarse "la cuarta ola". Propios de las jóvenes nativas digitales, usuarias naturales de las redes, sin un centro privilegiado y mucho menos exclusivo de emisión, las campañas de las jóvenes saltaron del mundo hostil de las instituciones patriarcales para unir sus experiencias, hermanarse y  acompañarse en sororidad virtual.

Desde la marcha Ni Una Menos, que se transformó en multitudinario grito contra la violencia y el femicidio, las feministas pusieron en la calle lo que vibraba en las redes y lograron cambios institucionales que eran una deuda de la democracia.

Movimientos como "Yo sí te creo hermana" (que dio título y sustancia al último libro de la periodista Mariana Carbajal) valoran y toman seriamente el testimonio de las víctimas de violencia y abuso, y así contrarrestan la incredulidad con que la sociedad –y a veces también la Justicia– amordazan sus relatos. “Mirá cómo nos ponemos” fue el lema con que el movimiento de Actrices Argentinas revirtió la culpabilización sobre las víctimas, donde el “Mirá cómo me ponés” del agresor precede a la acción depredadora. La confusión que este preámbulo violento genera en quienes sufren abuso resulta en la bajísima tasa de denuncias, o en relatos imprecisos donde no se reconoce el trauma que los precede y son descartados por los tribunales en manos de hábiles penalistas defensores de los victimarios.

“No nos callamos más” fue la frase que una víctima de abuso (ella 14 años, él 34) escribió en un cartel con el que escrachó a la que había sido su banda favorita. Muchos la atacaron por eso, pero otras víctimas lo leyeron y resignificaron sus experiencias como algo que no era aislado ni por culpa de ellas.

Culpable: 22 años de cárcel para el líder de El Otro Yo

El grito fue pionero en este tipo de activismo, y por sus consecuencias recientes merece ser analizado desde diversos puntos de vista. Una de ellas es la condena a 22 años de cárcel a Cristian Aldana, cantante de la banda El Otro Yo, por “abuso sexual gravemente ultrajante y corrupción de menores”.

La primera crónica de este resultado la hizo Cosecha Roja apenas leído el veredicto, porque la joven periodista Lucía Cholakian Herrera la tenía escrita y vivida en el cuerpo acompañando desde el comienzo a las denunciantes, sus relatos y emociones, sus avances y retrocesos en una decisión que les valió violencia en las redes y por parte del mismo Aldana.

PERFIL del sábado anuncia la noticia en primera plana; y en la sección Policiales cubre la historia de abusos cometidos entre 1999 y 2010 que llevaron a Aldana a la cárcel en 2016. La denuncia fue pionera de la revelación de abusos en el rock, y otras bandas y cantantes le siguieron cuando las adolescentes dejaron de pensar que era su responsabilidad haber sido abusadas por sus ídolos adultos.

Las heroínas de esta historia, por mucho, son esas chicas que durante tres años y medio sostuvieron dolorosamente su confrontación en la Justicia. Pero PERFIL prefirió poner en tapa la foto de Aldana pretendiendo convertirse de victimario en víctima, alzando un cartel que dice: “sin defensa no hay juicio”.

Uno de los debates contemporáneos es justamente por qué los criminales cuentan con defensa gratuita mientras las víctimas tienen, en general, menos recursos públicos para su defensa. La foto se repite en gran tamaño en la ilustración de la nota. Debajo, una foto más pequeña nos muestra a esas pibas que entonces tenían entre 13 y 16 años y que sintieron que por fin se hizo Justicia. Para ellas y para todas.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4729

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard