jueves 24 de junio de 2021
COLUMNISTAS medio oriente
05-01-2020 02:30

Irán post Soleimani

El asesinato del general iraní no tiene por qué generar una Tercera Guerra Mundial. Se esperan actos simbólicos de represalia por parte de Teherán.

05-01-2020 02:30

El asesinato por parte de Estados Unidos de Qasem Soleimani, el comandante de la Fuerza Al Quds de Irán, fue sin duda una importante escalada en el largo conflicto entre los dos países. Pero no tiene por qué engendrar la Tercera Guerra Mundial (como predicen algunos expertos).

Mientras que Estados Unidos podría haber logrado una ventaja táctica a corto plazo al matar a Soleimani, el régimen iraní aún podría beneficiarse de los recientes acontecimientos.

El asesinato selectivo por parte de Estados Unidos de uno de los principales líderes militares de Irán representa una significativa derrota simbólica para el régimen iraní, pero no augura una guerra total. Después de todo, Irán y Estados Unidos ya han estado en guerra durante décadas, y ninguna de las partes tiene interés en una escalada militar descontrolada en la actualidad.

Irán ha estado tomando medidas drásticas para mejorar los severos desafíos regionales e internos que enfrenta actualmente. Por ejemplo, recientemente se enfrentó a un repentino aumento del fervor nacionalista iraquí por su influencia en ese país. Los puestos de avanzada diplomáticos de Irán fueron quemados y sus bienes boicoteados. Incluso el ayatolá Ali Al Sistani, nacido en Irán y el más alto clérigo chiíta de Irak, se ha pronunciado en contra de la interferencia extranjera (es decir, iraní) en los asuntos iraquíes.

En un claro esfuerzo por desviar este sentimiento antiiraní, los aliados de Soleimani en Irán –en particular el periódico Kayhan, portavoz del Líder Supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei– sugirieron en octubre que los iraquíes deberían ocupar la embajada de Estados Unidos en Bagdad. Irán necesitaba cambiar el discurso en Irak reorientando el fervor nacionalista hacia Estados Unidos. Y, en este caso, la conversación en Irak ha cambiado después del ataque con aviones no tripulados a Soleimani: muchos iraquíes se preguntan ahora no cuándo se irá Irán, sino cuándo lo hará EE.UU.

Mientras tanto, Irán también ha estado lidiando con un importante desafío interno. El régimen ha actuado con una brutalidad espantosa para reprimir las manifestaciones masivas por el deterioro de las condiciones económicas, matando a varios cientos de personas y arrestando a miles más. Desde entonces, Jamenei ha sido asediado, lo que ha provocado críticas incluso desde su base tradicional por su mal manejo de la situación. Al igual que con la explosión de descontento en Irak, necesitaba una forma de cambiar la historia, y ahora Estados Unidos lo ha obligado temporalmente.

Para el mundo exterior, Soleimani fue el cerebro de las actividades terroristas del régimen fuera de Irán y el titiritero de sus representantes en toda la región, sin olvidar a Hezbollah en El Líbano. Sin embargo, para los iraníes, era una figura más complicada. Mientras que los partidarios de la línea dura del régimen lo consideraban un héroe, muchos iraníes que han perdido a sus seres queridos en manifestaciones pacíficas, o que se oponen a los ataques del régimen a los disidentes iraníes en la diáspora, lo veían de manera diferente. Sin embargo, en los últimos años, el régimen ha impulsado una inteligente campaña de relaciones públicas para presentar a Soleimani como un poeta guerrero al estilo de Napoleón o César. Y como uno de los pocos comandantes del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) que no ha sido acusado de corrupción, fue propuesto como un probable candidato presidencial en las próximas elecciones. Por lo tanto, en la medida en que hubo simpatía pública por Soleimani, esta se extenderá ahora al régimen, al menos en el corto plazo.

Antes de estos últimos acontecimientos, Irán, cada vez más aislado internacionalmente, buscaba maneras de mostrar sus músculos en el escenario mundial. En diciembre, llevó a cabo sus primeras operaciones navales conjuntas con Rusia y China, y los funcionarios han anunciado planes para arrendar el puerto de Bushehr en el Golfo Pérsico a Rusia.

Es difícil exagerar las implicaciones estratégicas a largo plazo de una robusta presencia naval rusa y china en el Golfo Pérsico, dado que estos dos países son los que más probablemente desafiarán a Estados Unidos en los años y décadas venideras. Con el cambio de humor que se produjo tras la muerte de Soleimani, el régimen iraní tiene una ventana en la que consolidar sus lazos con ambos. Sin duda, al presionar a sus representantes iraquíes para que acudan a la embajada de Estados Unidos, el régimen claramente se excedió y subestimó la voluntad del presidente estadounidense, Donald Trump, de responder con la fuerza. Pero al apuntar a Soleimani, Estados Unidos también podría haber calculado mal, al subestimar la propia capacidad y disposición de Irán para responder.

Dado el estado de la economía y el nivel de descontento en Irán, Jamenei debe mantener al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica y a las milicias leales firmemente de su lado. Y en este momento, esas fuerzas están clamando por venganza.

Por su parte, la administración Trump ha estado operando bajo el supuesto de que el régimen iraní está tan desprovisto de legitimidad y debilitado por el descontento interno que nunca podría soportar una guerra importante con Estados Unidos. Y esta peligrosa suposición se ha visto reforzada por la propia creencia de Trump de que una guerra con Irán sería muy corta.

Pero el régimen iraní tiene profundos lazos culturales, económicos y de inteligencia en toda la región, y particularmente en Irak. Uno espera que sus problemas internos y su profundo deseo de autopreservación lleven a Jamenei y a su gobierno a adoptar actos simbólicos de represalia, en lugar de medidas escalonadas.

Y se espera que Estados Unidos también actúe con prudencia estratégica al responder al siguiente paso de Irán. De lo contrario, podríamos acabar con una guerra que casi nadie quiere y cuyo final sería totalmente impredecible.

*Investigador y codirector del Iran Democracy Project del Instituto Hoover. Director de Estudios Iraníes de la Universidad de Stanford.

Copyright Project Syndicate.

En esta Nota