jueves 02 de febrero de 2023
COLUMNISTAS acusaciones infundadas

J. K. Rowling no es transfóbica

A la periodista y escritora LGBT E. J. Rosetta le encargaron un artículo que detallara “20 citas transfóbicas de J. K. Rowling”. Después de 12 semanas de leer sus libros, tuits, ensayos completos y relacionar el contexto de esas “citas”, no encontró ni un solo mensaje verdaderamente transfóbico. Esta semana publicó en Twitter el resultado de su investigación y encendió un escándalo. Rowling: ¿de cancelada a venerada?

26-11-2022 03:04

E. J. Rosetta, escritora LGBT, senderista y adicta al café, columnista de The Huffington Post (huffpost.com), donde destacan que su tema son lesbianas y bisexuales para las principales publicaciones LGBT, incluidas Curve US, DIVA, PinkNews, g3 y una columna semanal con WhenSallyMetSally.co.uk. En su cuenta de Twitter, el pasado martes escribió: “Correcto, he terminado. Hace 3 meses, me encargaron escribir un artículo que detallara ‘20 citas transfóbicas de J. K. Rowling que hemos determinado’. Después de 12 semanas de leer sus libros, tuits, ensayos completos y relacionar el contexto de estas ‘citas’, no encontré ni un solo mensaje verdaderamente transfóbico”. También agrega en esa red social: “El abuso que ha soportado J. K. está más allá del perdón. De cada amenaza de muerte, amenaza de violación y torrente de abuso, ella ha renacido con gracia”. Y para que no queden dudas, concluye: “Lástima de aquellos que la han incriminado con el pretexto de ‘informar’ cuando debes saber, en el fondo, que solo estás lanzando clickbait y provocando odio. Vergüenza para los que siguieron esa propaganda sin pensamiento crítico. Estás quemando a la bruja equivocada. Estoy con @J. K. Rowling”. Clickbait refiere a la táctica de escritura en internet que busca generar clicks o ingresos a través de títulos sensacionalistas.

El gobierno británico puso el grito en el cielo: están buscando que aparezca un loco con un arma

En PERFIL destinamos varias páginas a la tormenta de cancelación desatada contra la autora de la saga Harry Potter –que se inició en junio de 2020–, incluso con secuelas delirantes. También señalamos que Rowling es una franquicia, un negocio global, donde diversos inversionistas, individuales y corporativos, obtienen ganancias en el universo del espectáculo. Justamente, la integridad de Rosetta, incuestionable, hace de sus afirmaciones un perdón global hacia la escritora maltratada de manera exagerada e injusta. Puede el lector pensar con malicia: a qué intereses económicos afectó para que esto se pueda estimar como una operación de prensa, un blanqueo para su restitución y que todo siga como antes, de éxito en éxito.

E J Rosetta 20221126
BÚSQUEDA. La escritora E. J. Rosetta y el tuit que encendió la alarma. FOTO: Twitter

En lo real Rowling la pasó mal después de cuestionar el uso de “personas que menstrúan” por el término mujeres, y afirmar: “Borrar el concepto de sexo elimina la capacidad de muchos de hablar de manera significativa sobre sus vidas”. Sufrió amenazas de muerte y violación. Y el año pasado los activistas publicaron una foto de ellos mismos frente a su casa con un cartel protrans donde la dirección era claramente visible en la imagen. El gobierno británico puso el grito en el cielo: están buscando que aparezca un loco con un arma. Al fin, John Lennon murió a manos del fanatismo y Salman Rushdie apenas sobrevivió a lo mismo, con lesiones irreversibles.

Lo que queda en el tintero, o mejor, en suspenso, es qué ocurrirá con todos aquellos que renegaron de Rowling. Por ejemplo, dos actores de la saga, Daniel Radcliffe y Emma Watson, que no bien comenzó el asedio a la escritora se expresaron no en su contra, pero sí dando a entender que ellos no eran lo mismo que ella. ¿Pedirán disculpas por esta actitud que daba por ciertas las acusaciones de transfóbica? ¿Y los periodistas que la señalaron subiéndose a la ola de cancelación? ¿Sabrán qué significa el término “error”, a su vez tan cercano a “horror”?