domingo 28 de noviembre de 2021
COLUMNISTAS OPINION
22-10-2021 23:55
22-10-2021 23:55

Layo en la piel de Macri y de Cristina

22-10-2021 23:55

El libro de Benjamín Uzorskis De Layo a Ulises revisiona la perspectiva clásica del mito fundante de la dinámica vincular. Layo era el papá de Edipo, el parricida con el que Freud logra construir las bases que explican parte del sufrimiento humano y la culpa: haber matado, simbólicamente, al padre.

El asesinato del padre asciende a acto fundador de la humanidad misma en el mito de la horda primitiva de Darwin cuando, cansados del poder absoluto que ejercía un macho dominante, los demás miembros de la manada lo asesinan. Freud lo toma en su ensayo Tótem y tabú, que es una forma de teoría del poder basada en la necesidad de superar la tiranía de una figura patriarcal, el único con deseos propios y derecho a decidir por todos los demás.

El hijo simbólico  de Cristina Kirchner no es Máximo sino Alberto Fernández y el Frente de Todos

Es una teoría del poder porque el padre es un significante del poder, puede ser un líder, un jefe, un maestro y en todos los casos ser un hombre o una mujer. El trabajo de Uzorskis, que debería leer Alberto Fernández, persigue desculpabilizar y destraumatizar, en su caso, a los pacientes, visibilizando lo omitido del drama de Edipo que no comienza con el asesinato de su padre.

Layo era un filicida que primero quiso matar, además de desterrar, a Edipo y abusó de sus otros hijos. Pero no se trata de un caso único: Uzorskis cita su lectura de Los mitos griegos, de Robert Graves, donde se reiteran casos de monarcas no dispuestos a aceptar el final de su reinado, arrojando fuera de las murallas de su dominio a los descendientes que pudieran disputarle su liderazgo futuro. La rivalidad no solo se da del descendiente con su progenitor sino a la inversa.

Macri y Cristina Kirchner son el producto del big-bang de 2002, símbolos constituyentes del orden político bicoalicionista con el que Argentina recorre estas décadas. Ambos se resisten a aceptar el final de sus reinados, y de que se produzca el natural ocaso biológico de ambos depende el futuro de todos sus súbditos. Ese ocaso no se produce solo vegetativamente, requiere que sus continuadores asuman la responsabilidad de enfrentarlos y hacerles tomar conciencia de la imposibilidad de repetir el pasado.

En esa tarea, Juntos le lleva mucha ventaja al Frente de Todos y seguramente por eso ganó las PASO. No solo Horacio Rodríguez Larreta exhibe sin culpas su voluntad de suceder a Macri sino que Facundo Manes lo critica por no aceptar ser uno más frente a un juez: hay una nueva vocación de poder en el radicalismo. 

Mientras tanto, en el Frente de Todos, Cristina Kirchner continúa siendo un mito viviente al que ningún miembro de su coalición se atreve a criticar públicamente. Esa cristalización del tiempo pasado destruye las posibilidades de cualquier futuro. Ya sea de las expectativas electorales de los candidatos oficialistas el próximo noviembre como de una eventual remontada hacia 2023.

El libro de Uzorskis contrapone a la figura de Layo la de Ulises como la del progenitor protector que fomenta el desarrollo de su hijo y, refiriéndonos siempre a lo simbólico, el hijo de (la tutora) Cristina Kirchner no es Máximo Kirchner sino (el pupilo) Alberto Fernández, a quien le traspasó la autoritas que luego le vuelve a quitar una y otra vez. A la vicepresidenta también le resultaría terapéutico leer De Layo a Ulises. Otro de los hijos que marchitó es Wado de Pedro al hacerlo renunciar.

Pero Cristina Kirchner no es la actora principal de esta trama. Al igual que ella, Mauricio Macri trata de impedir el ascenso de Rodríguez Larreta, le fomenta discípulos que lo desafíen, como Patricia Bullrich, y él mismo no descarta totalmente competirle en 2023. Ante la falta de progenitores como Ulises, son los continuadores quienes tienen la oportunidad y la necesidad de superarlos.

Como la vida debe continuar, en algún momento un emergente del peronismo no kirchnerista que no se siente debidamente representado por el Presidente en el devenir de esta coalición tomará el lugar de Edipo si Alberto Fernández, después del 14 de noviembre, persiste en no asumir ese papel.

Una mala comprensión del mandato atávico de glorificar a los padres se puso en palabra de Alberto Fernández al decir que nunca traicionará a Cristina Kirchner. Traicionarla es salvarla.

Macri hoy conserva como propios alrededor del 15% de los votos de una elección presidencial. Podría especularse con su capacidad de extorsión sobre Rodríguez Larreta bajo la amenaza de llevarse sus halcones a otro partido, dividiéndole Juntos e impidiéndole ser presidente. Parafraseando invertidamente a Alberto Fernández: “Aunque con Macri no alcance, sin Macri no se puede”. Pero es Rodríguez Larreta quien, al enfrentarlo, le está diciendo: “Mi derrota significaría la tuya porque tu memoria pública y tus causas judiciales irán mucho peor con el triunfo del kirchnerismo. 

Macri recela de Rodríguez Larreta; no habría tiempo para volver a dirimir en público desacuerdos

Esa dinámica vincular es muy similar entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner, solo que Alberto Fernández no demostró la voluntad de poder que precisa para salvarse él, al peronismo, y afectar menos a la propia Cristina Kirchner que, al igual que Macri, lleva en la piel un Layo que se niega a admitir el final de su reinado absoluto. 

Le atribuyen a Macri una frase que le cabe a Cristina Kirchner: “Compartir el poder es no tener el poder”. Sin compartir no habrá coaliciones.