domingo 19 de septiembre de 2021
COLUMNISTAS Defensor de los Lectores
29-08-2021 02:49

Lector critica falta de datos de una encuesta publicada

29-08-2021 02:49

En el Correo de hoy se reproduce una inquietud del lector Julián Corvaglia, quien reclama mayores precisiones cuando PERFIL incluye encuestas. Este tema ya ha sido abordado en varias oportunidades por este ombudsman, pero corresponde volver sobre él cuando se produce una desviación de las normas necesarias para dar mayor credibilidad a la información que se suministra.

“Considero que es importante publicar la ficha de la encuesta, ya que al ver cómo se hizo uno puede valorar su grado de profesionalismo y seriedad, lo cual no se ha hecho en este caso”. Se refiere al cuadro estadístico incluido el domingo 22 en las páginas 26 y 27, al pie de la columna de Jaime Duran Barba (con la cual la ilustración no tiene vinculación alguna).

Tiene razón el lector Corvaglia: con el título “Estadísticas vitales”, el espacio incluye una encuesta realizada, según lo indica el pie de crédito, por Copub, el Centro de Opinión Pública de la Universidad de Belgrano. La publicación carece de los datos esenciales de esa compulsa, algo que el editor responsable de la sección Ideas acepta como una omisión no deseada, motivada por los ajustes de cierre. Aunque la respuesta es válida, resulta insuficiente.

Quien quiera introducirse en profundidad en el estudio citado podrá hacerlo en http://repositorio.ub.edu.ar/bitstream/handle/123456789/9215/COPUB_AGOSTO_2021.pdf. 

Facilitemos la tarea: “En comparación con 2020 –dice el informe de Copub–, ¿se estima que el problema de la inseguridad empeoró o mejoró? ¿A qué causas se atribuyen mayoritariamente los delitos en la actualidad? ¿Cómo se dividen las opiniones acerca de la pena de muerte? ¿Qué grado de efectividad se atribuye a la denuncia de los delitos?”. El informe se cierra con la ficha técnica omitida por PERFIL: “Lugar de realización: Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tamaño muestral: 450 casos efectivos. Distribución muestral por género: 50% femenino y 50% masculino. Método: encuesta telefónica IVR. Fecha de administración: del 27 al 29 de julio de 2021”. 

Quiero añadir ahora algunos conceptos ya vertidos en estas columnas compartiendo la inquietud del lector Corvaglia, potenciada en estos días por la difusión –no siempre satisfactoria– de encuestas de opinión vinculadas con la proximidad de las PASO y la cercanía de las elecciones de medio término, programadas para noviembre. En tal sentido, debo advertir a los lectores acerca de algunos elementos que pueden contaminar sus opciones a la hora de emitir el voto. En junio de 2017, cuando se aproximaba un acontecimiento similar al de estos días, este ombudsman señalaba: “Es necesario que jefes, editores y redactores extremen sus cuidados a la hora de reproducir resultados de estudios de opinión pública. La maraña de porcentajes, especulaciones e interpretaciones que llegan a las páginas de PERFIL puede ser mejor desentrañada cuando se le suman datos concretos: en cada caso, el tamaño de la encuesta (cuántos contactos fueron registrados, en qué espacio territorial), la metodología empleada para la consulta (entrevistas presenciales o telefónicas, una mezcla de ambas, otras variantes), el tiempo de los registros (entre qué fechas fueron registradas las opiniones) y al menos las principales preguntas formuladas a los encuestados. Naturalmente, qué consultora hizo el trabajo y –en la medida de lo posible, porque muchas veces se oculta el dato– para qué agrupación política, institución o empresa fue realizado”.

En otra columna publicada por esos días, comentaba: “¿Creen los ciudadanos en la validez de esas compulsas, en su acercamiento a la realidad? Si esto fuese así, las próximas elecciones legislativas de octubre y sus primarias previas (hoy noviembre y septiembre) estarían poco menos que definidas, según de dónde vengan los datos de especialistas más o menos reconocidos”.

En esta Nota