Parcialmente nublado
Temperatura:
17º
Ciudad:
Buenos Aires
miércoles 20 de marzo de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / inteligencia artificial
domingo 17 febrero, 2019

Loci, frames, cuadros comunes

Dentro de la estructura diacrónica evolutiva desde Homero hasta los lenguajes computacionales y algoritmos inteligentes, el pasado y el presente pueden iluminarse recíprocamente.

por Alejandra Litterio

default Foto: CEDOC

Dentro de la estructura diacrónica evolutiva desde Homero hasta los lenguajes computacionales y algoritmos inteligentes, el pasado y el presente pueden iluminarse recíprocamente.

Todo lenguaje y pensamiento es, hasta cierto punto, analítico: descompone el conjunto compacto de la experiencia en segmentos significativos codificables. El procesamiento espacial de la palabra elevada a un nuevo orden perfecciona la secuencia de funcionalidades al volverla virtualmente instantánea, a la vez que se actualizan las estructuras discursivas al confrontarnos con un  sistema de códigos y subcódigos que proporciona la misma lengua.

La tecnologización de la palabra sugiere la transferencia de amalgamas semánticas que establecen isotopías con funciones de desambiguación transoracional que se codifica y decodifica bilateralmente. Desde el momento que un discurso plantea su isotopía semántica solo representa una exploración parcial de las virtualidades del thesaurus lexemático (Greimas, 1973), de manera que en el curso de la decodificación se toman en consideración aquellas propiedades semánticas que hacen posible delinear un diagrama mental, un cuadro o frame. Esta representación semémica o elementos de “conocimiento cognitivo” (Van Dijk, 1976) denotan determinados desarrollos de acontecimientos o acciones (Peöfi, 1976) dependientes de la experiencia de la entidad y del contexto.

Los cuadros intertextuales o “cuadros comunes” son comparables a los topoi de la retórica clásica: lugares comunes de reelaboraciones materiales de parámetros normalizados que forman parte de la competencia enciclopédica y constituyen reglas para la praxis. ¿Podríamos, como sostiene Kuhn, decir que cuando Aristóteles y Galileo observaban las “piedras oscilantes”, el primero veía un cuerpo de caída restringida mientras que el segundo un dispositivo pendular? Aquí, la idea de cuadro sugeriría una aproximación flexible, donde  en un modelo evolutivo científico normal, la ciencia procede mediante esquemas descriptivos establecidos. Así cuando se encuentra con una situación diferente o un cambio sustancial que resulta en un  nuevo paradigma, se selecciona un nuevo cuadro o frame.

Estableciendo un paralelismo, en las investigaciones sobre inteligencia artificial, un cuadro o frame es una estructura de datos que segmenta el conocimiento en subestructuras representadas por situaciones estereotipadas. Cada frame incluye cierta cantidad de información. Es, según Eco (1987), “un texto virtual o una historia condensada”. “Algunas refieren a lo que es esperable que suceda y otras, a lo que se debe hacer si las expectativas no se confirman” (Minsky, 1975).

En caso de que un sistema inteligente o “ente artificial” recibiera una expresión para desambiguar sea de cuentos populares como “Caperucita Roja” o de una novela The Murders in the Rue Morgue o incluso una noticia como el Flash Crash de 2010, si dispone de información simple recurriría a un diccionario básico, de lo contrario, establecería una jerarquía de cuadros donde buscaría una única solución posible. Así, los cuadros intertextuales circularían en la enciclopedia hipercodificada prestándose a diversas combinatorias. Con todo esto, la “máquina inteligente” realizaría una amalgama de elementos comunes, donde habría asimilado el cuadro “una niña se encuentra con el lobo en el bosque”, “la atroz muerte de dos mujeres” o “el desplome del DJIA” en busca de las modalidades descriptivas del locus amoenus.

*Lingüista.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4574

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard