22 oct 2020
COLUMNISTAS |Defensora de Género
domingo 11 octubre, 2020

¿Por qué las mujeres no pagamos Bienes Personales?

Ejemplo Podoroska. Visibilizó las mayores dificultades que tiene una tenista mujer. Foto: afp

Sabemos que la pobreza afecta más a las mujeres y jóvenes, sabemos que las mujeres ganamos un 27% menos que los hombres en promedio, sabemos que las mujeres se insertan en el mercado laboral informal, en trabajos precarios de baja productividad y con salarios más bajos. Y podemos seguir listando las situaciones desfavorables de las mujeres en relación al poder económico, o mejor dicho el no poder de las mujeres en lo económico-financiero. Es cierto que hay excepciones, pero no queremos ser más “excepciones”, simplemente queremos una participación igualitaria, sin beneficios especiales ni privilegios.

Algo muy difícil de alcanzar como vimos en la nota de 50/50 el domingo de Patricia Valli: “Patrimonio: solo un tercio de quienes pagan Bienes Personales son mujeres”, sobre un estudio del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) que analiza datos oficiales de 2018. Los autores del estudio aclaran que la clasificación es binaria porque solo reconoce sexo. Esto es algo que se reitera en todos los datos estadísticos del país, aún no se incorporó la diversidad en las estadísticas oficiales, tema que hemos reclamado antes. El estudio analiza las brechas existentes como la salarial, que preferimos llamar laboral porque expresa eso a través del salario. Aporta un dato poco conocido como el análisis por sexo de quiénes pagan impuesto a las ganancias: solo el 34% son mujeres. Los autores aclaran que mejoró en 8 puntos en relación al 2009, pero ¡cuánto nos falta para la igualdad! porque pagar este impuesto es tener ingresos altos y no seguir predominando en la franja de los bajos. Esto se refleja al analizar la proporción de mujeres en el 10% con menos ingresos, las mujeres son el 69%, mientras en el universo del 10% con mayores ingresos son solo el 38%, allí predominan los hombres. 

La feminización de la pobreza tiene como contrapartida la “masculinización de la riqueza”, como señalan los autores. ¿Y qué pasa con el patrimonio? El estudio señala la distribución asimétrica de los patrimonios según sexo. O sea, las mujeres registran bienes en menor cantidad que los hombres y a su vez de menor valor. Entre las que aportan predominan las profesionales y las del rubro inmobiliario, en el único que superan a los varones. Esto indica una concentración de mujeres en este sector vs. la mayor calificación de los hombres en el sector industrial, agropecuario, de la construcción y el transporte. Esto nos señala un sesgo de sexo marcado en estos sectores que se basan en valores culturales que aún restringen y limitan la participación de las mujeres y a las que participan las mantienen invisibilizadas. Esto lo vemos en la participación en la conducción de asociaciones que nuclean a dirigentes de estos sectores. Es muy raro que una mujer sea la presidenta de una asociación de productores agropecuarios o de sectores industriales y del transporte. Incluso en las profesionales y científicas aún son pocas las que llegan. Por eso celebramos que dos mujeres hayan sido reconocidas con el Premio Nobel de Química, ya que en general, éste es un galardón que principalmente reconoce a hombres.

En el mismo sentido la noticia de las “Pautas políticas de género para las empresas” anunciada en 50/50 sobre los lineamientos que fijó el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidades para las empresas públicas, son importantes para lograr la igualdad. Allí hay medidas diversas: desde la existencia de apoyo para cuidados para atención de personas dependientes que aseguren la corresponsabilidad, que incluyen subsidios para contratar guarderías para hijos y lactarios hasta ampliación de licencias; y también medidas para eliminar la violencia en el ámbito laboral y apoyo a quienes la padecen en la vida familiar. Si bien son medidas para empresas públicas, es muy importante que se discutan y adopten en las privadas, algo que se promueve desde distintos ámbitos, pero que requiere más apoyo político. Desde grupos que trabajan en el aporte nacional al G20 se están promoviendo y esperamos en la declaración de los líderes que firmará el gobierno argentino, esto sea un compromiso.

Otra gran noticia es el desempeño de la tenista argentina Nadia Podoroska en Roland Garros. La nota en Deportes el sábado es muy clara: “Quién es esa chica”, ya que ella llega con gran esfuerzo y apoyo de otras mujeres tenistas, pero poco de quienes manejan este deporte. Lo habitual es que la noticia sean los varones tenistas. Después de Gabriela Sabatini no están. ¿Eso es porque las mujeres no pueden, será porque no tienen apoyo? Esta “chica “como la mencionan en el título llegó por su esfuerzo y el de muchas otras que la ayudaron. ¡La felicitamos y esperamos que se la apoye!


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5156

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.