martes 24 de mayo de 2022
COLUMNISTAS resultados
11-03-2022 23:55

Teatro de excepción

11-03-2022 23:55

Pasa milagrosa y melancólicamente otro Festival Internacional de Teatro (FIBA). Era un evento enorme y se fue desfinanciando. No es hora de apuntar culpas, seguramente mixtas. La pandemia, el giro hacia lo performativo y lo urgente, el cambio de fecha hacia el verano, los encargos rápidos y temáticos, qué sé yo: cosas que igual ocurren en el teatro global. El FIBA ha dejado de ser nuestra cita obligada y muchos nos encontramos más bien de casualidad. 

Por eso recibí con alegría la experiencia de Lisandro Rodríguez en el teatro Los Vidrios con actores italianos formados en la Iolanda Gazzerro del ERT (Emilia Romagna Teatro), una quincena de jovencísimos artistas que cruzaron la distancia compartiendo gastos con las instituciones semifinanciantes (parece que ya nadie te banca al 100%) para balbucear otras maneras excepcionales de pensar el mundo. La pieza se llama justamente Teatro de excepción y ofrece cuatro partes: la tristeza, lo asocial, el mal futuro y la confesión personal, todos pequeños relatos fraguados en la primera persona de cada actor ejecutante. Yo no sé bien de qué trata la obra; me perdí en otra cosa, en unas vidas secuestradas de la vida real para ser enaltecidas con las toscas herramientas del teatro porteño. Los actores armaron y fijaron junto al director sus diatribas, sus declaraciones de amor, sus borradores de ficciones sobre burocracias, distancias, tristezas, árboles, creencias sin esperar al autor o al que firma. El argumento poco importa porque lo que se nos ofrece es el milagro de unas acciones completamente políticas: escaparse de los supuestos de instituciones teatrales milenarias, jugar a crear una obra “a la argentina” con mucho tiempo y sin un mango, migrar con los sentidos por un rato. El resultado es conmovedor, es como ver a esos quince jóvenes metiendo los pies en el mar por vez primera.

Nosotros seríamos el mar. Somos un mar frío y ventoso espantando, atrayendo italianos y jóvenes. Pero acá estamos. Seguimos estando.

En esta Nota