martes 06 de diciembre de 2022
CóRDOBA ANÁLISIS Y PERSPECTIVA

Argentina, 1985-FAP

30-10-2022 00:26

La película evoca la gesta del juicio a las Juntas, hito en la defensa de los derechos humanos; en esa materia, abatir la pobreza sigue siendo la deuda de la democracia.

Disfrutar a Ricardo Darín es motivo suficiente para ir a ver “Argentina, 1985”, la reciente producción, dirigida por Santiago Mitre.

Los críticos parecen ser “escritores de hackers”. Dicen: “Ningunea al por entonces presidente Raúl Alfonsín; “Falla deliberadamente en el retrato del papel de Alfonsín en esta gesta”; “¿Por qué aparecen Luder y Tróccoli?”; “Acusar a Tróccoli de facho es una deliberada reversión inaceptable de la historia argentina”.

El público, en vez de criticar, acude masivamente a las salas, se emociona y revive con orgullo una de las pocas proezas que nos distinguen ante el mundo; incluso disfruta la parte fabulada del film.

Perla ficcional. En el alegato, Darín (Strassera), a fin de enfatizar lo brutal y diletante del accionar de los acusados, dice que a Adriana Calvo de Laborde la detuvieron por pertenecer a las F.A.P. (Fuerzas Armadas Peronistas), cuando en realidad era miembro de la Federación Argentina de Psicólogos (F.A.P.). El brutal error era habitual. Fui testigo: los que se llamaban Juan Pérez vivían en pánico de ser “chupado” por confusión. Si el Registro Civil asentía en agregar el apellido materno, los Juan Pérez Escalante vivían un poco más aliviados.

Deuda democrática. “La defensa de los derechos humanos no se agota en la preservación de la vida, sino además también en el combate que estamos absolutamente decididos a librar contra la miseria y la pobreza de nuestra Nación”, aseguró Alfonsín en su discurso de asunción; en ese momento, el índice de pobreza era del 22%.

En las cuatro décadas “democráticas”, la pobreza nunca perforó el 20% y tuvo un pico en el 2002 del 66%; hoy fluctúa en el 40%.

La heterodoxia económica, motivada por la ambición política ha estancado el crecimiento y duplicado la pobreza, a contramano del mundo y pese a contar con ciclos muy favorables.

Según el Banco Mundial en los últimos treinta años, la pobreza extrema mundial bajó del 36 al 10%; en la actualidad, la mitad de los países registran tasas de pobreza por debajo del 3%. En 2035 la pobreza extrema habrá desaparecido en el mundo.

El retorno fugaz de la “Tendencia”. Las organizaciones guerrilleras de tendencia peronista, en la década del 70 fueron: los “Montoneros”, las F.A.P. y las F.A.R., en su última etapa. A raíz de la represión y la dispersión por disidencias internas, las organizaciones desaparecieron. No obstante, muchos de sus integrantes, sobrevivieron en el exilio.

En 2003, nació el kirchnerismo, el que se identificó en su relato, con la defensa de los derechos humanos de los afectados por el Proceso. Como reivindicación de la lucha armada peronista, los Kirchner dieron refugio en el gobierno a sobrevivientes y herederos del Movimiento Revolucionario Peronista. Por ejemplo, José “Pepe” Sbatella, un ex militante de las F.A.P., fue Presidente de la U.I.F., desde 2010 a 2015.

Amartya Sen, al recibir el Premio Nobel de Economía 2022, señaló en su discurso que la pobreza está asociada con gobiernos autoritarios y no democráticos. Es claro que los políticos criollos han actuado por casi cuatro décadas tan rudimentariamente como las dictaduras: han conservado la pobreza general, con o sin el aporte de los sobrevivientes y herederos de la “Tendencia”.

[email protected]

 

En esta Nota