viernes 09 de diciembre de 2022
CóRDOBA EL HUMOR AL PODER

Encallados en calles que no acallan

09-10-2022 00:48

Antes de que el Mundial de Qatar nos someta a una abducción futbolística de un mes de duración, Córdoba disfruta de algunas de las actividades culturales típicas de esta época, como los festivales de teatro, la Feria del Libro, la Oktoberfest y las movilizaciones del Suoem, que a esta altura ya son a nuestra ciudad lo que el Mardi Gras es a Nueva Orleans. Cientos de personas desfilando por las calles, cantando, haciendo sonar bombos y cornetas, arrojando papel picado y disparando bengalas al cielo, no es algo que se pueda encontrar en cualquier parte y podría ser explotado como un atractivo turístico y declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Tal vez por eso mismo, la Municipalidad retrasa la concreción del ansiado acuerdo salarial, que podría sellarse el próximo martes, según todos esperan: ¿por qué privarnos de gozar de semejante espectáculo callejero, que de manera gratuita y periódica se despliega ante los ojos de transeúntes y automovilistas? Si hasta se fomentan los emprendimientos gastronómicos de decenas de choripaneros que, aprovechando la volada, instalan allí sus puestos y llenan el aire de un aroma prohibido para veganos. Son las ventajas nunca reconocidas de la espiral inflacionaria que incrementa los precios hasta elevarlos a la estatura de un baobab y deja los sueldos reducidos al tamaño de un bonsái.

Por suerte, desde el Fondo Monetario Internacional enviaron señales de aprobación al programa económico de Sergio Massa y despacharon un giro por 3.800 millones de dólares, que para el ministro es lo que un somier para un faquir que lleva semanas durmiendo sobre una cama de clavos. Sin embargo, será muy difícil que esos beneplácitos del FMI signifiquen una mejora en lo inmediato para la situación de los ciudadanos de a pie, porque los más optimistas afirman que el costo de vida recién podría encauzarse en el segundo trimestre de 2023, aunque sabemos que esos pronósticos relativos a la economía suelen ser tan certeros como los del meteorólogo de Guillermo Francella en ‘Granizo’.

Con la excusa de que hay que ahorrar gastos, se limitó la importación de tampones y pelotas de golf, se habría excluido el sushi de la lista de Precios Cuidados y estaría en carpeta el proyecto para dar de baja las PASO, que para la oposición son un producto de extrema necesidad y para el oficialismo un bien suntuario. Por más que la postura oficial de Hacemos por Córdoba sea adversa a este tipo de primarias, votar a favor de esa iniciativa en el Congreso colocaría a sus representantes en sintonía con el kirchnerismo, así que estarían buscando excusas para ausentarse en el recinto en caso de que se le dé tratamiento. Bajo cuerda, habrían considerado tomar como modelo las que presentó Ramón Mestre para justificar su faltazo al lanzamiento de Rodrigo De Loredo.

El anterior intendente fue una de las pocas figuras del radicalismo que no estuvo en el Comedor Universitario, quizás porque no pudo encontrar su libreta de estudiante. Hasta Luis Juez anduvo por allí, como un DT al que le permiten asistir al entrenamiento del equipo rival. Pero donde Mestre jugó de local fue en el acto de Gerardo Morales en la Casa Radical, una velada en la que Facundo Manes cobró más que Erling Haaland a la hora de repartir los premios por goles convertidos. Mientras De Loredo evita revelar si irá por la gobernación o la intendencia, el ex lord mayor tampoco larga prenda sobre el significado de los carteles de “Mestre 2023”, que en Juntos por el Cambio generan un pánico comparable al de entrar a una carnicería y que nos atienda Jeff Dahmer.

En la provincia, en tanto, asoma una nueva grieta que une a peronistas y radicales de un lado y del otro: se recalentó la puja por la re-reelección de quienes se encuentran al frente de municipios del interior y la ONU podría enviar los Cascos Azules a Tanti, donde el intendente radical Luis Azar hizo votar una ordenanza que lo autoriza a presentarse para un nuevo periodo. Tras esa maniobra, corrieron rumores de que Azar se haría coronar emperador en la Cueva de los Pajaritos y que pasaría a gobernar desde el Castillo de Wilkins como Luis I de Tanti, pero la guardia real que custodia ese palacio negó de modo terminante la versión.

(*) Sommelier de la política

En esta Nota