miércoles 05 de octubre de 2022
CóRDOBA ANÁLISIS Y PERSPECTIVA

Ferguson premonitorio

11-09-2022 00:44

En su libro “The Ascent of Money”, el historiador escocés Niall Ferguson predijo en 2008 crisis financieras recurrentes por el uso excesivo del crédito por parte de los Estados Unidos. En un artículo en The Boston Globe (2016), advirtió que Donald Trump debería dar “reconocimiento” a Rusia como una “gran potencia” y trabajar con el presidente Putin para darle una esfera de influencia en Eurasia y Medio Oriente.

En la misma columna, Ferguson aconsejó a Trump que no participara en una guerra comercial con China y que trabajara con el presidente Xi-Jinping para fortalecer la asociación chino-estadounidense: es claro que veía peligroso al exceso de ahorro chino que genera la dinámica “Chinamerica”.

La realidad. Si las advertencias y consejos de Ferguson hubiesen sido aceptados, se hubiera evitado el caos actual. La inflación de crédito norteamericano provoca crisis de mercados que la FED arregla con emisión monetaria. China sigue acumulando reservas y puede, naturalmente, aplicar políticas contra cíclicas para seguir creciendo. Rusia mostró su importancia al invadir Ucrania: soportó las sanciones y salió fortalecido.

Prosperidad autocrática. Luego del impacto de las sanciones de Occidente, en febrero de 2022 el aumento colosal del precio del gas permitió a Rusia mejorar aún más su economía. Ya estaba sólida debido al alto valor de las comodities, fogoneado por la híper liquidez de la FED y el BCE; las reservas internacionales alcanzan US$ 600.000 millones, el rublo se revaluó 40% desde febrero y el superávit comercial se proyecta a U$S 200.000 millones en 2022.

Pese a ventear el gas que no le envía a Europa, Gazprom está anotando las utilidades más importantes de su historia. En medio año, Putin logró acallar a la disidencia interna: Ucrania perdió el control de la quinta parte “rusa” de su territorio y Rusia entró en la guerra defensiva, donde históricamente siempre estuvo más cómoda.

China, a su vez, baja la tasa de interés, promueve la demanda con un sistema de tickets y lanza mega obras de infraestructura en redes 5G: este año, y pese al tsunami energético, crecerá más del 1%. Lo que destaco además es que, en ambos países, no existe un régimen democrático.

Decadencia democrática. Por los mediocres políticos norteamericanos y europeos deben soportar la inflación y la escasez de energía: ya en Alemania están convencidos que se ingresó en un ciclo recesivo de largo plazo.

Por su parte, el presidente de la FED, Jerome Powell, envió un mensaje claro: está resuelto a combatir la inflación con aumentos de las tasas de interés, lo que traerá el “dolor” de una economía más débil y pérdida de empleos.

El norte está al este. En “Civilization” (2011), Ferguson dice: “En el año 1.500 Europa occidental controlaban el 10% de los territorios del mundo y generaba el 40% de la riqueza. En 1913, en el apogeo del imperialismo, Occidente controlaba el 60% de los territorios generando el 80% de la riqueza”.

Hoy, Occidente produce poco más del 40% de la riqueza mundial; el Occidente moderno ha perdido su ventaja y “el futuro pertenece a las naciones de Asia, especialmente a China”, por haber adoptado algunas “aplicaciones” de Occidente.

Es que ha rescatado la competencia, la ciencia y la ética laboral; y aún desdeñando la libertad, prospera. Las democracias “liberales” de Occidente, en cambio, no solo se relajaron las aplicaciones referidas, sino que además, las elites, se han creído depositarias de la “voluntad del pueblo” rousseauniana: una ficción liberticida que degradó a la democracia.

[email protected]
Gestor de patrimonios financieros y Contador Público

 

En esta Nota