lunes 26 de septiembre de 2022
CóRDOBA SE VOTA EN EL SUDESTE

Marcos Juárez: relanzamiento de Juntos o 'kilómetro 0' para Schiaretti y Llaryora

La piedra basal de Cambiemos en 2014 está en juego y así lo demostraron con sus arribos cada una de las figuras nacionales de la alianza. Por su parte, el gobernador jugó como nunca en la campaña, y se convirtió en el principal impulsor de Crescente, la exfuncionaria de Dellarossa que pone en jaque la continuidad de la coalición. Final abierto y jornada larga en la cuenca productiva.

11-09-2022 01:00

La tensión electoral en Marcos Juárez llegará a su punto más alto esta tarde cerca de las 18 cuando empiecen a confirmarse las primeras tendencias y se sepa, con mayor claridad, si Juntos logró retener su piedra basal o si el famoso ‘kilómetro 0’ se convierte en la largada 2023 del gobernador Juan Schiaretti y el intendente Martín Llaryora. 

Es decir, si la piedra basal con la que se conformó por primera vez en 2014 una alianza del radicalismo y el PRO sigue vigente; o bien, si una derrota y un triunfo casi histórico para el peronismo en Marcos Juárez les da un plafón importante a las dos figuras más relevantes de Hacemos por Córdoba en la provincia. 

Todo en medio de la siempre e inevitable guerra de encuestas que se produjo en las últimas dos semanas, y donde muchos hablan de un final abierto. Como así también de una jornada larga. 

Schiaretti, con la campaña al hombro. Como pocas veces, el gobernador Schiaretti decidió reiterar sus escalas al sudeste provincial y poner a un equipo a trabajar de manera permanente. Cierto es que, en un primer momento, y cuando se dieron las primeras directivas desde El Panal para que esto ocurra, no habían ocurrido los cimbronazos del Neonatal, los cambios en Salud no estaban en los planes y el juicio por el caso Blas Correas que tiene en la mira política al ministro de Seguridad, Alfonso Mosquera, no había comenzado a carretear. 

Quizá, por todo esto y por no haberse visto obligado a realizar cambios forzados en su gabinete, el mandatario provincial tenía previsto foto triunfal y lanzamiento nacional para la noche de este 11-S. 

Sin embargo, los cimbronazos poco comunes a lo largo de las tres gestiones de Schiaretti, sumados a otros que todavía se sostienen solapados, obligó a un cambio en la estrategia. Y la directiva salió en varios sentidos hacia los cuatro costados de la mesa chica schiarettista: “no hay lanzamiento nacional, ni nada”, dicen que repitió enojado un par de veces Schiaretti. Incluso, tomando contacto con su máximo operador en despachos porteños, Guillermo Seita, para bajar los decibeles a cualquier resultado que se pueda producir en Marcos Juárez este domingo. 

Nada de esto chocó con la manera en la que le puso el cuerpo el mandatario a la campaña en Marcos Juárez. 

Él eligió a Verónica Crescente, la exfuncionaria del gabinete de Dellarossa y bajó a Eduardo Foresi al segundo escalón de la fórmula. Cuentan que esta decisión se articuló hace muchos meses vía uno de los hombres más influyentes del schiarettismo como es el ministro de Desarrollo Social, Carlos Massei. 

No sólo eso, el gobernador bajó varias veces a la ciudad del sudeste y en la última escala desafió a todo el arco de Juntos que el jueves arribó con Horacio Rodríguez Larreta en el último día de campaña de Sara Majorel, la bendecida por Dellarossa. 

“De la manera en la que le pusieron el cuerpo ‘el Gringo’ y Pedro, dejó a la elección casi en un mano a mano entre Schiaretti y Dellarossa”, razonó el viernes por la mañana un peronista del sudeste que reporta al otro interesado en esta cuestión, el intendente Llaryora. 

No tan Juntos. Cierto es que el actual intendente del PRO esperaba más respaldo de la dirigencia nacional y también de la provincial de la coalición a la que pertenece. De los tres con peso en el espacio amarillo, la que más dejó conforme al oficialismo municipal en Marcos Juárez, fue Patricia Bullrich.

Lo de Mauricio Macri y Rodríguez Larreta, se pareció más a algo por cumplir. Lo mismo que el radical Gerardo Morales. 

No obstante, sin viajes permanentes, frío hace unas semanas cuando los hizo ir a Dellarossa y Majorel hasta Rosario y no llegar él a Marcos Juárez, Larreta aportó insumos, encuestas y fierros para retener el ‘kilómetro 0’. 

En tanto, la que se corrió de la foto antes fue Elisa Carrió, quien ordenó replegar la tropa, retirarse de la campaña y lanzó la moneda al aire. Esta noche se sabrá si le salió bien o no. 

Posturas. Requeridos por PERFIL CORDOBA dos analistas, politólogos y consultores como Gustavo Córdoba, de Zuban Córdoba y Asociados; y Cristian Buttie, de CB Consultora, hablaron en torno a las repercusiones que pueden tener los comicios de hoy. 

“El impacto será como máximo de 24 horas. Luego será consumo del microclima de la política. No es fácil trasladar climas locales a provinciales o a nacionales. Es muy difícil. No creo que el resultado tenga un impacto que dure más de 24 horas”, dijo Córdoba. Y sobre las proyecciones señaló que “son discusiones que se darán recién en abril del 2023”. 

Por su parte, Buttie sostuvo: “sin olvidar que es una elección local va a ser una herramienta para Schiaretti y Llaryora para iniciar su camino al 2023. Cada uno con su agenda, Schiaretti demostrando que, en la provincia, él sigue siendo el protagonista en términos políticos y Llaryora con un camino que puede emprender de cara a una construcción en el interior de la provincia donde posee un alto nivel de desconocimiento”. 

“Con respecto a las figuras nacionales. También están haciendo su juego Bullrich, Macri, Larreta y los radicales para poder lograr un posicionamiento. Es una elección local de 24 mil electores que pasaría desapercibida en cualquier otro contexto, pero es la elección que abre el calendario electoral y es muy cargada en términos simbólicos”, dijo. 
 

En esta Nota