sábado 25 de septiembre de 2021
CóRDOBA ARTE Y RELIGIÓN
08-08-2021 00:34
08-08-2021 00:34

Se exponen en Córdoba obras que mixturan figuras religiosas con cómics de los '80

'Whatever happened to the lamb of God?' es el nombre de la exposición que dos artistas rosarinos traen este mes a la ciudad. Se mostrará a puertas cerradas en Las Delicias.

08-08-2021 00:34

Los artistas rosarinos Rita Marianela Perelli y Emiliano Paolini se conocieron en 2009 y en 2011 se convirtieron en el dúo artístico colaborativo Pool & Marianela.

Su obra se asienta en una búsqueda y actualización del canon pictórico con el que se ha construido el cristianismo a través de la historia.

En 2014 idearon ‘Barbie, the plastic religion’, una colección de 33 muñecos Barbie y Ken –de Mattel– representando figuras de diferentes religiones como el cristianismo, el budismo o el hinduismo y se volvieron virales.

Dos años más tarde, la marca Mattel y el Museo de las Artes Decorativas de París los invitó a participar de una exposición que rindió homenaje a los 60 años de esta muñeca (que también fue intervenida artísticamente por Andy Warhol y Mark Ryden, entre otros).

Ese mismo año, Pool & Marianela le regalaron al Papa Francisco una Barbie Nuestra Señora de Luján, patrona de Argentina, que el pontífice aún conserva en la Santa Sede. Además, la cantante Madonna y el director de cine Alex de la Iglesia, tienen obras suyas dentro de sus colecciones. Y cuando la BBC de Londres comparó la obra de los artistas con el trabajo de León Ferrari, ambos se encontraron en el centro de la polémica por trabajar con imágenes sacras.

Este mes, antes de su exposición en Estados Unidos y de la mano de la galería Cien Días, el dúo trae a Córdoba la muestra ‘Whatever happened to the lamb of God?’. “Hace mucho que queríamos hacer esta exposición, que es una muestra ultrapop. Estas obras se iban a mostrar primero en Nueva York pero se suspendió por la pandemia y en vez de ir a Buenos Aires, se exponen primero acá”, comienza diciendo Sebastián Pastorino, al frente de Cien Días.

Si bien el tópico es polémico, desde la organización aseguran que el trabajo es muy cuidado y los artistas están siendo asesorados por sacerdotes que les ayudan a tener también una visión desde la iglesia. “Sabemos que representar figuras religiosas es un potencial problema con la susceptibilidad del espectador, pero no es más que un cambio estrictamente estético y representativo generado por el punto de vista de la niñez”, dice el texto escrito por los artistas.

En efecto, la muestra tiene como eje el punto de vista de la infancia y la mixtura entre nuestra escolarización cristiana y la fusión con el cómic norteamericano, que fue muy fuerte en nuestro país desde finales de la década de 1980 y hasta mediados de los ‘90.

Pool & Marianela explican que el relato pictórico de la vida de Jesús de Nazaret siempre fue condicionado por la mano de los artistas: “Las figuras idealizadas y musculosas de Miguel Ángel, los planos sórdidos y tenebrosos de un perturbado Caravaggio, las locuras casi lisérgicas de Bosch (El Bosco), la insinuación misteriosa de Leonardo (Da Vinci) o la languidez de los íconos bizantinos, todos narran lo mismo pero con el filtro de sus vivencias, sus gustos y sus códigos personales”, justifican.

Entonces, ¿cómo sería la vida de Jesús narrada por un chico que creció entre la doctrina cristiana y la era dorada de los cómics y dibujos animados con seres musculosos, moralistas y heroicos que salvaban la humanidad a diario?, se preguntan.

“Sabemos que es una muestra que va a dar que hablar, porque va a haber críticas positivas y otras de personas que no entienden la sensibilidad del arte, pero también cuidada y que no tiene nada ofensivo. Hay un trabajo muy serio de investigación y diseño de artistas que no pretende ofender, sino mostrar la libre expresión de artistas contemporáneos”, explica Pastorino.

Con texto curatorial a cargo de Iván Lomsacov (profesor de la UNC y especialista en historietas y cómics), el evento está previsto para los días 18, 19 y 20 de este mes en un espacio privado de 600 metros cuadrados y a puertas cerradas, en el barrio Las Delicias.

Luego, a partir del 20 de agosto, el público podrá hacer reservas para recorridos guiados. “El lugar es de un coleccionista que cede el espacio para mostrar estas obras y en el que luego expondrá su propia colección”, finalizan.
 

POOL & MARIANELA. El Museo del Louvre tiene obras suyas dentro de su colección y hasta el Papa Francisco recibió en el Vaticano una barbie intervenida artísticamente por ellos que aún conserva.