jueves 23 de septiembre de 2021
CORONAVIRUS Coronavirus
23-06-2020 16:33
23-06-2020 16:33

Un informe de Naciones Unidas elogia la estrategia del Gobierno durante la pandemia

Hoy se presentó análisis “COVID-19 en Argentina: Impacto Socioeconómico y ambiental” en el que se analizan los puntos más preocupantes de la crisis actual y se proponen estrategias de salida vinculadas a los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030.

23-06-2020 16:33

Los representantes de las Organizaciones Unidas en Argentina presentaron hoy el informe “COVID-19 en Argentina: Impacto Socioeconómico y ambiental” en el que describen lo complejo de la situación del país a partir de la acentuación de una crisis precedente a partir de la epidemia mundial. El panorama actual e inmediato estará determinado por una mayor pobreza general de efectos aún difíciles de mensurar y que pueden afectar a los derechos humanos y al desarrollo. Pero también señalan que existe la posibilidad de establecer nuevos rumbos y rectificar otros. El estudio señala un norte para la recuperación —los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 de la misma ONU— y anuncia que los distintos programas y representaciones de la Organización serán parte del futuro Consejo Económico y Social al que convocó Alberto Fernández para el período que se abre en la pospandemia.

Inimaginable. El informe comienza trazando un cuadro de situación comprometido previo al comienzo de la pandemia, que se complicó especialmente a partir de febrero en nuestro país. “Nadie imaginó que dos meses después el mundo enfrentaría una pandemia de una magnitud nunca vista, con consecuencias sanitarias, económicas y sociales sin precedentes. Va de suyo que la nueva crisis global sumó serias dificultades y obstáculos a la ya compleja situación del país. La epidemia causada por el virus COVID-19 tendrá en la Argentina un impacto multidimensional”.

Para la ONU, Argentina podría perder 850 mil empleos en 2020 por el impacto del COVID-19

De la presentación participaron Roberto Valent, Coordinador Residente de ONU Argentina; Pedro Américo Furtado de Oliveira, Director de país de OIT; Florecen Anne Raes, Representante ONU Mujeres; Maureen Birmingham, representante residente, OPS/OMS; René Mauricio Valdés, Representante Residente PNUD; Luisa Brumana, Representante Unicef; Tamar Hahn, Representante CINU, fueron parte de la presentación. El estudio elogia las distintas estrategias utilizadas por el gobierno: “Los primeros análisis e investigaciones muestran cifras contundentes: a la par de una respuesta sociosanitaria implementada hasta el momento que ha sido destacada por sus resultados, se registra una caída en la producción, el crecimiento de la pobreza y de la cantidad de personas en estado de emergencia —sanitaria, alimentaria, económica—. Además, se abren interrogantes sobre la dimensión temporal de esta crisis: la sociedad argentina teme que lo coyuntural pase a ser estructural, y que los nuevos pobres y marginados de esta crisis pasen a ser los nuevos pobres y marginados del país. La crisis de COVID-19 ha exacerbado la vulnerabilidad y la discriminación hacia los y las menos protegidos/as de la sociedad, destacando profundas desigualdades económicas y sociales que requieren atención urgente”. La emergencia, la urgencia que implica la situación también brinda lo que podría definirse como una oportunidad. La alternativa de salir a partir de objetivos que se basan en la equidad, en la presencia de un estado articulador de políticas activas y de consensos. Así, anunciaron que serán parte del Consejo Económico y Social e inscribir las políticas acordadas dentro de los Objetivos del Desarrollo Sostenible 2030 de las Naciones Unidas: “Tras la crisis se abre una oportunidad de “reconstruir mejor”. Semanas atrás el Presidente convocó a las Naciones Unidas a acompañar la futura creación de un Consejo Económico y Social, un espacio llamado a ser la arquitectura sobre la cual se podrán discutir e implementar las estrategias y las políticas para la recuperación y el crecimiento. El Sistema de las Naciones Unidas apoyará esta iniciativa en particular, y seguirá acompañando todos los esfuerzos del país, a través de sus agencias, fondos y programas —con su amplio compromiso en el diseño y la implementación de políticas asociadas a todas las áreas que hacen a los temas y procesos del desarrollo sostenible—, en el marco de la Agenda 2030”.

La conformación de un Consejo Económico y Social es clave

Medidas adoptadas. En la introducción del informe escribe una funcionaria del gobierno: Victoria Tolosa Paz, la Secretaria Ejecutiva del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales: “nuestro Gobierno implementó tempranamente medidas de aislamiento social preventivo y obligatorio para evitar la propagación del COVID-19; comenzó la construcción de 12 Hospitales Modulares de Emergencia y creó un fondo especial para adquirir equipamiento e insumos a laboratorios y hospitales. Y, al mismo tiempo, tomó medidas para proteger a los trabajadores y trabajadoras e intentar contener las consecuencias económicas. Entre las medidas adoptadas se destacan: el incremento en las partidas para comedores escolares y comunitarios; el otorgamiento de un bono extraordinario para jubilados, pensionados, titulares de la Asignación Universal por Hijo y de la Asignación Universal por Embarazo; la eximición de las cargas patronales a los sectores afectados por la pandemia; el refuerzo del seguro de desempleo; la fijación de precios máximos para alimentos de la canasta básica; el Ingreso Familiar de Emergencia; la prohibición de cortes de servicios por falta de pago; la provisión de créditos a Pequeñas y Mediana Empresas (PyMEs); facilidades para créditos hipotecarios; congelamiento temporario de alquileres y suspensión de desalojos; la creación del Fondo de Garantía para las PyMES y del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción; la prohibición de despidos y suspensiones por 60 días; entre otras”.

A partir de allí, el estudio señala cuáles son los puntos más urgentes: “El mismo país con capacidad de producir alimentos para 400 millones de personas, hoy debe brindar asistencia alimentaria a 11 millones de argentinas y argentinos. Tanto los datos negativos como los positivos confluyen en un consenso general: Argentina tiene un potencial inmenso, pleno de recursos naturales y humanos”. La agenda del futuro, deberá ser la de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Desde Naciones Unidas se señala que el Antonio Guterres señaló que la vulnerabilidad es de todos los países. La falta de consecución de los Objetivos comunes: “El Secretario General apeló a la responsabilidad compartida y a la solidaridad mundial para hacer frente al impacto de la pandemia y llamó a la unidad para mitigar el golpe que está recibiendo la población. “El COVID-19 es la máxima prueba que hemos encarado juntos desde la formación de la ONU. Esta crisis humana requiere una acción coordinada, decisiva, incluyente e innovadora de las economías líderes y demanda un enorme apoyo financiero y técnico a los países y poblaciones más pobres y vulnerables del mundo. Necesitamos una acción articulada.”